TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tangaroa / AQUELLAS TERTULIAS

[C:28967]

A finales del siglo XIX empezaron a extenderse por España, pero sobre todo por Madrid, una serie de cafés. Éste, digamos invento entre comillas, comenzó en Viena puede que hacia el siglo XVIII o quizá antes. La costumbre de tomar café en un lugar público, cerrado y con diseño, era algo que atraía a mucha gente, lo mismo que ahora, en eso no hemos cambiado. Aquí, y en todo el sur de Europa, gracias a su buen clima, se pudo gozar de las célebres “terrazas” a veces casi todo el año.
Casi desde el principio, en estos locales se formó un fenómeno, entre lo cultural y el chismorreo y así empezó, la llamada: Tertulia.
Fueron precisamente estas tertulias, capitaneadas casi siempre por personajes célebres, en todos los campos de las artes y de la cultura en general, las que popularizaron los cafés, e incluso hubo varios que se hicieron famosos.
Destacan, las tertulias que dirigía Valle-Inclán en el café Ateneo, o las que hacía Ramón Gómez de la Serna, líder de la vanguardia madrileña, en el café Pombo, sin olvidar por supuesto, las lideradas por Azorín y Miró, hijos de esta tierra.
Por desgracia, fueron desapareciendo los cafés de la gran bohemia madrileña de principios de siglo, el Café de Levante en la Puerta del Sol ,el del Correo en la calle Alcalá o el café Pelayo, donde se reunían los últimos de la generación del 50.
Ahora en el mismo solar, suele estar un banco o una caja de ahorros, por no decir una tienda de todo a un euro.
Tan sólo uno de estos cafés literarios, ha sobrevivido a la piqueta o a la especulación: el café Gijón. Situado en el céntrico Paseo de Recoletos, fue fundado por un asturiano Gumersindo García en 1888. Cuando lo vendió en 1913, solo puso una condición, que no dejara de ser café, ni se cambiara el nombre, que él había puesto en honor a su ciudad natal. Nunca pudo imaginar, que su café se haría célebre y pasaría a la historia de la literatura española.
Al Gijón, le hicieron famoso las tertulias de los intelectuales de la posguerra. Camilo José Cela, Alejandro Casona, E. Jardiel Poncela y un largo etcétera...
Hoy en día, todo el que ama las letras y más aún, si siente la necesidad de escribir, hubiera ido encantado a una de esas tertulias literarias. Poder codearse con los maestros hubiera sido algo inenarrable, pero lo mismo que desaparecieron los cafés, también por desgracia desaparecieron ellos. Aunque nos dejaron, una enorme lupa para intentar seguir sus pasos. Cuesta, claro que cuesta, muchísimo, y más de uno, no llegará siquiera a quitar, las migas de pan de la mesa de Pérez Galdós, pongo por ejemplo. Pero da igual, el que tiene alas en los dedos y en el alma, intentará echarse a volar.
No estamos en el siglo XIX, ya no tenemos aquellos hombres ilustres, pero tenemos seguro, muchas inquietudes como ellos, y por supuesto, más medios. Entonces ¿Por qué no intentarlo?
Existen en mi ciudad, como en muchas otras, varios lugares interesantes, dónde se leen textos propios y de nuestros autores favoritos, dónde se recita...Y donde se hacen otras tertulias literarias.
Podría decir: el Café Época, el Café Español de las artes, La Tetería...
Pero seguramente, en tu barrio, hay un café, quizá no reúna las comodidades que te gustaría, pero sirven té y café y unas mesas de madera esperan a que pongas en ellas un montón de ilusiones, vestidas de papel. Anímate, y prueba, yo misma, lo hago, y me va muy bien.



Texto agregado el 05-03-2004, y leído por 451 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
10-05-2005 cojonudo niña, sigue escribiendo MARIOLA_SIP
15-04-2004 Me encantan los cafés...y tu reflexión, muy buena yoria
06-03-2004 que recorrido tan bello por las tertulias me sente a platicar con tus historias con camilo jose cela y casona del cual estoy ahora en sus leyendes y que decir de benito perez galdos y tantos mas, gracias por tu recorrido, cuando viaje a España no dejo de buscarte eres una guia intelectual maravillosa. BESOS gatelgto
05-03-2004 Estupendo todo lo que has contado y la reflexión genial. anemona
05-03-2004 Ese gran privilegio que tienen Uds., en Chile hubo Cafés en donde se daba un fenómeno igual, fueron desterrados por 18 años, so penas del infierno. Ahora han surgido varios, pero tienden a ser demasiado exclusivos y encasillados casi en un sólo barrio de Stgo. El término de esos oscuros 18 años proliferan los llamados "cafés con piernas", que hay por millar. Generalmente son para hombres que van a babear mirando a las garzonas que sirven desnudas o con grotescos trajes, además de proporcionar otros servicios si el cliente los puede pagar. anemona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]