TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / De terroristas, polìticos y ciudadanos.- Escribe Graju

[C:265630]


DE TERRORISTAS, POLÍTICOS Y CIUDADANOS.


Un solo hombre es capaz de ensombrecer a toda una nación.
Un solo hombre fue el que aparcó su furgoneta robada y cargada con explosivos como para hundir un trasatlántico en el aparcamiento del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Unos instantes, los que duró la explosión, hizo que todo un entramado de reuniones secretas con la hidra de ni se sabe cuántas cabezas, no le haya servido al gobierno de España para acabar de una vez con la herida abierta en este país desde hace cuarenta años... y sigue sangrando. Pero en esta ocasión, las víctimas inocentes llegaron para trabajar desde Ecuador y mandar dinero a sus familias.

ETA mata.

Pero ¿cual de las cabezas?
¿Qué escisión o grupúsculo decidió que no daba más tregua?

Los conductores también matan o se suicidan involuntariamente, pero no hay más alevosía que la de quien se salta las normas de conducción insolidariamente. En las carreteras han muerto muchos más ciudadanos que a manos de la banda terrorista, pero no siente la nación lo mismo por unas muertes que por las otras.

Cuando parecía que la disolución del terrorismo vasco era inminente, todo se repliega como los cuernos del caracol tocados.

Los políticos desenfundan sus calculadoras de votos y especulan vergonzosamente ante los que confiaron en ellos en las anteriores elecciones. Palabras, palabras, palabras que esconden “estrategias”, dicen ellos, decepciones tras decepciones, sembrando escepticismo y descreimiento. Mienten descaradamente para beneficio personal dando de comer en la mano a quienes aún no saben desligarse de los extremismos, sus “incondicionales”, quienes, unos por intereses bastardos y otros por pura ignorancia, les siguen, les votan pase lo que pase, les emulan.

Los medios han mostrado en esta ocasión a las familias de los dos muchachos ecuatorianos asesinados y nos han estremecido sus condiciones de vida paupérrimas, lo que ha sensibilizado todavía más a la opinión pública.

Un solo hombre puede aterrorizar a toda una nación, a millones de personas, ¿cómo?, con la violencia extrema.

En las situaciones álgidas se pone a prueba el comportamiento de todo un pueblo y de sus dirigentes. España, desde que comenzó a aterrorizar la banda ETA, ha tenido que madurar respecto a la violencia y al orgullo mal entendido, pero todavía queda mucho por depurar. La vacuna del terrorismo lleva haciendo efecto cuarenta años y aún no han comprendido algunos políticos que las posturas de soberbia merman contundencia en la respuesta social hacia esa lacra.

La madurez de los pueblos, como la del hombre, viene dada como resultado de la superación de crisis.

El pueblo vasco lleva muchos años debatiéndose en una crisis interna que redundará, seguro, en un mayor grado de comprensión, tolerancia, justicia, orden y solidaridad, facetas, todas ellas, que no las regala la vida si no que se alcanzan avanzando por las intrincadas calles de las pruebas.

El pueblo español ya no reacciona, desde hace mucho, a la violencia con violencia. También está aprendiendo a comprender y tolerar la diversidad. En cada crisis ante el terrorismo, la clase política se ha sensibilizado más con la opinión pública, lo que hace que estén más cerca del pueblo, esto no significa que se haya conseguido todo lo deseable en este sentido pero se ha avanzado.

La difícil prueba que está pasando toda la nación por causa de ETA, se está alimentando de miles de víctimas inocentes y del dolor de sus familias y de la sociedad toda. Aunque siempre viene con dolor la lección que no se quiso aprender con amor, la evolución de los pueblos y del hombre acaba revertiendo en su propio beneficio por la madurez alcanzada.

Esa es la esperanza que queda tras la reflexión, pero, mientras tanto, el simple ciudadano acusa las deficiencias de quienes tienen en préstamo su voto y la crueldad de quienes, para dar cauce a la violencia que anida en sus corazones, no dudan en revestirse de defensores de cualquier causa aparentemente noble y someten con sus crímenes.

Juan Antonio Torrijos : GRAJU

Valencia, 22 de enero 2007

Texto agregado el 22-01-2007, y leído por 287 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
28-01-2007 Un análisis lúcido y positivo. Interesante. sophie
24-01-2007 Es complicado. ETA nació como un grupo revolucionario e ideológico, pero eso fue hace cuarenta años. Los que subsisten hoy bajo ese nombre no tienen nada que ver con Grupo paramilitar ni revolucionario y sí mucho que ver con sus "amigos" de Italia de los que aprenden rápido. Su lema y forma de actuar: Extorsión, terror, omerta. ETA está ya dominada por una grupúsculo que actúa y se comporta con el corte y estilo de una mafia sicialiana, napolitana, calabresa etc. Sí, por desgracia ETA ha evolucionado hacia eso; y los señores que se sientan arriba muestran sus caras visibles encumbrados en millones obtenidos mediante la extorsión y el asesinato. Por eso cuando ETA negoció con el gobierno tan sólo quiso obtener una cosa: todo el poder político y económico posible. Como es natural no deseaban quedar ni desarmados ni reintegrados "ni leches." Ya que una mafia, me diante su ley del terror, tan sólo aspira a dos cosas: Poder económico y social. Sino fíjense en el modelo de Italia y preguntense ¿Quién manda en Italia en la actualidad? Creo que, por desgracia, la respuesta es clara y sencilla... El pueblo Vasco quiere la paz España quiere la paz, pero el monstruo ya está creado y funciona; se llama "mafia" y ahora, también impera en nuestro país. ¿Se puede luchar contra eso? Me gustaría afirmar que sí, pero hoy por hoy me siento sin respuestas... Yo también deseo la paz, pero tal y como lo veo (cuando ya casi me pareció vislumbrar un final) el trabajo para instalarla será todavía duro, sangriento y amargo! Un saludo! josef
23-01-2007 "En mi nombre SI. Paz. Diálogo". Asi decían unas pegatinas en una manifestación que se celebró por estas tierras en recuerdo de los dos ecuatorianos víctimas del último atentado. Como decía Blas de Otero: "Escribo en defensa del reino del hombre y su justicia. Pido la paz y la palabra." azulada
23-01-2007 No hay ningún fin que justifique la violencia y mucho menos la muerte. El terrorismo oculta su rostro tras el pasamontañas de la cobardía y envía mensajeros incapaces de dar sentido a un conflicto inexistente. Hablando se entiende la gente; pero dudo, después de lo visto, que a los que apoyan el terrorismo les interese la gente. En este país variopinto, tan rico en culturas y tradiciones, lo que sobran son salvadores de patrias. El futuro nos necesita juntos, no muertos. blasleon
22-01-2007 Es un buen tema este y muy controversial tambien, porque nos afecta directa e indirectamente, yo quiero agregar en cuanto a los responsables de estos atentados, hay varios, Uno es el propio terrorismo, nefasto, condenable; otro es la política que engendró y capacitó a ese terrorismo, y otro menos visible es el mundo de los negocios, el de los intereses, el de las conveniencias siempre insatisfechas que no se permiten reglas de moralidad mínimas para alcanzar sus objetivos en un puzzle internacional de maldad donde hacen valer todo. Estos juegan sus propios intereses que ya vienen produciendo miles de muertos en el mundo a causa de mantener su supremacía y su paso libre sobre suelos promisorios utilizando a los pueblos a su antojo, poniendo gobernantes fanáticos en el poder que luego se dan vuelta, privilegiando la importancia de un pozo de petróleo, que por la del pueblo que sobre su superficie vive, Ahora tenemos que hacernos la pregunta ¿quienes se benefician con los atentados?: todos, los victimarios, a los impulsores de las políticas económicas que ejecutan los países centrales sin importar su costo en vidas. buen tema.***** gfdsa_elisa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]