TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Los valores.- Escribe Graju

[C:275563]

LOS VALORES


En cualquier corro se escucha el comentario sobre la falta de valores en la sociedad, luego el diagnóstico parece ser el correcto.

Diagnóstico para una sociedad enferma de falta de humanidad.

Libre competencia, libre mercado, aumento de fusiones entre grandes trust económicos potenciando su presión sobre los débiles, globalización vista únicamente bajo intereses dinerarios, búsqueda de mano de obra barata, de contratos basura, impuestos de escalofrío para las familias medias y pobres, las otras saben cómo desdibujarlos aún teniendo infladas ganancias, políticos corruptos, los que son esclavos de los votos y dependen de bancos y empresas que los financien para sus campañas mediáticas y que repercuten en los de siempre, los de abajo, porque no se puede servir a dos señores, la escalada de precios que hace que en las familias no exista el mismo nivel de educación por parte de los padres que hace años existía (los padres educadores tienen poco tiempo para educar y están cansados de tantas tensiones laborales cuando llegan a casa), el rechazo generalizado para con las religiones “oficiales” ha ejercido un movimiento pendular de descreimiento generalizado que aleja de cualquier parámetro de mejora moral y ética, lo que no ayuda precisamente a que haya formación en los educadores, la caída en el juego de las promesas publicitarias, buscando la inmediatez que reconforte tanto esfuerzo por sobrevivir. Una educación escolar obsoleta ante la idea de la moral y la ética como aglutinante social.

Seguro que existen más motivos que contribuyan a la falta de valores y que el lector descubra.

La fuerza que ejercen estos generadores de falta de valores es mayor en lo físico que en lo espiritual, aunque influyan en ambos. No es extraño escuchar en conversaciones algunos de ellos, luego se es consciente pero no se encuentra el modo de atajar esa dinámica endiablada.

La sociedad imaginó cambios, ideas, modelos de convivencia que, a día de hoy, sabemos que no han conducido a un éxito masivo. El Comunismo, la Social-democracia, la Democracia Cristiana y otros modelos menos populares hicieron su ensayo sin triunfar, las pruebas no hace falta detallarlas por sabidas.

Se impone ejercitar la imaginación y apoyarla con la voluntad.

De viejos mimbres pueden hacerse otros modelos de cestas.

La humanidad entera se compone de individuos que formamos una inmensa red y como tal, sensible a cualquier movimiento que se ejerza en ella.

El objetivar a cada ser humano como núcleo generador de fuerzas, sin cortapisas económicas aunque sí educativas, supone confiar en que cuando el cambio se genera del interior hacia el exterior, esas fuerzas ejercen una labor expansiva que contagia y prende en los más próximos.

MASA CRÍTICA
“1. El término “masa crítica” se usa aquí con doble sentido. Hace referencia, por una parte, a la capacidad crítica de los individuos que la forman y, por otra, según un concepto usado por las Ciencias Físicas, a la masa mínima necesaria, en un proceso de fisión nuclear, para que dicha fisión se produzca.
La Sociedad de Masas, una vez superado el nivel de “masa crítica” se ha convertido en una sociedad “en fisión”, es decir, en una sociedad que experimenta un proceso de individualización incrementado. De la Sociedad de Masas en la que el grupo uniformizaba al individuo se ha pasado, por un proceso de creciente concienciación individual, a un doble protagonismo, es decir, a una Sociedad de Individuos, de “Socios Críticos”.
http://www.eumed.net/tesis/2006/flsp/1u.htm

No basta, a estas alturas evolutivas, enjuiciar, condenar, criticar, ver los defectos sociales y quedarse satisfechos por la capacidad de visión. Hay que cambiar íntimamente, para lo que se hace necesario una profunda y humilde introspección, análisis de los errores propios y un empuje hacia la corrección de los mismos, sin obviar también los aciertos.

Se impone una autorrealización y una búsqueda ambiciosa de la PAZ INTERIOR.

Buscar con avidez lo que esté a nuestro alcance para progresar personalmente y no dejar en manos de otros los mecanismos de salud social. Responsabilizarse de los propios pensamientos, palabras y actos con un fin altruista.

Vivimos en una época de grandes cambios, lo que se refleja en la propia climatología mundial. En nosotros está la decisión de cambiar, pero con obras propias, personales, familiares, de amistad, de trabajo.

Tomar conciencia y ser coherente con lo que la misma nos demande hasta que se alcance la suficiente MASA CRITICA que produzca los cambios a nivel planetario.

Los VALORES se decantarán uno a uno, como gotas de esperanza, del alambique de nuestro ser.



Juan Antonio Torrijo : Graju

Valencia, 12 de marzo de 2007

Texto agregado el 12-03-2007, y leído por 424 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
06-03-2008 Muy interesante artículo y tbn las subsiguientes opiniones. Esto es una buena muestra de cómo las cosas se mueven, las ideas, las vivencias de las personas, la vida a distintos niveles se va moviendo... La masa crítica es ese precioso fenómeno por el cual muchas personas o seres vivos concibiendo, realizando, una determinada cosa, acaban por alcanzar un "volumen" suficiente como para influir en el conjunto total. El mismo que se necesita para que una gota de tinta coloree de azul un volumen –x-- de agua transparente. Y ahí creo que cada uno aportamos, cada persona, pensamiento, comprensión, ideación, acto, es creativo y valiosísimo. Y que así ha sido a lo largo de la historia de la humanidad. En todo los elementos que mencionas, Juan, es obvia su virtud y conveniencia, pero quiero añadir, aportar aquí que, en efecto todo es mejorable y son impagables los esfuerzos individuales y colectivas a tal fin, pero no debemos olvidar lo mucho conquistado hasta llegar a estos planteamientos que ahora vivimos como carencia. Los muchos y muchos bienes logrados hasta aquí por los que tantos y tantos humanos lucharon antes que nosotros, imaginaron, se esforzaron denodadamente, etc., en muchas ocasiones hasta la muerte y consiguieron antes que nosotros y que ahora merced a todo ello, estamos disfrutando. Creo que eso es justo y conveniente tenerlo también muy en cuenta. Por ejemplo, y sé que no es en todo el orbe, pero creo que muchos han hecho, hacemos y harán esfuerzos para que sea un bien –para todos-, los derechos humanos, el respeto a la vida, a las libertades y propiedades ajenas, individuales y colectivas. El derecho a la libre expresión e incluso elección de la propia forma de vida... El derecho y oportunidad de ser quienes somos, de buscarnos individualmente. De irnos descubriendo poco a poco. De adoptar, siempre imperfectamente, desde luego, nuestras propias elecciones, etc. Cuando la vida era un don preciado que podías perder en cualquier momento a manos de los más fuertes a cualquier nivel, y que de hecho perdías a los 30 y tantos o cuarenta y tantos años como media por la durezas de la subsistencia... todos estos bienes que es justo desear mejorar, eran horizontes imposibles que sólo los más imaginativos y audaces eran concebir y soñar, y posteriormente de luchar por ellos a veces a costa incluso de la propia vida. Esos sí son valores. Así que, apoyando en todo lo que expresas y tbn lo que alegan los demás intervinientes, sólo quiero añadir esta reflexión, la de estar agradecidos y celebrar los muchos bienes que tenemos y disfrutamos cada día, y a tod@s los que hasta aquí lo han, habéis hecho posible. Y seguimos. Stelazul
15-03-2007 Comprendo tu propuesta. No hay que confundir individualismo con individualidad. El individualismo es un reflejo del egoísmo ancestral, en la actualidad alimentado por la cultura ligth y el hedonismo, y podemos parecernos notablemente en este aspecto. La individualidad es lo que nos hace únicos, con una huella digital en el espíritu, y a través de las propias vivencias va tomando relieve. Crecer en la individualidad es conscientemente ser mejor, por elección propia, ejerciendo el libre albedrío. Dejar de ser masa para convertirse en el propio lider de la vida. Y a partir de allí unirse a los demás, con una unidad de criterio y objetivos en el bien. Muy buena columna, Juan ***** neus_de_juan
14-03-2007 ¿Cómo, mi querido amigo? Coincido contigo en el diagnóstico de la situación y en la formulación de lo deseable. Lo que hoy buscamos es el poder, la riqueza y la libertad individual por sobre cualquier otro valor. Egocentrismo e individualismo nos llevan a la fragmentación cultural y, muy probablemente, a la muerte inminente de nuestra propia especie. Necesitamos restituir el "nosotros". Sea como "pueblo", como "humanidad" o como "bien común". La pregunta es cómo. Esas masas, ¿De dónde sacarán los medios para formarse a sí mismas en el desarrollo del pensamiento crítico? ¿ De dónde obtendrán la información relevante para discernir sus propios fines? ¿Saben los cientos de miles de chinos que trabajan para las transnacionales por un plato de arroz diario que pronto acabará el agua? ¿Cómo sabrán en centroamérica que la tala del Amazonas está deteriorando la biósfera? ¿Cómo sabrán los habitantes de los basurales del mundo entero que la energía concentrada bajo sus pies no sólo contamina las napas subterráneas sino que además los están contaminando a ellos mismos? Son los poderosos los que tienen la información. Los mismos que la acaparado y "resguardado" de los pueblos ignorantes los últimos 500 años... Como en la alegoría de la caverna platónica, los amos de la caberna se creen poderosos, y no quieren conocer lo que hay más allá de sus dominios porque están tan cómodos. Mataron, matan y seguirán matando a los que quieran volver a la caberna luego de "ver" la verdad sobre sí mismos... Esta es una cuestión que nos urge, ¿Será cierto lo de Hölderlin? ¿Sól u dios puede salvarnos? (Gracias por instigarnos, Juan, muchísimas gracias). vacarey
13-03-2007 Como siempre es un placer leer tus aportes. Valores, educación, sociedad, una humanidad que anda a tiesta y parece no darse cuenta de ser parte de esa inmensa red. Cada acción, aunque fuese hecha al azar y sin interés, de algún modo repercute en esos otros, en esa red. Nada está aislado y sin embargo muchísimas veces actuamos con tanto individualismo que pareciéramos dueños de este universo. Interesante idea de masa crítica, ojalá sea posible reconocer y reafirmarnos solidariamente en los valores y el compromiso que conllevan a construir la libertad, la Paz *********** Un fuerte abrazo Shou
13-03-2007 De viejos mimbres pueden hacerse otros modelos de cestas. En esta frase se resume un enorme contenido Excelente tu columna***** india
12-03-2007 Me gusta mucho la idea de masa crítica, en la naturaleza es común, y creo que se puede aplicar a las sociedades humanas. Muy buena columna. loretopaz
12-03-2007 Se apago la luz de esos valores que nuestros padres nos mostraban y enseñaban con hechos. DIA a día, y ahora esa luz esta amortiguada, es que la verdad esta oculta o sobran otras cosas que antes no existían, duele ver como se pierde todo, no dejemos que la desesperanza nos anule, demos ejemplos para volver a ver la sencillez y valor del ser humano., muy bueno amigo, te felicito.***** Besitos lagunita
12-03-2007 Cuanta razón tienes, amigo, hemos de cultivar de nuevo valores por todas partes pues se palpa la falta de ellos. Muy buena reflexión. Un saludo de SOL-O-LUNA
12-03-2007 ups veo que no se grabó el hipervinculo, es el cuento de Sol-o-Luna de la Piedra Mágica...jejeje disculpa el fallo tecnico luzyalegria
12-03-2007 sin duda en tu planteamiento llegas a algo fundamental...los cambios, los verdadero, inician desde lo individual...los modelos económicos y sociales rigen a ese nivel, pero los cambios en el conducirse con el que vive a un lado vienen desde el fondo del Ser...recuerdo ahora un cuento escrito por un genial compañero cuentero, tu luz y la de él son dos elementos mágicos por los que vivo feliz...buenisma tu reflexión...dejo el cuento también: http://www.loscuentos.net/cuentos/link/179/179023/ luzyalegria
12-03-2007 Los valores que temazo y que difícil pues es un ámbito más de un universo inconmensurable, los valores son tan individualistas que nada tienen que ver del todo con la crianza, es como traer el bien y el mal ya tatuado y cuyo camino es obvio, la moral, la ética va de la mano de los valores, de lo que espera la gente que tú hagas, la buena gente como se llama, la escala social, pero lo que valor para algunos no lo es tanto para otros; es normal que se crea que los valores deben vestir uniformes, no se puede, ellos son complementos de la cultura donde estas incertado, del país donde vives, de la familia de origen, de las juntas que tienes y lo más importante de como precesa tu alma y mente lo que tus oídos escuchan y tus ojos ven. Hay aspectos de formas pero su improvización es la sabia pura que vomita tu espíritu, los valores pueden ser manipulados porque nuestra esencia es negociable y aunque uno se manifieste de una sola línea, todos tienen su precio, la moral, los valores y la vida misma, es por eso que todo depende del cristal con que se mire. Yo por ejemplo me creo con valores sin embargo puedo ser criticada y con justa razón, todos tenemos un lado oscuro que incluso nos llega de vez en cuando a sorprender. ***************** impresa
12-03-2007 Vemos en muchas situaciones de la vida que la mayoría de la gente no están motivados por los valores más fundamentales. y nos damos cuenta, de que esos valores también están ausentes en otros muchos aspectos y momentos de la vida. Con más atención nos daríamos cuenta de que la formación de familias y la vida posterior de las mismas, las actividades escolares, las empresariales, las mediáticas, la distribución del dinero, el poder y el conocimiento, entre otros aspectos, no testimonian la presencia de esos valores porque estos valores como ya sabemos, deverían estar inculcados desde muy temprana edad, en el seno de esas familias a los hijos. De no ser así, se configura una vida social que no está nutrida por esos valores, que más bien marcha en dirección opuesta a ellos. No nos sorprendamos ahora de que esa situación se haga más evidente en estallidos de violencia que nos aterran. Hay que reconstruir a la sociedad en todos los campos, dando testimonio de esos valores en las innumerables decisiones de la vida diaria, comenzando con uno mismo, para que todos esos síntomas tiendan a desaparecer, y se logre cierto grado de armonía y tranquilidad, pero tal parece que eso es un lejano sueño. Un saludo. gfdsa_elisa
12-03-2007 Se me fueron los valores (saltó el enter por sí solo, perdona, Juan, la fugacidad me acosa). Me preguntaba cual era el problema: si la falta, la rotación o la sustitución de los valores. El valor de la inemediatez, caractéristica predomimante en nuestros días, deja sin sustancia cualquier valor que por propia naturaleza necesita fermentar en el tiempo y en la experiencia su consolidación más sutanciosa. Todo es relativo, ¿también los valores? No quisiera que mi respuesta a esta pregunta me situara del lado de los pesimistas y conservadores (mis excusas por término tan politizado). El cuerpo me pide confiar en que no todo en la actualidad es un contravalor. Como tampoco decir que cualquier valor es válido por sistema. Y los valores que no se pulen y se labran, por supuesto se oxidan, se corroen, y desaparecen. azulada
12-03-2007 Falta de valores. Rotación de valores. Cambio azulada
12-03-2007 Muchas gracias Juan,he leído con mucho interés tu ensayo. De acuerdo en todo, sin embargo , en lo personal creo que la escala de valores se la constuye cada uno y lo que es importante para uno puede ser irrelevante para otro. Yo creo que esta época en que vivimos está tan APURADA, todo va tan rápido que ni tiempo hay para detenerse a reparar , se va a otra cosa y a otra más allá y los peldaños de la escala de valores se gastan. Un abrazo Ninive
12-03-2007 Los valores están en la acción, no solamente en el vocabulario: que tu decir se acompañe siempre del hacer. La función del lenguaje está en el mensaje, en la idea, no en la artificialidad de una imagen o tropo utilizada. La metáfora es mentirosa cuando la arropa el poder político, mediático, económico o la superficialidad de cualquier escribano mentiroso e hipócrita. Son palabras huecas, alambicadas y vacías. Y de ahí viene la fascinación, esa seducción que termina por amoldarse, por apuntalar a un sistema de valores erróneo, que hay que cambiar. Podemos escribir con mayúscula y corrección gramatical sin expresar absolutamente nada. Hay que rescatar la significación de las palabras, su historia, etimología y origen, para no malograr su esencia, su utilidad, la comunicación, el diálogo y la capacidad de expresar emociones de nuestra propia existencia, esa realidad a la que llamamos vivir. En el lenguaje está también el modo de pensar de cada pueblo, su cultura, sus tradiciones, sus valores y su filosofía, sus virtudes y también sus pecados. Desentrañar sus trampas equivale a prevenir sus males. Las palabras son embriones de ideas, su campo semántico está en el pensamiento. Su poder es infinito, con ellas podemos amar o destruir, enseñar o amputar, soñar y también sufrir. El respeto a la palabra dada, escrita, es y marcará el parámetro de valores de una sociedad, la que sea, hasta la de esta misma página. maravillas
12-03-2007 Los grandes generadores de valores son sin duda la cultura, la familia, las religiones. En la meditacion vemos que el mercado a ultranza pugna por desaparecer la diversidad, cada dia en el mundo hay mas familias disfncionales y las religiones han sido enarboladas para matanzas a traves de la historia y si le agregamos que jerarcas de la iglesia han mancillado lo que profesan- pederastas- Para más el clima fisico de la tierra podemos identificarla como un síntoma dios no lo quiera Terminal.. El panorama es sombrío y árido..Creo que mesiento depre, amigo graju, mejor no le sigo.. sendero
12-03-2007 Juan, me ha gustado el tema y el desarrollo. Y sobre todo, me ha gustado el enfoque que le das. Es algo que digo siempre: la falta de valores es el motivo del quebrantamiento social. Ahora, ¿esos valores se arraigan interiormente a fuer de lo que nos viene del exterior? Creo, como tú, que esos decantan en el interior. Que los cambios son personales y se contagian. Que debe procurarse educar a los hijos no desde la dialéctica del "valor" sino desde la vivencia de los valores en el día a día. No desde el mensaje hablado, sino desde la actitud ante la vida. Un padre que llega cansado y no puede regalarse a sí mismo el tiempo para el hijo que espera (y hasta desespera) esa llegada, es un padre que enseñaráa su hijo que lo más importante es el tener y el descanso mezquino, antes que el solaz del amor. Puedo parecer cursi y tal vez lo sea, pero nada se enseña si no se vive. Creo que si reflexionamos tanto en cómo ser, dejamos de estar siendo, y esta reflexión tuya viene de la mano de una profunda convicción puesta en los actos. En ellos está la responsabilidad. Porque echar culpas es fácil: al jefe, al gobierno, al vecino. Pero.. ¿cuánto de nosotros está puesto en el cambio? ¿Damos aquello que esperamos recibir? ¿Ejercemos la responsabilidad con conciencia? ¿O sólo marcamos la tarjeta, cumplimos a medias y nos vamos esperando que los cambios se den, pero fuera de nuestro ámbito de responsabilidad? Mirar muy bien la pelusa del ombligo, no como ocio de queja, sino con plenitud de pensamiento para luego accionar, es lo que nos permitirá salir del círculo de baba de sapo. Y desterrar la venenosa serpiente con fortaleza y determinación. Mis estrellas. Y creo que me pasé diez pueblos! el tema es apasionante. Y la masa crítica, suele ser un corazón frío e impiadoso. Indudablemente, el que debe ser levadura para el cambio. ***** cromascape1963
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]