TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / violalis / La brisa y el viento

[C:297731]

LA BRISA Y EL VIENTO

La brisa de la paz buscó un sitio resguardado en donde podía descansar. Estaba fatigada, porque hacía tiempo lo estaba buscando sin encontrarlo. En todo lugar se topaba con el viento de la guerra, que soplaba fuerte arremolinando las nubes que se transformaban en tormentas de muerte. Al fin, decidió enfrentarlo. No tuvo que buscarlo mucho; en seguida oyó su rugido amenazante. Se armó de valor y se le acercó, no demasiado para no ser tragada por sus fauces abiertas que mostraban una ansiedad para devorar todo lo que tenían por delante. La brisa cerró los ojos, no quería ver los colores oscuros que lo rodeaban que contrastaban con su propia blancura.
-“¿Puedo preguntarte algo?
El viento la miró molesto y asombrado a la vez, porque creía haberla eliminado por completo de la faz de la tierra.
-“Si no toma mucho tiempo, por que estoy muy ocupado como puedes ver” le contestó sin mucha simpatía.
La brisa de la paz abrió los ojos mirándolo más detenidamente. Le daba lástima verlo tan deforme. Quiso abrazarlo pero sabía que su propio tamaño tan pequeño al lado del suyo exageradamente grande no cubriría mucha superficie.
-“¿Porque te afanas tanto, acaso te da placer destruirlo todo? “
-“Para decirte la verdad” respondió después de unos minutos de silencio en los cuales pensó lo que le iba a contestar” no demasiado. Pero sabes, me llaman. Apenas comienzo a soplar en un lugar, ya demandan mi presencia en otro. Los humanos parecen decididos a matarse entre ellos. Si no es por religión, es por la raza o el color. Ellos siempre encuentran un motivo aunque lo tengan que inventar. ¡Si tu supieras la mente inventiva que tienen!”
La brisa asintió, ¡si conocía a los humanos! Cada vez que pretendía tomarse un descanso en algún país del planeta, algo pasaba que al poco tiempo la echaban a veces inesperadamente y siempre sin su consentimiento.
El viento sopló por la nariz haciendo trastabillar a la brisa al ser tomada por sorpresa
-“Disculpa, no quise asustarte, pero estoy limpiando mis orificios para ser más eficiente en mi trabajo. Los humanos desean que sople con fuerza para destruir todo en mi camino. A veces me trasformo en huracán engullendo todo alrededor, esperando que eso los haga recapacitar. Pero no; apenas me tomo unos minutos de respiro en los cuales ellos se reúnen y hablan y hablan, ya soy llamado nuevamente de uno u otro bando. Como me es igual por donde soplo lo hago sin discriminar a ninguno, que no sea, que al final me hagan la guerra a mi” terminó riéndose de su propio chiste.
La brisa de la paz se dio cuenta que su presencia en la tierra no era requerida. No era buscada, ni amada, al contrario parecía estorbar. Mi tiempo aún no ha llegado, pensó tristemente; quizás los últimos sobrevivientes de la tierra hambrientos, mutilados y más sabios que ahora me busquen y ahí estaré para darles lo que ahora ciegos por el rencor, el odio y la venganza no quieren recibir. Se dio vuelta y con la risa del viento aún repicando en sus oídos regresó por donde había venido.


Texto agregado el 23-06-2007, y leído por 107 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
23-06-2007 Linda fábula.***** corguill
23-06-2007 El triunfo del bien sobre el mal, algo que parece prevalecer en este pequeño planeta llamado tierra, pero no todo está perdido, el haber ganado una batalla no significa el resultado de una guerra. omenia
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]