TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El purgatorio bidimensional

[C:293189]




Capítulo I

¿Cómo vine a caer acá?
Lo cierto es que una tarde caminaba yo desaprensivamente por las calles de la ciudad, cuando, de pronto, una camioneta que se aproximaba veloz, se desvió sobre la acera y como yo era el único punto en esa mira circunstancial, fui arrasado por el bólido y después ya no supe más.

Al despertar, me vi sumido en un mundo que me pareció muy extraño. Allí todo se veía en dos dimensiones, ya que carecía de profundidad. A lo lejos, una lejanía relativa, por lo demás, se destacaba un inmenso muro azul. ¿Qué había pasado con los paisajes tan reconocidos por mí? ¿Adonde se fue la cordillera, con sus blancos lomos, asomándose en lontananza? ¿Estaba acaso en otro país?

Un señor de provecta edad y que resaltaba sobre el plano fondo como una delgada lámina, caminó balanceándose hacia mí y me dijo:
-Veo que nuestro bello durmiente se ha decidido a trabajar.
Como no entendí a que se refería, enarqué mis cejas y antes de alcanzar a formular mis dudas, el anciano ensayó unos pasos de tap y luego se derrumbó sobre una silla.
-Dígame señor ¿En donde estoy?
El viejo, que se hizo llamar Timothy, me miró con un vago gesto de conmiseración y me dijo:
-No lo entenderías. Más vale no preguntar.
-Es que de eso se trata. Quiero saber que sitio es este.
El viejo se frotó sus ojos y sonriendo con tristeza, sólo atinó a decir:
-Creo, no estoy seguro de ello, que estamos atrapados en el purgatorio del cine.
-¿Queeeeeeeeeeeeeeeee? ¿Qué significa eso?
Lo que he dicho. He sacado mis conclusiones durante mi estadía acá y he podido inferir que estamos rodeados de cosas inexistentes, el fondo es un muro azul en el cual se proyectan, utilizando la técnica del croma key, diversos paisajes y escenas que se complementan con nuestra realidad.
-¡Eso es una locura! A lo más… una conspiración, un secuestro…
-Lo mismo pensé yo, pero nunca nadie ha aparecido para aclarar nada. Y han transcurrido ya, largos ciento cincuenta años de espera.
Otro “queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee” se escapó de mi boca y me desvanecí de inmediato.

Al abrir mis ojos, sentí que era invadido por el pánico. Si lo que Timothy decía, era cierto, entonces estábamos a la intemperie de todos los peligros imaginados e inimaginados. Pensé en Godzilla, en las catástrofes naturales y sobrenaturales, recordé a esos compulsivos criminales en serie que asesinaban, como quien abre un paquete de galletas. Pero algo me tranquilizó. El anciano del Tap me había dicho que había sobrevivido ciento cincuenta años y eso aseguraba una larga, sino feliz, existencia.

(Continuará)



























Texto agregado el 02-06-2007, y leído por 188 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
29-06-2007 Ingenioso! Corro a leer la 2a. parte. galadrielle
11-06-2007 Bueno, que imaginación, ese purgatorio de cine es toda una promesa de sorpresas futuras. Te dejo estrellas y espero la continuación. loretopaz
02-06-2007 Biennn!!! muy buen comienzo!! me gustó y me atrapó, imaginé esas pantallas azules y los actores moviéndose sin saber que imágen los asaltará. Besos y estrellas, Magda gmmagdalena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]