TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ferdinand / Cuestión de suerte

[C:287005]

Cuestión de suerte.





¿Qué hubiera pasado si Simón, el mago, no hubiera caído durante su levitación? Probablemente, el término simonía no sería una herejía.
Simón, el mago, vivió en Samaria en los primeros años de la era cristiana y lo que marcó su desaparición del plano mesiánico pudo haber sido –hay que decirlo– su encuentro con el apóstol Pedro. Simón, además de ser un gran mago –hay quienes aseguran que dominaba el fuego astral y que podía metamorfosearse en lo que quisiera–, contaba con gran carisma. Disfrutaba del favor del emperador. A Nerón le atraían los grandes espectáculos, y ciertamente, los de Simón eran grandes, tan grandes eran que se dice que dominaba el arte de la levitación, pero parece que no lo había perfeccionado aún cuando su disputa con Pedro.
Vamos por partes: como se narra en los Hechos de los Apóstoles, Felipe, viendo que el mago tenía a los samaritanos maravillados y que además decía ser el verdadero hijo de Dios, llamó a Pablo y a Pedro para que sembraran la semilla del Cristo en Samaria. Así pasó y, según San Lucas, todos los samaritanos creyeron en los apóstoles ya que recibieron al Espíritu Santo a través de las manos. Todo lo presenció Simón –no sin algunas dudas– y trató de comprar a los apóstoles este supuesto poder para imponer las manos. No me extrañaría que el mago estuviera probando a sus rivales. La reacción de Pedro fue determinante, acusó a Simón de hereje y lo instó a arrepentirse y a rogar a Dios por el perdón de sus ofensas. Simón dijo a los apóstoles que, mejor, ellos rogaran por él.
Luego de este primer encuentro, Simón se instruyó más en el arte de la magia y volvió –ahora más convencido de su propia divinidad– ante Pedro. Esta vez pensaba demostrar su poder elevándose en el aire. Y así lo hizo, justo frente a los ojos del apóstol y de muchísimos testigos más. Pedro, podríamos decir que desesperado, lanzó una oración al Señor y acto seguido Simón cayó al suelo fracturándose la pierna, y los que estaban presenciando lo apedrearon. Allí concluyó el momento de auge del mago.
Muchos aseguran que fue Simón el fundador del movimiento gnóstico, quién sabe. La cuestión es: ¿Hasta qué altura tendría que haberse elevado Simón para poder obtener el título de mesías? Se me ocurre que el solo hecho de levitar es un prodigio bastante interesante. Sin embargo, también lo es el provocar la interrupción de la levitación con una oración. Cuestión de suerte, me imagino. Si Simón no hubiera caído, tal vez habría contado con mejor suerte; tal vez hoy, las palabras: simonía, simoníaco o simonismo, no serían herejes, ¿no?
Cierto es que, como fundador del gnosticismo (dando como certero que él lo fundó, pues lo creo así), el mago tuvo sus seguidores, pero no hay comparación.

Texto agregado el 03-05-2007, y leído por 1031 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]