TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Laztana / Tormentas vacías

[C:265453]

Tormentas vacías de miedos eternos que emergen del sol de noche para acomodarse bajo tu cama y descalabrarme con tus rencores. Si cierras los ojos y no dices nada, me creo fábulas de amores endiablados que se matan en las noches, que se meten en mi alma y reconozco el golpetear de tus silencios malignos, de las primaveras erradas. Y toco tu espalda que es tersa, que se ha ido alejando con el paso de los años en el lecho que se muere por imperfecto, pasatiempo de tus juegos, de tus tontas inquietudes y del mediocre proceder de tus ojos que nunca me miraban.

No debiste volver aquella tarde y sentarte en el viejo y ajado sillón a hablar y hablar; ¿para qué exponer aquellas absurdas e insensatas ideas? Todo estaba atiborrado de mentira cansada y dolor de años pasados; de lutos efímeros de los cuales no te enteraste porque tu alma volaba. Y no fui yo la dueña de tus excesos a pesar que te los inculqué de manera inconsciente y egoísta, porque para eso estaba yo en tu vida, para ayudarte a desandar el camino y cuando lo descubriste, acudieron a mí las infantiles lágrimas.

Te observo en silencio, me toca apaciguar mis demonios en el frío brillo de tu pupila, en el sereno eterno que baña las hojas de mi jardín de pesadillas, en el que dos años son un siglo. Trato de sonreír, como tú en la foto del carné porque a fin de cuentas, es lo que has venido a buscar: la sonrisa que hace años te hizo enloquecer. No es lo mismo, sabes que no y tú monologo fascista continúa, las culpas recaen en mí, los sueños de viajes destruidos, las banderas de paz mancilladas, todo el bolso con las fotos de los fantasmas en común: yo, siempre yo.

No te das cuenta que la vida, nuestra estúpida y perecedera vida, gira en torno a ti; no, yo no busco un culpable, yo te dejé ir y tú por cuenta volviste y no ha sido el amor violento ni el sexo de mar bravío el que te trajo hasta aquí; tampoco has venido por el visceral amor de entrañas y huesos que profesaba tenerte, muy al contrario: te ha traído el olvido, por que lo sientes en los libros de tu estante más cercano, en los bolsillos rotos de la vieja camisa a cuadros, en la sopa fría que se sirve sola y se cocina con alcohol, enterado estás que no eres el dueño de mis noches amargas, que tus dos años de dedicatoria especial con prólogo infeliz se han ido al demonio.

Tal vez vuelves a mí en el mejor de los momentos, quieres recalcar que has sido tú y siempre tú quien pone fin a la película, sin importar si todavía hay palomitas de maíz y jugueteas con tus rodillas, me miras a los ojos y me seduces con ellos como siempre, como nunca y el pensamiento se esfuma por segundos, sólo para volver a restregarme en la cara todo el daño que nos hemos hecho. Los aliados, los caídos en batalla, las heridas punzo cortantes, los leones dormidos, las noches de murallas en la cama provocándonos sin sexo, todo y todos, desparramados, apestados, azucarados con hormigas rojas que muerden y sonríes, sonrío, lo he dejado atrás, ya tus ojos no me hechizan, es momento de volar.

Texto agregado el 21-01-2007, y leído por 92 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
03-02-2007 me encanto, es especial el final, parece que al final hay un final feliz! Saludos te dejo mis 5* morrison86
21-01-2007 Una buena prosa impresa
21-01-2007 Una relacion interesante con varios condimentos que se mezclan como en la vida misma. clepsidra
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]