TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Las puertas (de mi columna de los lunes, días difíciles si los hay) Por MCavalieri.

[C:28500]

Por mi trabajo estoy en contacto con la gente, ocho horas diarias de mi vida las paso con personas que son como golondrinas, entran y salen para desaparecer, muy pocos son los mismos.
Siempre he sido una gran observadora, no por gusto sino que, más bien, es algo que tengo incorporado, como una parte más de mi personalidad y eso se ha agudizado en el trabajo, quizás por la variedad de individuos que son pura sorpresa cotidiana.
Entre muchas otras cosas lo que más llama mi atención es la costumbre que tiene la mayoría de cerrar puertas, literalmente hablando, claro.
He descubierto que, si la dejo abierta, siete de cada diez personas cierran la puerta de entrada, no importa la estación del año en que estemos, incluso algunos hasta cierran las puertas de las cabinas.
Este cálculo es aproximado, las estadísticas nunca han sido mi fuerte, sólo me interesa mostrar la conducta de la mayoría.
Esta actitud me lleva a pensar en los motivos, en el porqué de esa costumbre, en si, así como cierran las puertas de mi trabajo, también cierran las puertas o ventanas internas, los caminos que llevan a conocerse, integrarse, compartir.
¿Será que ellos mismos se cierran? ¿Ser uno es tan complicado o tan malo que por eso tienden a no mostrarse?
Desde la infancia se nos educa para ser iguales, para comportarse como caballeros, como damas... He escuchado más de una vez “mirá como se porta Juancito”, “tenés que ser como tu hermana mayor”, “seguí los ejemplos” y así millones de frases que desembocan en lo mismo: igualar.
Las modas están hechas para eso, no ponerse lo que se usa es una “vergüenza” como también lo es no escuchar cierta música o cualquier otra cosa que la sociedad imponga.
Al distinto se lo señala, se lo margina, y tal vez por eso, con los años, uno empieza a cerrar puertas, a “guardarse”.
Puede que el motivo sea otro, vivimos en un momento difícil donde los secuestros y las violaciones están a la orden del día, con casas que parecen cárceles por tanta reja, condenados casi a salir en ciertos horarios, a evitar ciertas calles, a mirar para todos lados esquivando a las personas que nos son desconocidas. Esa es otra manera de cerrarse, sin que podamos evitarlo, las circunstancias obligan.
De una u otra manera el motivo siempre es el mismo: El miedo.
Miedo a ser censurados por distintos, miedo a ser presa de la brutalidad que nos rodea.
Él nos modela, nos educa, nos hace crecer bajo su ala fingiendo ser un gran padre que nos protege, y lo único que hace es crear seres parecidos que reniegan de su espontaneidad y le ponen candado.
No quiero formar parte de ese club, odio los cerrojos así que abro mis puertas, me muestro como soy, corriendo el riesgo de lo que significa. Y puede que alguna vez, con mi forma de pensar, traicione a todos los que me educaron y me educan en cada paso, pero no me arrepiento: prefiero estar con la tranquilidad que llega cuando uno no se traiciona a sí mismo.

Texto agregado el 01-03-2004, y leído por 323 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
15-05-2006 ...o tal vez, el gusto por la privacidad!!!***** Ciiara
08-03-2004 Mira qué loco. MI casa es de puertas abiertas porque he descubierto que una casa viva es más segura que una casa nicho que esconde cosas tras siete llaves... Y así es todo: mi refrigerador, mi música, mis libros... Mis hijos acostumbran a entrar y salir de casa dejando puertas y ventanas abiertas... Cuando salgo y los dejo solos, estpy confiado que tanta vida, tantos chicos entrando y saliendo de mi casa, hacen mi casa más inexpugnable... venicio
06-03-2004 Curiosamente ( y juro que no es plagio ), me gusta escribir sobre puertas. Las puertas son como los puertos, se abren o se cierran según soplen los vientos. margarita-zamudio
04-03-2004 A ver, qué le está sucediendo a su escritura? He visto otras columnas suyas... le pasa algo ahora? El_Martillo
03-03-2004 Lo de las puertas es que es apasionante. Esa sensación de que, por el simple hecho de atravesar un umbral algo cambia. Estamos dentro?, estamos fuera?. La facilidad con la que todo se troca y se da la vuelta; lo distinto que es estar de un lado o de otro de la puerta. Y fácil; para poder abrirla solo tiene que estar cerrada, para poder cerrarla solo tiene que estar abierta. A mi también me gustan abiertas. Abriendo puertas y cerrando heridas, que diría Gloria Estefan. Solo discrepo en algo; a veces me gusta cerrarlas, como se cierran los párpados, que no son más que otras puertas. O cerrarlas por fuera, porque significa que algo empieza…o por dentro, si en el interior hay algo que quiero…complicado, lo de las puertas. nomecreona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]