TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / 400km / Apòstoles

[C:272221]

El día empieza temprano, tempranito con unos amargos para arrancar. Euli, como le dicen todos, puso la pava con su niño mas pequeño agarrado como abrojo a su cintura. Son ocho los otros hijos, el mas grande ya tiene 16 y pronto emprenderá su propia familia. Todos trabajan, la familia entera colabora en este oficio que lleva generaciones.

Cosechar la yerba mate requiere de mucho sacrificio y como en casi todas las provincias argentinas en que se siembra la precolombina planta, el trabajo se hace a mano. Lleva tiempo tener la destreza necesaria para no arruinar la planta al momento de tomar el machete. Los mas grandes aprendieron del Oscar y ya trabajan casi solos. Los mas pequeños hacen el bulto para acopiar y llevar a los camiones.

El monte misionero, esta lleno de estas familias que viven ahí mismo. Que viajan como golondrinas de campo en campo cosechado para los pocos dueños de la tierra. Dueños que pagaran unos miserables pesos al día. De ese paquete que llega a tu mesa y que cuesta unos tres o cuatro pesos en promedio, solo algunos centavos son para esta familia que empieza con el proceso. Y algunos quiere decir menos de cinco.

Me acerque gracias a Oscar que me dejo llegar hasta donde trabajaban. Los dueños de los campos no los dejan traer a nadie que no trabaje, el miedo a que se exponga esta explotación les hace prohibir la visitas de cualquier tipo. Lo mas triste es que solo la vergüenza de que otros sepan es lo que les da miedo, porque este trabajo casi esclavo y que rebaja la dignidad de la persona a lugares insospechados, parecería no tener nada de ilegal, al menos para los gobiernos.

Meto la mano en la mochila y desenredo mi cámara digital del reproductor de MP3 para poder robarme ese instante. Dos o tres tomas. En ese momento me invade un sentimiento extraño. Me siento equivocado, seguro de ser lo mas superficial que pisa este mundo. La imagen capturada me muestra a los niños detrás de aquel hombre que tiene una edad imposible de calcular, esta sucio y harapiento. Los niños, parados en ese sol despiadado, juntan lo que va cortando golpe a golpe y lo amontonan sobre una manta. Miro esa imagen con la vista nublada por el sofocante calor y me abofetea; siento como si los niños hicieran cola detrás de su padre para envejecer, para dejar su niñez y su juventud en aquel esfuerzo. Para matar su salud en el intento de salir de alguna manera de aquella vida.

Esa tarde sentí que la inteligencia y la evolución tecnológica eran un invento, algo que pusimos en el mundo para justificar nuestra pobreza de espíritu. Que tu nuevo mensaje en mi celular en el que me preguntas si todo esta bien, nunca lo podre contestar. Nadie lo puede contestar porque esta todo mal, porque no hemos aprendido nada, no somos mejores que antes y tal vez nunca lo seamos.

Al final de otra jornada cansada, harta de trabajo, al final de otro día de callos en las manos y dolores de espalda que ya son como el sol de cada día. Ahí mismo en el momento en que reían y tomaban unos mates con nada mas que la sonrisa para compartir, en ese instante pude ver que eran felices. Sin necesidad de nada mas que ellos mismos y su sufrimiento. Sin apuros, ni Internet, ni noticias, ni 180 canales satelitales, sin mensajes de texto, ellos que no tiene nada mas que su esfuerzo para empezar mañana otra vez por unos pocos pesos, eran felices.

Y yo, mientras ellos hacen este trabajo día tras día, y lo hicieron en los últimos meses, como taferos o cortando caña de azúcar en Tucumán o levantando papas en provincia de Buenos Aires o el algodón en el Chaco, yo creo que no. Creo que la felicidad es algo que mi superficialidad nunca me permitirá ver. Porque ahora mismo mientras escribo esto, mientras lo leemos he intentamos justificar o evaluar cualquier cosa, lo superficial somos nosotros. Los que sufren, de esta y muchas otras maneras, lo que mueren por causas evitables en todas partes, no solo de mi Argentina, sino de mi América, de todo el mundo, son ellos. Ellos son el espíritu de este texto. Y si algo es seguro es que el espíritu de cualquier cosa debe estar mas cerca de la felicidad que nosotros.

Texto agregado el 23-02-2007, y leído por 296 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
05-06-2010 No sólo en la etapa de la cosecha existe esa explotación; hay que ver los talleres textiles clandestinos, el los que trabajan familias enteras que prácticamente duermen al lado de las máquinas. Y pensar que con la tecnología alcanzada no habría razón para que una sola familia pasara hambre... pero no es la tecnología, al contrario, bienvenida sea; son los objetivos con que se la utiliza. Dolido tu cuento, y duele. Anazul
02-04-2007 Lamentablemente pintas y describes la realidad con las imagenes más crueles y transmitiendo esa sensación de soledad y miseria humana con total percepción de lo inevitablemente ocurre. Me dejó un sabor amargo...besos y estrellas para tu cuento...Maru soymaru
15-03-2007 Un texto crudo que nos hace volver a la realidad. La tecnología avanza a pasos agigantados, es como una pantalla que nos ciega y no nos deja ver que atrás nuestro queda miseria, explotación, esclavitud. Le estoy poniendo mucha azúcar al mate, pero después de esta lectura, lo siento cada vez más amargo. marimar
11-03-2007 2007-03-09 19:56:29 Sin medias tintas, sin el famoso “apoyo crítico”, a pleno con el Comandante, el Pueblo Bolivariano de Venezuela y toda Latinoamérica unida. La hora de los Pueblos está llegando… LIBRES O MUERTOS, JAMAS ESCLAVOS Este 9 de marzo todos a Ferro contra el imperialismo. 400km kamasultra
05-03-2007 Debería decir que siento envidia por aquellos que conocen la felicidad, pero tienes razón soy muy superficial como para decirlo... y creo que las cosas materiales que tengo, es sólo para cubrir mi vacío interior... Supongo que nada es gratis, la felicidad de ellos es acosta de su sacrificio y nuestro ocio o superficialidad es acosta de la felicidad que no tenemos... Nameless
28-02-2007 Aparte de la explotación dejas otro tema importante para reflexionar, ¿qué se necesita para alcanzar la felicidad? ¿Realmente necesitamos todo lo que tenemos y creemos imprescindible para ser felices? Gracias por tu texto. m_a_g_d_a2000
27-02-2007 Qué más decir? sólo un sabor amargo queda, y un sentimiento de impotencia por no poder evitar lo que podría ser evitable: la explotación del hombre, y de los chicos... con ellos no... Besos. Laura:) MariaL
26-02-2007 El espíritu de tu texto no me ha dejado indiferente. Tus palabras han llegado más lejos que la sensación de abofeteo que sintió el protagonista. Mirando desde el prisma de tu cámara coincidimos en la óptica y conclusiones, pero no debemos hundirnos sino ser más fuertes si cabe. Es la única manera de poder cambiar algo, o morir en el intento.... Me ha gustado mucho tu cuento, un buen trabajo que merecen 5* Claraluz
25-02-2007 Hay tanta mano por tender, tanta causa injusta, tanto por hacer que no se hace, empezar por un paso, uno sólo: acercarse y entregar... y recibir abrazos y con ello, generar más. Me admira la percepción de tu mirada. Me admira tumodo de transmitirlo. Gracias por esta reflexion! :) cromascape1963
23-02-2007 Me lleno de emocion, no solo por lo bien escrito, pintas con tus palabras la realidad, lo vemos al leerlo; sino por la sinceridad en las letras, nos pones en frente de nuestras narices la realidad que muchas veces negamos. Empece a leer creyendo que contarias una historia que mostrara cultura y costumbres de este, nuestro maravilloso y extenso pais y sabes que ?.... no me equivoque, esto tambien es parte de nuestro folclore... desgraciadamente Mis * para tu cuento, para tu sinceridad y para el espiritu de tu texto. castorpolux
23-02-2007 Sólo tal vez... naiviv
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]