TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / el_cubo_de_rubik / LA RUTINA (prosa)

[C:290410]

LA RUTINA (Prosa)

Otra mas, otra corbata que añadir a su vasta colección. Sonrió forzadamente y agradeció el regalo. ¿Porqué carajos todos los años le regalaban siempre corbatas?, ésta era de rayas negras y amarillas, le recordó a las abejas que habían hecho panal en el jardín de su casa. Su desilusión por la corbata No. 50 de su vida se borró un poco al imaginarse a las abejas confundiéndolo con una de ellas, o mejor, quizás pensarían que se había robado a la abeja Reyna y la llevaba prendida del pecho como rehén. Tal vez le hacía falta que todas las abejas lo persiguieran y lo picaran hasta dejarlo irreconocible, éso sería algo nuevo, mirarse al otro día el rostro y no reconocerse en su reflejo.

Partió el pastel y sus empleados le cantaron a coro las consabidas "Mañanitas": "Estas son...las mañanitas...que cantamos hoy a tíii..." Marta Leticia, su secretaria preparó café para todos, era una hermosa chica de dulce voz aunque de movimientos demasiado pausados, le apodaban Marta "Lenticia" y fiel a su apodo llevó el café cuando muchos se habían tenido que pasar el pastel a brincos. Todos regresaron a sus labores satisfechos por los veinte minutos de descanso bajo el pretexto del cumpleaños del "Inge", el cual había resultado igual que todos los años. Por su parte, como era tradición, él se tomaría el resto del día libre. Primero salió él y quince minutos mas tarde se encontraria con Marta "Lenticia" a unas cuadras de la oficina. No se habían ido juntos para evitar sospechas. Seis años de ser amantes y aún se cuidaban de que no los vieran. Estaba con ella porque esa lentitud con que la chica hacía algunas cosas resultaba deliciosa a la hora de hacer el amor.
Se irían al departamento de ella pues era su turno de hospedar la pasión, la semana pasada habia sido en casa de él. Así pasaron la tarde, como tantas otras, devorándose mutuamente mientras al fondo se escuchaba la música de piano del vecino de al lado, que sólo se sabia la "Sonata para Piano no. 11 en A mayor de Mozart".
Cuando colmaron las ganas y llegó el cansancio, Marta Leticia se metió a bañar (no soportaba mucho la sensación pegajosa del semen que se escurría de su vagina a sus muslos), él se quedó recostado en la cama observando el techo, nada interesante que ver salvo una que otra telaraña. De repente todo su ser se rebeló contra el cúmulo de cotidianeidades y rutinas que formaban parte de su vida, se sintió asqueado y atrapado en una vida predecible y "normal" ¡hasta hacer el amor se había vuelto una especie de rutina!.Sintiendo naúseas se levantó como pudo y se dirigió a la cocina del departamento.

¡Por fin se había quebrado la rutina!, prueba de ello era la sangre espesa de Marta Leticia que hacía un charco en el piso del baño, el "Inge" miraba fascinado aquella sangre tan roja, ya había uno que otro grumo en ella, señal de que empezaba a coagularse. Se miró las manos, ya no eran color rosado blancuzco, ahora estaban manchadas con el rojo chillón de la sangre de su amante cuyo cuerpo inerte y aún tibio parecía un estorbo fuera de lugar.
Mientras él se clavaba con fuerza y determinación el cuchillo en el vientre un solo pensamiento dominaba su mente "Acabar con la rutina...acabar con la ru..tina, ac..abar...."

Texto agregado el 20-05-2007, y leído por 104 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
20-05-2007 13º Round del Club de la Pelea. Texto en concurso, por favor no dejar comentarios. Ignacia
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]