TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / salambo / Olantxero quijotesco

[C:280198]

En un lugar de Euskadi, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía una niña de las de los pantalones vaqueros, faldas de sardinera, cochecitos de niños y galgo de peluche. Un puré de algo más patata que zanahoria, un biberón de leche las más noches, pastelitos y bombones los sábados, carne de cerdo los viernes algún bacalao al pil pil de añadidura los domingos, consumían las tres partes de la hacienda de sus padres. El resto dello concluían las zapatillas Adidas los pantalones ad hoc y los días de entresemana se honraba de su jersey Nike de lo más fino. Tenía en su casa un aïta que pasaba de los cuarenta y una ama que no les llegaba.
Frisaba la edad de nuestra niña con los dos año y cinco meses; era de complexión recia, llena de carnes, rolliza de rostro, gran madrugadora (al igual que su madre, ji ji ji) y amiga del mar. Quieren decir que tenía el apodo de Hannan por su amor a los viajes por el mar puesto que Hannan es Helena; aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llamaba Ola u Olatz que en esto hay alguna diferencia en los autores. Pero esto importa poco a nuestro cuento, basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.
Es pues de saber, que esta sobredicha niña, los momentos que estaba ociosa - que eran algunos minutos al día - se daba a escuchar cuentos de olantxeros con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto su amor por los paseos a la orilla del mar, a los pastelitos y caramelos, y aun pedía paseos por el monte; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que prometió a sus padres no comer más bombones para que le comprasen libros de olantxerías en que leer; llevarónle a su casa todos cuanto pudo haber dellos. En fin ella se industrió tanto en su escuchar , que sus padres pasaban las noches leyéndole de claro en claro, y los días de turbio en turbio; llenósela la fantasía de todo aquello que leían en los libros, así de encantamentos, de olantxeros regalando regalos, otras bajando de la montaña en el mes de diciembre cargados de sorpresas para niños y niñas. Unos según algunos autores enfrentaban dragones en el monte otros que vivían en minas y muchas cosas más.
Preguntaba la niña a sus padres dónde estaba el olantxero y no le contestaban. Ante tan gran falta de cooperación le pareció conveniente y necesario, así para el gusto por la aventura como para aburrirles la vida a sus padres irse a casa de sus abuelos. Les pidió ayuda preguntándoles si existía de verdad el olantxero. Claro que sí le contestó su abuelo y le pidió que la llevara a su casa. Su abuela le explicó que vivía en el caserío del Ponente y así se locontó:
En un lugar de Biskaïa, cuyo nombre no debe acordarse ninguno, no ha mucho vivía un Vulcano de los de fragua anticuaria, no de la ferretería del 19 o de los altos hornos del 20 que acaban en museo guggenheim en el 21. ¡No señora! Ese era un verdadero Vulcano que hacia los infiernos de las entrañas de la tierra va en busca del fuego para forjar el hierro euskaldun. Ese era el abuelo del Olantxero y su profesor en artes de ferretería.
Y fue que le pareció convenible y necesario al abuelo, así para el aumento de la cultura de su nieta como para el servicio de la leyenda sacar el cochecito de niños y llevarla a dar un paseo hacia la entrada de Portugalete.Y enseñándole una escultura monumental formada por tubos de acero dijo el abuelo : ¡Ya ves cómo bien trabajó nuestro Olantxero!

Texto agregado el 01-04-2007, y leído por 306 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
20-05-2007 Muy bella combinación del lenguaje del siglo XVII con el actual. Preciosa recreación del genial manco "los días de claro en claro y las noches de turbio en turbio" ¿quién no recuerda esa expresión? Excelente trabajo de intertextualidad y diversidad cultural y étnica. 5* Felicitaciones. sara_eliana
06-04-2007 Arrímasenos la antigua y probada ciencia que evoca sabiduría y anula pareceres modernos fundados en opiniones vanas e interesadas. sereira
03-04-2007 jajajajaj maravilloso tu cuento hijo ilustrissimo de cervantes te felicito ***** nessun_doorma
02-04-2007 bellisimo cuento, imagino que con mucha mitología vasca ***** curiche
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]