TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / alegreincer / Navegando.™

[C:273341]

Escribanos y landanos nacieron
en la entraña oquedad del bosque maduro
si soportar los grandes dolores de un ingrato pesar.

Se ha tocado la tierra madre y madera pura
con el padre fierro y fuego que no perdura
en el paso del hombre sin guía futura.

Los golpes que el bosque esconde y transmite
se desconocen en la junglas modernas
con nombres exóticos y naves suntuosas.

Con unos pocos centímetros de lejanía
y casi lo mismo de dolores de hernia
se construye con penas una ignominia

La madera cortada con el tétrico golpe
se transforma en la vida del amante natural
que comprende una sincera mirada de despedida.

Algún día se le nombrará bote
que anuncie la llegada del brote
del alma festejando el puro lingote.

Después que no sirva para lo que se le edifico
llegará al fondo arenoso del río sucio y maligno
que talvez se nombrará con el nombre del ogro.

Los remos ya en la moderada vida son de metal
con acentos extranjeros, pero con mirada frontal
y dejan una pura huella del dolor casi fatal.

Naveguemos en el mismo lago que nació el amor
con la vida llena de esperanzas y hojas frescas
que nos ayuden a navegar en mansas masas secas
donde primera vez cantó el verdadero primor.

Botemos lo que no sirve en el aire
sin perturbar el agua que alimenta
y baña la vida del buque carguero.

Secas están las cuencas acuíferas
sobre la tierra que como las esferas
llenas de promesas plumíferas.

Sin éxito en la misma estepa que luche
un instante de paz, casi después del huracán
fue cuando la canoa estaba por nacer.

Consigo el premio que me mandas
en las mismas cuerda casi mandadas
por orden de que ya son por dadas.

Fue el “Pipito” que partió la gira
de la vida que ya se acabó
para la madera seca del mismo landano.

Telpaneca y pueblo indios que casi urge
la madera de la vida que surge
del bastión de la sangre que ruge
del salitre casi rojo de la vida sin mugre.

Son los botes como los hombres
navegando sin rumbo, ni olas que los impulsen
a la amada vida del bosque sin quema,
peor aun que eso; sin el bote ni la madera.

Texto agregado el 01-03-2007, y leído por 63 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
01-03-2007 Se cierra una puerta se abren muchas ventanas...hay que abrir los ojos. naiviv
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]