TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / LATIDOS / Noche de Clerico.

[C:265825]






Noche de clerico.




Toc, toc, el golpe de las ruedas del freno del ascensor me devolvían a la realidad entre cada piso, segundos me separaban de cada sonido. Igual te pensaba.
El olor a frutas recién compradas me inundaba los sentidos.
¿Clerico? ¿Y que es eso?_ Dijo mi amiga. Mientras salíamos de su casa para ir a la mía.
_ Ya vas a ver, y también lo vas a sentir.
Le dije con picardía en las palabras.

Esa noche la reunión seria de los que aún no nos conocíamos, un grupo grande que pone avisos para buscar pareja en Internet.
Algo como:

madurobuscaamante@l...
....porque no probar la fantasía de ser amante?...puedo quizás darte todo lo que te falta, o lo que te gustaría tener...soy un maduro de 51 años, muy atractivo, caballero y educado, que también puede llegar a enamorarse...un beso

O podría tener más palabras:

mimosa60lp@hotmail
no tengo todo resuelto, caso contrario, no estaría acá pretendiendo encontrar la compañía masculina (que valga la expresión), estoy en la mitad de la vida y me gustaría tener con quien compartirla, mujer divertida, buen nivel cultural, hijos grandes, y una soledad a la que si bien estoy acostumbrada, no es la deseada. buena figura. hombres de 45 a 55 que intenten una vez más...podemos intercambiar opiniones por mail o msn .de la misma franja de edad. sexo casual no, sexo virtual tampoco. simple, sencilla y práctica.

O ser más escueto:

sinvueltas25@hotmail.com
casado de 45 años de la plata busca mujer platense casada para amistad con derecho a roce

De igual modo, todos buscamos el ideal en ese lugar.
Fue una dura lucha lograr que se decidan a concurrir, siempre alguien pone el pie y todo se cae.
Pero lo logre. La excusa, mi cumpleaños.
Cincuenta y cinco, si, 55, así como suena en letras o en números.
Nos reunimos, cada uno que entraba, era una nueva esperanza para otro que ya estaba en el lugar, la música lleno los silencios, no hubo muchos, todos estaban ansiosos de contar sus experiencias.
Los unos salieron al patio y se regocijaron hablando de la pileta, una de lona, nada más, pero de 3,50 por 1 mts y algo, redonda, llenísima hasta el borde de agua limpia y con olor a cloro, que con la temperatura de la noche resultaba tibia.
Otros se contaron sus historias, los más observaron y comieron, bebieron y se tomaron el clerico, exquisito.

Te vi junto a la puerta, recostado, como pensando, y siempre sonriendo, pero ausente, mi ventaja de anfitriona me permitió abordarte sin sentirme sonrojada.
Olías bien, me hizo recordar la vieja loción de mi padre, Olds space.
Tu camisa blanca de liencillo estaba prolijamente planchada, el jean azul claro en perfecto estado, zapatos acorde a la vestimenta.
El pelo entre largo y corto, ese estilo indefinido, coronado por las canas que ya blanqueaban tu cabeza.
Te alcance la copa diciéndote,
_ ¿Tomas otro?- Sonreíste.
Lentamente comenzó a sonar, “Un mundo maravilloso” con Louis Amstrong, y las estrellas no se porque acrecentaron su brillo.
Hablamos de música, tus gustos y los míos.
Hablamos de libros. Hablamos del tiempo.
Me llamaron. Indiscretamente, me llamaron. Acudí al requerimiento de los invitados,
_ Mas clerico._ Pedían.
Y la música seguía sonando y llenando los sentidos.
Me desocupe y te busque, alguien me dijo que habías salido. Mire la puerta, los postigos estaban entreabiertos, el aire fresco se colaba en el lugar como queriendo apagar el fuego que a algunos, el exceso de bebida les causo.
Me acerque a la salida, puse un pie en el umbral de la puerta, el fresco me dio de lleno en la cara, estaba esplendida la noche.
Los coches estacionados a lo largo de la cuadra denunciaban la reunión, algún que otro vecino se sorprendía por la novedad, pasaba y saludaba con un _Buenassss._ estirado, como con signo de pregunta.
Respondía corto y cortante. _ Buenas._
Y te buscaba, no estabas cerca de la entrada, me puse a caminar entre los coches, la luna era testigo brillante de mi ansiedad.
Te buscaba, te deseaba y no sabia porque, pero lo sentía. No te encontré, ya en la esquina, decidí volver sobre mis pasos, era la anfitriona, no podía desaparecer de golpe y no decir nada.
Me faltaban tres coches para llegar a la puerta cuando una mano me detuvo por la cintura, muy suavemente, me giro sobre mis pies y sentí la voz que me decía,
_ ¿Me buscabas?_ Acto seguido un beso me tapo la boca y una pasión arrolladora me envolvió. Me encontré haciendo el amor sobre el capot de un coche, como una adolescente cualquiera.
Sentí su pasión recorrerme, sentí sus manos buscar mis sentidos, mi humedad, mi deseo, me sentí penetrada, deseada, inundada, satisfecha.
Sin aire y casi desnuda, me incorpore lentamente, mirándolo a los ojos y pregunte,
_ ¿Por qué yo?_
Encendiendo un cigarrillo y con un suspiro suave, escuche la respuesta.
_ El me contrato para buscarte, ahora entiendo porque te ama tanto. Dijo que le seas fiel, que regresa en corto tiempo._ Extendiendo su mano puso en las mías un paquetito y se marcho lentamente, como no queriendo irse.
Desde la esquina, me soplo un beso y escuche, como perdiéndose en el viento, que me decía, _Desde hoy, tiene un rival._
Acomode mi ropa, me arregle a manotazos el cabello y una lágrima se escapo rebelde de mis ojos, que brillaban a la luz de la luna como dos luceros encendidos.
Hacia mas de dos años que no hacia el amor, justo ahí se me ocurría y esa noche y con el.
Me reintegre a la reunión, nadie se dio cuenta de mi ausencia. Solo me preguntaron que llevaba en la mano, con un ademán de asombro dije,
_No se, veremos._
Quite el envoltorio, que finamente dejaba entrever que lo que había tenía suficiente valor económico, para lo que llevaba adentro.
La cajita roja revelo lo que atesoraba en su interior, la abrí y el brillo del pequeño diamante se dejo ver entre los asombrados espectadores que a todo grito preguntaban, __ ¿Quien fue? ¡Que regalito! ¡Es un anillo de compromiso! ¡Te lo tenias bien guardado, che!... “¡Queremos clerico, queremos clerico!”
Y Louis Amstrong siguió cantando, “Que mundo maravilloso” mientras las lágrimas escapaban, como pidiendo perdón… Y mi mirada ansiosamente, esperaba verlo cruzar nuevamente, la puerta de entrada.

Latidos ® 22-01-07

Texto agregado el 23-01-2007, y leído por 166 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
07-04-2007 Intenso me gustó laniado laniado
02-02-2007 Excelente relato, fluído y muy bien narrado, con imágenes y puesta en escena claras que invitan al lector a sumegirse en la historia .. Me gustó muchisimo, sobre todo porque se nota que hay mucho sentimiento en tus letras , mis estrelllitas para ti***************************************** Vilyalisse
23-01-2007 Realmente me encantó. 5* apgh
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]