TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Diálogo candente

[C:285674]






Ella, tendida en su sofá, le miró con ojos gatunos y dijo:

“Tú me dices que soy la flor más exótica y hermosa,
la más armoniosa criatura que tus ojos hayan descubierto,
que entregarías todo lo tuyo por un beso de mi boca,
que mi cuerpo te provoca y te transforma en un pelele,
en un esclavo de mis designios y un loco desatado,
que en las noches te debates en la hoguera de tu pasión,
y ya reducido al polvo de lo consumido, aún está mi rostro,
están mis ojos y mi boca y están mis palabras, pocas,
dulces y serenas, caudal de miel para tu espíritu desquiciado,
estoy yo, inscrita en tu deseo y eternizado por el dolor
de no tenerme, de no ser tuya esta joya tan preciada.”

Él, sonriente, canchero y subiendo una de sus espesas cejas, replicó:

“Eso que me recuerdas, ¿lo dije en algún momento?,
tú sabes que las palabras son intangibles y fugaces
y ni siquiera se las lleva en sus alforjas el viento,
ahora, ¿tienes claro el instante exacto en que dije tal cosa?
¿acaso no deliraba? ¿era yo quien estaba al frente?´
piensa: soy hombre de acción y por lo tanto, de poco hablar,
pudo ser otro, pudo ser un sueño, jamás en mi vida,
diré tan bellas palabras y no porque no las sienta,
sino porque carezco de talento para expresarlas con tanto arte.”

Ella, al borde de la ofuscación, se levantó de un salto y exclamó:

“Dios impida que seas el padre de ese hijo que juguetea en mi vientre,
que tu apellido sea pasto de las injurias y que tus promesas ardan en tu rostro,
que seas ajusticiado por tus propias palabras y que, al fin, convertido en deshecho,
recuerdes a ésta, que soy yo, como la justiciera en pos de tus pecados,
la pregonera de tus olvidos y el holocausto de tu frente, ya maldita
y que el niño que en mis entrañas late, escupa en tu cara su odio,
el que impedirá que te diluyas en la nada y te retuerzas para siempre
en el infierno en el que se destierra a los que olvidan sus juramentos.”

Él, rascándose la mejilla, le comentó a ella:
¿Sabes? Esto que hemos dicho, podría ser una dramática obra para ser representada.

Ella, nada dijo y salió de aquella sala, cerrando la puerta con estrépito.

-¡Corten!- se escuchó gritar desde las profundidades de aquel recinto…






















Texto agregado el 26-04-2007, y leído por 160 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
27-04-2007 5***** siraj
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]