TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / un asiento para observar a mis amantes

[C:301218]



________________________________________________


Desde lejos en el valle de los deseos veo un punto que se mueve y que danza con los espejos de la realidad que brilla gracias a los destellos de un poderoso y cálido sol flotante en una densa masa de vida llamada espacio. Espacio porque existe una gran bóveda para alto surcar y llegar lejos con las libertades de una mente unida a la vida, que se precipita rápidamente en un alborto y estallido de canciones resonantes desde un insólito lugar lleno de sangre y carreteras de oxígeno para los tejidos repartidos por toda la mágica máquina que me hace sentir, respirar, caminar y ver. Si tan lejos llego, con una grandiosa esperanza de vida termina mi imaginación el día en que perecen mis pensamientos. Pero no quiero cantarle a la señora oscura de la muerte, vieja fea y gorda que reclama mis funciones y mis gritos para sacarlos a fuera en donde ocurre la viscosidad de prostitutas y se arroja la basura y los esqueletos de cangrejos. En ese día lloraré y no pensaré en la vida que tanto me agradaba, pues todo habrá terminado, y esa pasión escondida dentro de mí ya no tendrá lugar para danzar con el sol y con sus invitadas las estrellas; ni la luna podrá sentarse como dama de honor en los bailes que ofrezco a la inspiración. Se sentirá todo tan vacío como un abierto espacio sin dimensiones y que no termina en ningún lugar conocido. Iré todo directo a un llanto desgarrador juntamente con las hazañas de mis latidos, que fueron, que se hicieron y que se sintieron tan distintamente a todas las otras cosas que se dispersan sobre la superficie delgada de una emoción fugaz. ¿Lograré ver ese punto nuevamente, donde mis ojos lanzan aquel disparo de vista que se pierde en la región de los deseos fervoroso de un lugar hecho para mí, sentido para mí, y relacionado con alguna necesidad poderosa que se esconde en esa mismísima mirada? ¿Habrá algún día una valiente alma discapacitada de la frialdad para que me tome en sus brazos y me haga ver mis entrañas por sus cristales vidriosos y divisorios de sus verdes y mágicos ojos blancos en su capa y sabiduría? Veo a lo lejos un punto que se mueve y que danza con los espejos de la realidad. ¿Será tan solo un hermoso punto equidistante de la sombra que se alza justo bajo mi oscura sombra? ¡Que esa mágica sensación de sentir mi mirada en una bandeja de plata, atendida con ternura, termine dibujando un reflejo de mi alma en un mundo paralelo y sin sombra alguna!

________________________________________________

Texto agregado el 13-07-2007, y leído por 96 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]