TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / la_columna / Homo Letrina.- Escribe Azulada

[C:293616]


Homo Letrina


La eterna manía del escritor de colocar la palabra humana por encima de todo lo creado. Blao se regodea con aquella emblemática frase de Aristóteles:

"Zoon, logon, politicon. Somos lenguaje y habla."

Y cuanto más el negro adoba con clasicismo hinchado la charla de la mañana, más ascos hace Azulada de los cacareos de Blao. Además, bastante tiene Azulada como para que el negro le venga ahora con la murga de aforismos trasnochados. ¡Que las hormigas se comen las semillas de zanahoria! Y Azulada quiere acabar con orugas y pulgones para que este verano no le falte su refrescante ensalada de verduras. Y cargado con la mochila sobre sus encorvadas espaldas asperja el bancal con fungicidas al tiempo que le dice aún con fuerzas sobradas a Blao:

"Por más homos erectusparlantes que tu engominado verbo me regale, siempre por encima de todos ellos se levantará enhuevado como maldición coronada el "Homo Letrina".

Y es que Azulada ya está harto de logos y corolarios. Cuando no son las cochinillas de su huerta es la peste que le viene de la Cañada Hermosa. Así son de embusteras las palabras. La Cañada "hermosa" resulta ser el vertedero que está justo enfrente de su casa. Vísteme con una palabra perfumada que traigo mierda en los bolsillos. Aquello sí es un verdadero retrete. Quintales de residuos de toda la zona se amontonan tan sólo a una zancada donde estos hombres paladean rebufos podridos. Uno respira frases hechas y el otro sulfata de insecticidas los surcos. Con el hedor a huevos podridos de la estercolera cercana y los escozores del mejunje del pesticida, Blao y Azulada ya tienen asegurada la conversación:

"Tocamos a cuatro kilos de basura al día. Dentro de poco el vertedero de la Cañada Hermosa será más alto que el pico del Mulhacen. En cuanto a la degradación del planeta -apostilla Azulada- los ricos son los que más basura generan. Y son ellos principalmente los que incumplen el protocolo de Kioto."

Blao no hace política de los vertidos de un estercolero, tampoco quiere aventar fundamentalismos ecológicos revestidos de estudios, intereses y estadísticas que no conoce. Según Azulada, Blao como la mayoría de los escritores se evade del tufo de la realidad con palabras de balsámico y pulido encanto:

"Pues en el muladar ¡bien que brotan vistosas las flores!"

"De un pelargonio podrás, Blao, componer un florido poema, más nunca un pareado tuyo olerá a geranio alguno. De una flor un verso, sí; pero no a la inversa. No hay poeta en el Parnaso, ni zahorí en la meseta que estrujando una palabra saque agua de las letras. Si las palabras fuesen vides, tú serías el mejor cosechero del pueblo. Pero mi pobre escritor ni con el cartabón y la escuadra sabe hacer un caballón."

Azulada deja la pesada mochila en la cruz de la higuera. Se sienta en el mojón de la vereda. Quiere explicarle a Blao lo que él entiende por "Homo Letrina":

"El ser humano se ha convertido por antonomasia en un despilfarrador, un consumista consumado. Más que hábilis, sapiens, erectus, o como el "estagirita" quiera llamar a tu zoon-logon, somos unos encuclillados, defecadores en posición cuatrera. El "homo letrina" cree que los avituallamientos de su despensa son inagotables. Por eso no le importa hacer del "usar y tirar" la palanca del desarrollo. El gasto es el carbón que enciende la caldera de la producción, que impulsa la nave del mercado al puerto de los compradores. El deshecho actúa como efecto llamada ante los flujos internos e inagotables del capitalismo que llevamos dentro. En esta fabril cadena febril el reciclaje no cuenta, frenaría el consumo, pondría en peligro el comercio. Y el comercio ya no es un medio que proporcione bienestar a los usuarios (individuos), es un fin en si mismo por encima de todas las cosas . El denario es la hoja de ruta. Para el homo letrina el principio dinámico del mundo es tejer para destejer, producir para destruir, higienizar para contaminar. Cual otra Penélope obsesionada construimos barcos para hundirlos en el mar. Independientemente de teorías economicistas, sociólogicas o ambientales somos en la medida que nos pudrimos, "putrefaciens homines sumus", pudo haber dicho Apuleyo en su "Asno de Oro".

A Blao le molesta que Azulada dude de su compromiso literario. Que el escritor también está contra el smog de una civilización gris, envenenada, superflúa y malgastadora. Y arremete contra Azulada con la única arma de que dispone: su astucia verbal:

"Con tus insecticidas destruyes vida. Por salvar unas cuantas calabazas de tu bancal particular practicas lo contrario de lo que tan grosera e irónicamente censuras. Te llenas la boca de un redentorismo planetario, de un abastecimiento idílico, y no paras en toda la mañana de achicharrar a pobres animalillos indefensos con tus miasmas irrespirables."

Cogido en renuncio Azulada se defiende a la desesperada:

"Vida y muerte son fraternal y simbióticamente solidarios. La risa de unos: lágrimas de otros. Llanto alegre. Sonrisa triste. La vida es un cambalache entre marginación y desarrollo, dilapidación y pobreza. Endeudamiento de estos en beneficio de aquellos. La pregunta es si las cosas son así por necesidad o tal vez otra socieda más limpia y menos denigrante y onerosa es posible."

Y en este instante un lebeche arremolinado escupe a traición una nube neauseabunda contra las narices de los dos hombres. Y Blao concluye:

"Yo particularmente pienso que el homo letrina, o sea que tu y que yo, deberíamos hacer un alto en nuestro acto defecatorio de esta mañana, pasar dentro de la casa, y ponernos a resguardo de estos malolientes aires que vienen de la Cañada Hermosa."


Juan Martín Serrano : AZULADA

Texto agregado el 04-06-2007, y leído por 254 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
19-06-2007 Tal vez esa Cañada Hermosa lo fue alguna vez, tal como el Homo Letrina fua alguna vez erectus, habilis y sapiens. ¿Estaremos mutando y no nos hemos dado cuenta? Un texto con mucho sentido, la Economía hace tiempo que no esta al servicio del Hombre, sino el Hombre al servicio de la Economía, y las cosas se aceleran cada vez mas, somos a la vez Penélopes y Cambalache. De todos modos, la sensatez y el humor de Blao nos saca de la desesperanza que surge al leer tu columna, que es un llamado a una toma de conciencia de lo que somos. Más que erectus habilis o sapiens, somos adaptables, es lo que nos salva del suicidio colectivo. loretopaz
08-06-2007 Muy bueno y reflexivo texto felicitaciones besos******* lagunita
06-06-2007 excelente tu trabajo, muy bien encarado el tema india
05-06-2007 Como siempre, genial y acertadísimo. margarita-zamudio
05-06-2007 La columna buenisima. J.M.Serrano juega muy bien con el sabio dialogo de sus personajes. cien punto. Es verdad lo que dice Maravillas el mundo es un circo, cuando ella que es ferviente admiradora de Castro, quien reina en un pais de esclavos, obligados a trabajar por pocos pesos sin valor que luego deben gastar en espendio de bienes del Gobierno para comprara lo que la cartilla de racionamiento le permita, ella se permite de Hablar de trabajo mal pagado y de Mc. Donalds...jajajaja de veras estamos de cabeza Los pajaros disparandoles a las escopetas.... fredonedi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]