TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huallaga / Con los brazos cruzados

[C:276933]


—NO te pongas así —le dice Camucha, escupiendo en el suelo—. Es uno más.
—Nunca pensé —dice Reinery, lanzando un quejido—. Te lo juro, Camucha, nunca pensé.
Reinery mueve la cabeza y cruza las piernas. Apaga la radio. “No puedes imaginar todo lo que dirá”, comenta.
—Sinceramente te estás preocupando demasiado. ¿No te habrás equivocado? —argumenta, Camucha, dándole una palmadita en el hombro—. ¿Te fijaste bien? Esta luz opaca confunde a cualquiera.
—Yo sé que ha sido él. Me quedó mirando con la boca abierta.
Reinery voltea el rostro y se soba la cara con una mano. “¿Tú me entiendes, Camuchita?”
—Por Dios que te entiendo.
—Quisiera ser tragada por la tierra.
Se levanta, va hacia el retrete, se acomoda a medias y trata de orinar. “Estoy nerviosa”, dice a manera de disculpa.
Afuera se oyen pasos agitados. Alguien toca su puerta.
—¿Tú crees que siga esperando?
—Si te ha reconocido, posiblemente siga parado en la puerta.
—Yo sé que me ha reconocido —argumenta, Reinery. Fija sus ojos en el techo y descubre una telaraña—. Y con las ganas que me tiene. Es muy vengativo.
—¿Ha seguido insistiendo?
—Más que nunca —hace un gesto con las manos—. No le tiene miedo a mi marido.
—¿Se habrá dado cuenta que Perico no te ama?
—Si me ama —dice en voz baja. Tiene puesta una peluca que ha empezado a desordenarse. “No me importa el Perico”, dice. Reinery empieza a gemir.
—¿Quieres calmarte? —Camucha le toma las manos.
—¿Qué hora es? —pregunta, Reinery, levantándose. Se dirige al espejo. Busca algo entre las gavetas.
—Deben ser como las nueve de la noche. Todavía es temprano.
—¡Ah! —exclama—. ¿Quieres prender la luz?
—¿Te vas?
—No tengo ganas de seguir con esto.
—Eres una cobarde.
Reinery la mira. Trata de entender sus palabras.
—Yo no le debo nada a nadie —dice Camucha—. Eso es lo más importante en mi vida.
Camucha agarra un poco de papel higiénico y le pasa a Reinery. “Límpiate los ojos, tienes el maquillaje estropeado”.
—¿Sabes? —dice Camucha—, todas nosotras pasamos por estos apuros. Siempre hay un idiota que se quiere pasar de vivo.
—Fíjate si sigue parado en la puerta.
—Creo que si.
Reinery se calla. “No sé...no sé...”
—Hazle frente a ver que te dice. ¡Atiéndelo!
—Tal vez tengas razón —Reinery sonríe a medias. Dice, qué locura, y se tiende sobre la cama..
Camucha la jala de los hombros.
—¡Sí, esta vida es una locura! —le grita, Camucha—. Por eso estamos aquí. Así que no te sientas mal. De todas maneras yo estaré atenta por si me necesitas.
Camucha se arregla la trusa roja que lleva cada noche, alarga la malla hasta cubrir sus muslos, se acomoda la peluca, prende la radio y levanta un poco el volumen. Se dirige al espejo y ensaya una sonrisa. Advierte que Reinery está llorando. Se introduce al baño, orina, busca papel higiénico, le limpia los ojos y la nariz, y antes de abrir la puerta, concluye:
—Nadie se ha muerto por hacerlo con el cuñado.

Texto agregado el 17-03-2007, y leído por 142 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
19-03-2007 que finalllllllll....es cierto, nadie se ha muerto...hasta ahora jaja! beso Maggie_Lee
17-03-2007 muestras una vitalidad enrarecida en el ambiente del desarrollo del texto; muy bien lograda. me gusta todo lo que envuelve la conversación, para luego terminar en un lío de medias común el_rey
17-03-2007 Me gustó es un texto interesante, es un relato ameno y hay situaciones que diría son cómicas, muy bien escrito que te llevan al lugar de la escena con la imaginación que creo que es la intención del autor. Para mí es muy bueno.... Te envito a leer mi texto corto TESTIGOS MUDOS DE UN GRAN AMOR... Un gran abrazo y un beso. jeancarlos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]