TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / constanz / Monotonía.

[C:266746]

Esta es mi vida, y no es gran cosa, puesto que se asemeja o es igual a millones en este país/continente/mundo.

Despierto y no quiero levantarme, lo postergo tan solo 5 minutos en los que me mantengo con la mente despierta y los músculos tensos, otra vez tuve las mismas pesadillas en las que se mezclaba la tediosa confusión de la homosexualidad y la sangre que salía en los jirones de piel, desparramados en el suelo. Esta vez era un hombre y no entendí mucho, solo recuerdo breves flash de imágenes que no tienen el menor sentido, pero soy conciente de que esto no es necesario en un sueño tormentoso.

Mi madre me llama, me grita, escucho los pasos amortiguados por las pantuflas en el pasillo de madera. ¡Crack! y la puerta se abre, tienes 5 minutos más para vestirte, comer, ordenar, lavar, y todo lo que haces en la mañana para caer de lleno en la rutina.

Esperas esa máquina de fierros retorcidos, llena de carne humana en las mismas condiciones que tú, los ojos aletargados y las manos sudorosas en los fierros que apenas te sostienen. Te duelen, si no te sujetas probablemente caigas y nadie se molestará en recogerte, pero en realidad, eso es solo uno de los motivo por el cual no quieres caer.

Si miras un poco hacia atrás está el señor, que sin demasiado disimulo, observa las piernas de aquellas no las cubren con la delgada mallita azul y esperan el momento preciso en el cual deslizar sus manos, aparentando inocencia o simple error.
Te espanta la idea de sentir la piel senecta y haces todo lo posible, pese al frío que quema tu piel, de no separarte de la parte delantera.

Finalmente llegas a tu colegio y los ciclos se repiten, materias nuevas que en realidad parecen pinceladas con apariencia renovada de todo lo enseñado, bromas crueles y los lápices ensuciando las hojas.

Suena la campana, es hora de comer, se mezclan los olores... has tragado suficiente inmundicia y poco ánimo tienes para separarte de la masa aromática que se encierra en ese lugar, coges un cuaderno y observando el mar puedes ansiar un poco de libertad... esto es lo que te aguarda durante unos años más, una prisión que porta un moderno y agradable título: "jornada completa".

Nuevamente el timbre de la campana, te sientas y apenas escuchas, el sueño te atonta y cedes dormida sobre tus antebrazos y el cabello revuelto.

Ya es hora de salir...Nuevamente la mole metálica con ruedas de goma, tu casa, comida, tareas y dormir.

No sé qué gracia hay en esos diez meses, pero hace tiempo ya que quejarse por ello carece de sentido, después de todo, ante los ojos adultos, todo esto es beneficioso.

Texto agregado el 28-01-2007, y leído por 72 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]