TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / delValle / DE POR QUE JESUS NO SUBIO A LOS CIELOS.

[C:293460]

DE PORQUE JESUS NO ASCENDIO A LOS CIELOS
En la tierra de nadie se transfigura
el lirio y la mejorana
como los sueños imposibles de la infancia.
También en esa plaza, olvidamos los zapatos
y encomendamos las primeras llamas de la fascinación
a la inocencia.
frente a la carta de Tarot colocada boca abajo.
Pero un día dejamos de ser juguetes de los grandes
y se hacen cargo de nosotros
las primeras prostitutas
halagüeñas y conversadoras;
nítidas y tristes;
sublimes y económicas
en el orgasmo del alma.
Tomamos los sueños por la rienda
y como timoneles que creemos ser
enrumbamos apasionadamente hacia la cascada eterna de la vida
y hablamos con otra voz, pero con la misma carta del Tarot,
vuelta al revés.
Hablamos de ciudades costeras, pueblitos de montañas
aldeas invencibles.
El Hura Crepitans clama por la sed
que traspasa sus pétalos.

Como adultos creemos saber sobre la técnica y la ciencia
de nuestros sentimientos e instintos
y llevamos a la cama, para nuestra complicidad
a mujeres sencillas, florecidas,
anticuadas, inexpertas,
“de paz y de guerra”
como dice el trovador.
Pero nos sorprende un frío
como de oscura soledad
arañando la médula, atrincherado en la paz vespertina del alma,
para admitir el testimonio humano que fluye allá afuera, alto,
donde sopla el aliento de la memoria
contra el “no robarás a tu hermano”
“no levantarás falsos testimonios”
“no matarás”.


¡Qué difícil el andar aquellos años duros y oscuros
en que las aves del miedo se establecían en la siesta
del último disparo.
Y aunque somos aún la infancia, la intemperie rota del rocío,
el empuje de la sangre joven,
¿qué puede entonces derrumbar al hombre?
¿qué cosa nublar su galáctico pulso, detener su empuje y estatura?



En Manzanillo encontró el proyectil la carne noble;
pudo derribar al hombre
con la piel oscura de la tarde,
con el olor santo de la mejorana
y la vigencia del lirio en su cuerpo.
Cayó con su nombre Jesús sin fragmentarse,
sin que Fracois Villon
le detuviera en el exacto segundo de un tiempo
en que la baraja del Tarot fuera volteada de una vez y para siempre
sobre las alas negras de un cisne.

Texto agregado el 03-06-2007, y leído por 79 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
03-06-2007 Este viejo si sabe lo hace… Hombre!!.. no me atrevería a juzgar tu escrito; por lo tanto, peculiarmente, disfruté mucho transitando tus líneas: “Pero nos sorprende un frío como de oscura soledad….”… Un abrazo desde Perú. punk13
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]