TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lander_madaria / En la penumbra

[C:284426]

Una penumbra se había apoderado de todo a mí alrededor. De repente me encontraba de rodillas en lo que parecía una playa de arenas grises. Todo a estaba oscuro, y las negras aguas me helaban las piernas. No sabía donde estaba, simplemente veía la arena y el agua. De repente una niebla dibujo el nivel del agua, una pálida y fría niebla que me empezó a rodear. No sabía que pensar, me encontraba tiritando y desconcertado, esperando que algo pasase, alerta.

Entonces fue cuando empecé a distinguir entre la niebla una silueta. Hacia mi venia lentamente la sombra de lo que parecía una persona, que de pie, inmóvil, dirigía una pequeña pero majestuosa barca. Comencé a distinguir a lo que parecía un hombre encapuchado, que no mostraba su cara. La barca era negra como el propio abismo, aquel desde el cual nadie ha vuelto.

El extraño visitante bajó de la barca rompiendo el silencio al que ya me había acostumbrado. Con paso lento se acercaba más y más a mí, y entonces fue cuando reaccione y me aleje cuanto pude de la oscura figura sin apartar la mirada del hueco donde debería de estar su cara. Entonces choque con una piedra, y me quede, abatido, esperando a que pasase lo que tenia que pasar. Se paró delante de mí, y con una mano putrefacta me levantó agarrándome de la camiseta. Me cogió las manos y me las giro mostrándome unos profundos cortes en los antebrazos, a la altura de la muñeca. Entonces, la sangre empezó a salir a borbotones y yo comencé a gritar como nunca he gritado. Las manos empezaron a ennegrecerse y aunque yo intentaba soltarme de él con todas mis fuerzas, todo movimiento era vano. En aquella confusión de sangre gritos y más sangre, de la capucha salió una voz profunda y cavernosa: “No te espero hasta dentro de un mes, estupido”. Y seguido me soltó una torta con la que acabe perdiendo toda consciencia.

Me desperté en una cama de hospital. Por la ventana entraba una luz anaranjada y mi madre se encontraba de pie, a mi lado. “Los médicos dicen que te has salvado por milagro”- dijo dejando resbalar una lagrima. “¿Milagro?”- pensé. ¿Qué se puede hacer cuando solo te queda un mes de vida?

Texto agregado el 20-04-2007, y leído por 72 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]