TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La peligrosa omisión

[C:288359]






La exitosa teleserie ALMAS EN EL DESVÁN llegaba a su fin y como sucede siempre en estos dramones, antes de la aparición de los créditos que epilogaban seis largos meses de lágrimas y expectativas surtidas, María Mercedes De la Puente se casaba por fin con Abelardo Sinclair Tejada, el destacado médico del Hospital General, que se había enamorado de ella, cuando la chica sufrió el grave accidente que la dejó postrada en una silla de ruedas. Asimismo, Maricarmen Rubina, la secretaria, contrajo matrimonio con el huidizo Pablo de las Moras, Audolía Sarmiento, la cantante, atrapó de una buena vez a Clemente Oruzumbo, su manager y la linda e inocente Pepita Condemarín y el torpe de Demetrio Salcedo se unieron ante Dios y los televidentes, que derramaban torrentes de lágrimas, contenidas durante tanto tiempo.

Todo bien, todo perfecto. La música se fue difuminando progresivamente, mientras la cámara se abría hacia un plano general que daba paso a la palabra FIN en letras rojas. Asunto terminado y a otra cosa.

Pero nadie reparó, hasta el día siguiente de emitido el postrero capítulo, que Erika Goldberg, una alemancita que se había asomado en algunas escenas de la teleserie, desapareció sin explicación alguna, sin concretarse su incipiente romance con el mulato ciego, Orlando Bluff. Como era de esperar, los llamados a la emisora se multiplicaron para que se reparase tamaña atrocidad. Algunos pidieron la cabeza de los libretistas, otros, la clausura inmediata del canal. El asunto logró tal efervescencia que llegó a las altas esferas de gobierno. El presidente de la república debió intervenir para aplacar lo que amenazaba con transformarse en un desorden generalizado. Con tono solemne, Previsto Humilde Chacón, explicó que tal gazapo sería remediado de todos modos, pero que debería esperarse hasta el segundo semestre, puesto que ya se estaba emitiendo la nueva teleserie.

Fue para peor. Se produjeron huelgas de todo tipo, la gente ya no quiso trabajar, en tanto quedara en vilo la suerte de alguno de los personajes de tan memorable teleserie. Como nadie acudió a sus fuentes de trabajo, la economía de la nación se vio
afectada sensiblemente, lo que produjo una debacle mayúscula. Los socios comerciales, enterados del problema, exigieron una reunión cumbre para solucionar el problema. Los países dictaminaron que era preciso restablecer el vínculo, de Erika con Orlando, para que las relaciones, de Suavia con los países socios, a su vez, se normalizaran.

Para mayor desgracia, una vez finalizada la exitosa serie, el dramaturgo que la había escrito, cayó en una profunda depresión debido a las grandes exigencias que demanda una producción de ese tipo. En tales condiciones, era imposible que se sentara a escribir ese apéndice tan necesario y controvertido. Que lo hiciera otro, tampoco estaba permitido por las cláusulas del contrato.

Entretanto, la muchedumbre se había tomado las principales instituciones y hubo quienes optaron por penosas huelgas de hambre. Por todas partes se leían rayados que pedían el inmediato matrimonio de Erika con Orlando, el ciego que, inusualmente, tampoco había recuperado la visión.

Un decreto presidencial ordenó, por fin, que se le diera curso, a como diera lugar, al matrimonio de los dos personajes. Para hacer más complicado aún este entuerto, ambos actores no se encontraban en ese momento en el país, ya que grababan por separado sendos films en sus naciones de origen. Por lo tanto, se procedió a realizar un casting para buscar a sus dobles y ya elegidos los reemplazantes, se filmó una apoteótica ceremonia en la Catedral de Osbuno, la capital. La gente abarrotó las calles para presenciar con sus propios ojos este final feliz.

Al día siguiente, la gente regresó a sus ocupaciones y el país recuperó su equilibrio. De todos modos –tras este dramático precedente- los libretos de las nuevas teleseries fueron revisados con minuciosidad. No fuera a ocurrir que por alguna involuntaria omisión, se pusiera en riesgo la seguridad nacional…

















Texto agregado el 10-05-2007, y leído por 170 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
18-05-2007 jajajaja, mi amigo nadie podría haber escrito esto mejor que vos y seguramente nadie tiene tu fértil imaginación. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
11-05-2007 Muy buena toda la bola de nieve que vas haciendo crecer a partir de una nimiedad como un personaje en una teleserie. Y ni siquiera un personaje principal. m_a_g_d_a2000
11-05-2007 Excelente! Mis felicitaciones por este trabajo. Taconvino
11-05-2007 pero como dejar inconclusa una pareja tan querida por el público tecclas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]