TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El reloj celestial

[C:302026]






Matías sabía muy bien que podía detener el tiempo. O si se le antojaba, lograría adelantarlo. Y si, por esas cosas de la vida, le sobrevenía la nostalgia, bastaba con retrasar esas manillas estelares para regresar a un pasado de añoranzas. Por lo tanto, sabía que lo conseguiría, pero para ello, debería fallecer.

La muerte sería un proceso inducido por drogas específicas que tendrían un efecto reversible. Regresaría a este mundo con las llaves de su más preciado anhelo: sería el dueño del tiempo.

Convencido de su éxito, se inoculó, con resuelto ademán, los medicamentos que le provocarían el deceso artificial. Poco a poco, la conciencia lo fue abandonando y sintió que un profundo lecho de plumas lo tragaba con exquisita suavidad. Su corazón dejó de latir, por fin y fue entonces que la amenabolitilina, el concentrado que preservaría las células de su cerebro, entró en acción.

Cuando el cuerpo de Matías yacía exánime sobre la camilla, un extraño fluido se desprendió de él. Era su alma, entidad que esta vez sólo cumpliría una función muy específica y luego regresaría al impreciso lugar en que residía.

El alma de Matías, materializada como una imperceptible neblina, navegaba por esotéricos paisajes, adentrándose en regiones inimaginables para los mortales. El alma se dirigió a una especie de explanada. Allí fue donde dijo haberse encontrado el Mago Felipe, un amigo de Matías, quien sufrió un grave accidente que le provocó una muerte virtual, de la que regresó milagrosamente. A decir verdad, esta escapada fue el origen para que Matías se decidiera a buscar la respuesta a una de las dudas más apremiantes para la humanidad.

Allí se encontraba ese enorme reloj conformado por innumerables nubes y circundado por angelicales seres que estaban a cargo de su mecanismo. Los punteros eran dos rayos incandescentes que marcaban las implacables horas. Eso era lo que había visualizado el Mago Felipe, antes de ser absorbido por una fuerza gigantesca que lo rescató a la vida.

Era el instante crucial, el desideratum, la oportunidad que no se debería desperdiciar por nada del mundo. El alma avanzó un breve trecho y conmovida por la majestuosidad del enorme ingenio, se abalanzó sobre el rayo más corto, que era el que marcaba las décadas y utilizando escondidas fuerzas, fuerzas que sólo puede utilizar un alma, giró cuatro veces dicha manecilla. Luego regresó de prisa para ingresar al nodo que separa la vida de la muerte y viajando a velocidad inimaginable, se reencontró por fin con el cuerpo que la sustentaba.

Habían transcurrido cuarenta años, los precisos para que Matías cumpliera su condena por varios delitos. Encorvado y envejecido, abandonó la cárcel, ahora decidido a retroceder las manillas del tiempo. Esta vez se aseguraría de evitar ser apresado. Lo que no sabía, era que los seres angelicales se encontraban afanados, en ese preciso momento, para regresar las manillas a su lugar original…












Texto agregado el 18-07-2007, y leído por 178 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
23-07-2007 Tu estilo es muy bueno, Fluido, bien cortado, atrapante, inteligente y preciso. Se nota la calidad y el oficio de excelente escritor, y esto es sin halagos, mi punto de vista solamente***** gfdsa_elisa
18-07-2007 Buen relato fantástico. Yo me conformaria con algunos años...para volver a hacer todas las estupideces que hice, ja ja. 5* y saludos from the dark side Dark_Rider
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]