TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El nuevo orden

[C:268859]






“A las cosas siempre hay que darles un giro. Es necesario y saludable”.

Esa máxima fue la que impulsó a Rubén Papanattas a redibujar el molde en el cual se forjaban los y las modelos, seres angélicos y vacuos que sólo existían para darle forma y realce a las elegantes vestimentas diseñadas por los más connotados modistos.

Por lo tanto, de un día para otro, efebos y sirenas pasaron por la oficina de Personal para recibir sus respectivos sobres azules. En cambio, Papanattas mandó a fabricar enormes cartelones en donde se solicitaban personas de físico desmedrado, ya que mientras más desmejorado, mayores posibilidades.

Una larga fila, conformada por una variopinta fauna de seres pesadillescos, infectó la lujosa entrada de la Agencia de Modelos. Seres gibosos, mujeres barbudas, Pinochos de carne y hueso, brujas más espantosas que las que se conocen en los cuentos, espectros vivientes de mirada fija y de aspecto repulsivo, aguardaron su turno con paciencia.

Una mujer horrible, que bien podría haber sido la madre del monstruo de Frankenstein –si este hubiese tenido la fortuna de tenerla- abandonó el lugar llorando a mares.
-¿Qué sucedió- preguntó la mujer barbuda.
-No me consideraron. Dijeron que soy demasiado bonita para postular- dijo la horripilante dama y lanzó un berrido que espeluznó la fila. De inmediato, abandonaron la fila, algunos seres dignos de una película de Fellini.
-¿Para qué nos hacen perder el tiempo?-dijo una mujer de ojos hueros y piel de elefante, sumándose a la deserción. –Podrían ser explícitos y colocar allí que se necesita sólo gente fea. ¿Para que nos hacen perder el tiempo- repitió y simuló una ventosidad con la palma de las manos en su retorcida boca.

La fila se redujo a varios cientos de seres muy parecidos a gárgolas, a extraterrestres –por lo menos como los perciben los dibujantes- y mutantes de todo tipo. Ellos fueron lo bastante seguros para no vacilar ante la duda, ya que creían en sus dotes y lucharían con entereza por conseguir un lugar en dicha agencia.

Meses más tarde y con el mundo del modelaje completamente revolucionado, la gente cambiaba su percepción de las cosas. Tan radical fue el cambio, que las estaciones televisivas renovaron completamente sus plantas y los adefesios tomaron posesión de los estudios. Un ser de indefinida sexualidad y que parecía el engendro del demonio, una mezcla de rata y de cerdo, con unas extremidades que apenas sobresalían de su globuloso cuerpo, pasó a transformarse en un estereotipo de belleza. La gente copiaba sus no peinados, su no garbo y su no finura. Entretanto, los desfiles de modelo, parangonaban la idea que uno pudiera tener de un circo de seres monstruosos, pero que ahora copaban la pantalla y monopolizaban los titulares de los diarios con su chismografía barata.

Telly Murcia, la ex bella mujer que leía las noticias del tiempo y que se decía de ella que era el rostro más perfecto de la creación, ahora ocultaba sus facciones debajo de enormes sombreros y gafas oscuras, so pena de tener que soportar el escarnio de la gente:
-Hazte a un lado, mujer preciosa- le gritaban algunos, sin poder soportar su turbadora belleza, que ahora era considerada algo defectuoso.
-¡Bonita! ¡Ángel de los dioses!- le gritaban con asco de un lado a otro de la calle y ella lloraba ante tamaña ofensa y corría a esconderse en donde no la vieran.

Extrañamente, la gente “de moda” y los representantes de la belleza oficial, demostraron tener mejores sentimientos que los bonitos, que ahora escapaban como ratas a los lugares más apartados de la tierra. Sólo allí encontrarían sosiego y consuelo para su triste condición. Los estandartes del nuevo orden, invocaban igualdad para todos, asunto que era considerado una quimera, porque la gente común no toleraría jamás que gente tan bella quisiera igualarse a la perfección de sus rasgos de caricatura.

Esto podría continuar, pero lo que sigue, escapa a todos los vaticinios…














Texto agregado el 07-02-2007, y leído por 151 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
12-02-2007 Bueno, no es tan errático este cuento, en cualquier momento aparece un genio como el señor Papanattas y los feos inundamos las pasarelas, jajaja. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
08-02-2007 Jajajajajajaj, què buena, te imaginas que este mundo fuera el de esos seres, no habrìa problemas, pero lo malo que las bellezas serìan, en ese monmento las que sufrirìan. Jajajajajajaja********** Besos Gui Vic 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]