TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / micro / Culpa

[C:30259]

¡Que bueno que lo veo!, venga siéntese aquí conmigo.
Gracias, le dije al hombre y tomé asiento. Hoy, cambiando la costumbre pedí café.
Él, bebiendo lo de siempre, se mostraba agitado, ansioso.
Tenía muchas ganas de verlo, me dijo, desde lo del jueves estoy como loco.
Tuve la impresión que el hombre había perdido algún familiar y le pregunte si ese era el caso, afortunadamente la respuesta fue contraria a mi impresión inicial.
Me alegro que así sea, le dije, yo también he cambiado desde el jueves, ya no puedo ser el mismo, creo que nos ha sucedido a todos, a unos más a otros menos pero nos cambió
a todos.
Si, yo creo lo mismo, pero no es eso lo que me atormenta, ¿sabe?. Me siento mal, muy mal por lo que hablamos hace una semana, ¿recuerda?
(Ver la mosca: http://www.loscuentos.net/cuentos/local/micro/28878/?nocache=1627315808&nocache=1103023594)
La verdad no, fue mi respuesta, no recuerdo nuestra conversación.
¿Cómo no se va a acordar hombre? Yo le comente aquello de despertarme esperando que sucediera algo grande, alguna cosa que cambiara el mundo...
Entonces recordé, recordé y vi la cara angustiada del hombre, se sentía culpable. Sus ojos escondían un sentimiento de culpa que iba más allá de la realidad.
¿No me vaya a decir que usted tiene algo que ver con esa barbaridad? Dije con preocupación.
No, en realidad no. Lo que pasa es que siento que con mis pensamientos he llamado a la desgracia, me siento culpable ¿sabe? Por estar esperando que sucediera algo... “grande”.
Y encima, como soy así de idiota, ni siquiera llamé una desgracia que me matase a mí...
¡Cuántas familias, por dios!, ¡Cuanta vida destrozada!
Las lagrimas corrían por su curtido rostro dejando surcos llenos de pena.
No llore hombre, ¿Cómo va a creer, le dije, que una persona pueda llamar a la desgracia?
Tiene que darse cuenta, continué, que si usted pudiera hacer eso, también podría llamar a la fortuna y entonces otro gallo cantaría ¿O no? Vamos, vamos, tome animo, venga, vamos fuera y vaya a casa con su familia... El apagado brillo de sus ojos me hizo comprender que el hombre estaba solo en este mundo, quien sabe desde cuando.
Hoy lo invité a cenar ¿Quién sabe? Talvez lo ayude a borrar, aunque sea parcialmente, ese equivocado sentimiento de culpa que tiene arraigado en la confusa cabeza.

Texto agregado el 15-03-2004, y leído por 113 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
15-03-2004 Cuantas personas tendrán sentimientos parecidos, los únicos culpables de la barbarie son los que planearon y llevaron a cabo el atentado yoria
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]