TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / brunoporterceravez / Como de cuentos clásicos (2)

[C:277988]

[este es un cuento largo por lo que me tardé muhco en escribirlo y por lo que lo he dividio en partes, más adelante subo las que siguen :), así que no sehagan ideas ilusas de este texto que aún no está completo]

La tarde se teñía de sabores místicos para esas horas. Jamás el cielo había estado tan opaco, tan radiante de esa tristeza sórdida a los urbanos. Recuero perfectamente bien el flujo de las cosas, y que desde entonces quedaron grabadas en mi memoria.
La percepción de mis sentidos se atrofió de una manera exquisita, tendría que volver a focalizar mis emociones y desprevenirme de todo mal que la humanidad causaba en mi interior. Lo que más me duele de estar así es saber que estoy mal, que no hay puntos a favor para este recorrido y que tarde o temprano mis mismos errores me devorarían de este miedo.
Mis pasos seguían la cautela de yacerme desprevenido, de ocultarme bajo ese velo gris que el cielo me brindaba y que tan plácidamente me enorgullecía de llevar entre mis párpados. Sobraba la inocencia en mí, mi peor error, aunque confieso que para entonces lo veía como mi mejor virtud. Naranjo, negro y gris confundían la estirpe de mis ropas, nunca tuve una buena relación con mi espejo, pero al parecer esa tarde las combinaciones daban frutos más sabrosos que mis íntimos secretos. La flor emergió en cuanto mis pasos se detuvieron. El asfalto revelaba cadenas deliciosas de soledad, no habían bullicios, nada, ni si quiera una luz que amenazara con romper aquel bello cuadro. Tu existencia yacía absurda al desvelo de mi vergüenza, tenía miedo, miedo de tu rostro, de aquel eslabón más débil. Toda la fortuna de mi alegría se precipitaba ante su imagen, imagen que siempre creí ser tan solo un fantasma. La perfecta ilusión incluía en su centro a mi antagonista, a quien marcaría de por vida la relatividad de mis cosas, Tomás.
Su cuerpo era casi perfecto, de uno o dos años mayor que el mío, se tendía sobre las hojas con tal sutileza que ni el deprimente cielo podría arrastrar su belleza. Pasé a un paso casi estático frente a su lado, me fue inevitable no imaginarlo entre mis brazos, besando mi dignidad con un aliento más cálido que mi misma vida. Apretando mis días, jurándome la lealtad que en un futuro se perdería. Mis ojos se descontrolaron por completo, en un momento ya ni si quiera sabía donde miraban. Se habían perdido en su imagen y habían proclamado en él su atención. De pronto estuve demasiado cerca de sus miradas, me había observado y tal vez con algo de buen augurio, él habría visto lo mismo que yo en él. En ese instante los abollamientos de incoherencias ahogaban mi pensamiento, me decía a mi mismo que aquello no era real, que aquel día sería el más feliz de mi vida si es que en algún momento él me llegara a hablar. “No me olvides, por cualquier motivo de tu vida no olvides este sentimiento”. Nunca he creído en el amor a primera vista, jamás, y sé perfectamente bien que ello es sólo un capricho de mujeres ilusas a la plenitud de los quince. Lo mío fue diferente, simplemente fue una atracción demasiado fatal. Ni si quiera sabía su nombre, ni tampoco me alcanzó el tiempo para reaccionar a preguntárselo cuando noté que él ya venía a mi encuentro. Tuve miedo del encuentro, de aquellas ilusiones que volvía a enfrentarse a mi realidad, pero entonces lo vi, sus cabellos rubios, sus ojos verdes, su piel blanca y proporcionada a todo su matiz. Ya no cabían dudas, sabía con completa afirmación que ese día sería el más feliz de mi vida, o por lo menos eso traté de pensar mientras él tocaba mi rostro.

Texto agregado el 22-03-2007, y leído por 102 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
06-08-2007 Mmmm por que no creer en el amor a primera vista?? de hecho siento que el amor no se ve...se siente y si tal vez no fue como uno pensaba...algun dia llegara el verdadero... hadAzul
26-03-2007 Ese amor a primera vista tiene otros matices con los años...lindo relato. NAIVIV
22-03-2007 Me has hecho recordar que sólo unas cuantas veces, antes de que las cosas ocurrieran, sabía, estaba segura que pasaría lo que iba a pasar, porque las cosas tienen que pasar y punto, porque sabes por una y otra condición que se tiene que dar... y cuando pasa... uno no se la cree, uno no quiere que se vuelva pasado, aunque la misma conciencia nos diga que así será. En fin. Sólo comento por comentar, yo de tí leo lo que me pongas porque lo haces exquisito. ednushka
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]