TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aronda / Cuando un ángel llora.

[C:294549]

Cuando un ángel llora.
Resulta difícil creerlo pero todo los ángeles lloran. Cada uno de nosotros tenemos un ángel, que implora por nuestra luz interna. Se dice que la lluvia es un fiel reflejo de estás lágrimas.

Camina por la calle tranquila, con mil pensamientos en la cabeza, como es de costumbre cuando se vive en la ciudad, nadie se saluda. Pero esta vez se acerco una persona a preguntarme la hora. El clima estaba muy frío a punto de llover, y las nubes cada vez estaban más grises.
Esta persona con su cara pálida y ojos llorosos, (después de decirle la hora) me imploro ayuda.
Muy extrañada, porque no es muy común que alguien te pida ayuda en la calle, le pregunte que le pasaba. Este señor solo atino a desmayarse, fue como verlo caer en cámara lenta. Grite fuerte, para que alguien me ayudará, pero las personas que pasaban por mi lado, me miraban con cara de extrañados, por mis gritos.
Solo un niño escolar, se acerco y me ayudo. Su único comentario fue; “tiene sus alas machadas” !. Atónita me quede con su comentario. Parecía que estaba ayudando a un ángel, que había caído del cielo. Lo tome en mis brazos y acomode en la cera.. Claramente nadie lo veía, solo este niño de alma pura, me ayudaba.
Extrañamente comencé a mirar a mi alrededor, y no creía lo que veía, eran más ángeles agonizando, algunos estaban recostados en la calle, otros colgando en las ventanas de los edificios, y otros más observando lo que pasaba. Asustadísima, por lo que mis ojos observaban, el niño pronunció su segunda frase; “No temas, esto siempre pasa, por cada luz que se extingue cae un ángel, por cada extinción de especies cae otro ángel, por cada lágrima que derrames estaré aquí, para protegerte. No se puede hacer mucho por estás luces que se extinguen, como existe la vida y muerte en la tierra, en el cielo también nacemos y morimos. La única clave para no caer del cielo de esta forma, es tener un alma pura, no guardar rencores, disfrutar la luna y el sol, sin temores”

Después de lo sucedido, regrese a mi casa muda por completo. No pude hacer mucho, por estos ángeles caídos del cielo, solo le conté lo que me había pasado, a mi libro de historias. Y mirando mis brazos, solo encontré plumas rojas, que desaparecían lentamente, junto a la lluvia que caía torrencialmente, y el cielo que se oscurecía invitando a la luna a posarse.
Había ayudado a un ángel. !!

Texto agregado el 07-06-2007, y leído por 70 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]