TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / roseblack / Tristeza de Bosque

[C:279564]

La Brisa pasó corriendo
por la ladera, y cansada,
quiso detenerse un rato
donde el viejo Bosque estaba.
Y algo le pareció extraño,
a pesar de ser verano,
todo lucía enlutado.

Al viejo y cansado Bosque
cabizbajo lo encontró
con sombrero despuntado
que verde cara cubría,
y una barba desbarbada
que lucía casi raída,
y en sus ojos un amargo
y dolido llanto había.
Apoyado en un peñón,
a orilla de arroyo mudo,
que con lento movimiento,
no quería perturbar
un tan sagrado silencio.

Era tan triste aquel cuadro
que aquella Brisa paró.

–Hola, Abuelo, soy tu Brisa
que ha venido de visita.
¿Por qué riegas de tus ojos
una tan triste agonía?
¿Por qué tu capa se cae,
tu sombrero se despunta
y tu barba está raída?

¿Hay algo que pueda darte
para ver en ti alegría?
Es que así como te veo,
no hay Brisa que tenga vida.

El viejo Bosque cansado
miró muy triste a la Brisa,
y ya al ponerse de pie
cual montaña parecía,
más alto que la arboleda,
y mucho más todavía
que el peñón en que yacía.

–Vete por ahí, mi niña,
y pregona donde vas
todo lo que mientras corres
por ese lado verás
–dijo señalando el Bosque
tras el peñón sin mirar.

Ella alzó vuelo enseguida,
muy decidida a observar,
todo lo que el viejo Bosque
le señaló más allá.
Pero al ver lo que allí había,
enmudeció, y fue a llorar
en brazos del viejo Bosque
que comprendía sin hablar.

–¿Cómo puede un ser viviente
que se respeta por tal,
asesinarte, sin miedo
a perecer él detrás?
¿Cómo no pueden amarte
con todo lo que les das?
¿Cómo te cortan la sangre
y queman tu voluntad?
¿Qué corazones de piedra
te vienen a mutilar?

Si hay algo que pueda hacer
para parar esta ruina
lo haré –mi querido Viejo–,
aunque me lleve la vida.
Es que, así como te veo,
nunca antes te veía.

El viejo Bosque sonrió,
con insondable carisma.

–Vete por ahí, mi niña,
y pregona donde vas
todo lo que mientras corres
por ese lado verás
–dijo señalando el Bosque
tras el peñón, sin mirar–
para que así, mientras vivas,
nadie me pueda olvidar.

Ella se fue con su llanto,
y silbó cuando al pasar,
sobre tierra desnuda
llena de aserrín nomás,
se entremezcló con Bosque
que sangraba sin hablar.

Texto agregado el 29-03-2007, y leído por 189 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
21-06-2007 La voz poética del poema se convierte en la voz real de un mundo que estamos acabando. Muy muy bueno. elites
14-04-2007 Muy bello, dices con poesía el daño que se hace a nuestros bosques, la naturaleza sale perdiendo y nosotros también. ***** tequendama
01-04-2007 Hermoso y largo tu poema!!! me gustó ***** gfdsa_elisa
31-03-2007 Excelente poesia, te salió desde el alma esa reflexión, si como destruyen lo mas precioso de la naturaleza... me gustó las metáfioras... un saludo ******** para ti romantica_7
30-03-2007 Un poema que se disfruta por su belleza, pero que conmueve al final. churruka
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]