TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El despreciado

[C:304309]






El excelente cuento ya estaba terminado y su autor ahora se devanaba los sesos, tratando de encontrar un título que estuviese a la altura. Como sucede, a veces, la paradoja se enquista en algunas situaciones y se transforma en una dictadora cruel e intransigente que no permite enhebrar la aguja, cuando el elegante vestido ya ha sido diseñado.
Muchas vueltas le dio a su cabeza el bueno de Fun, sin lograr nada acorde a la grandiosidad del texto que había terminado.

Fun sabía que su obra había sido rotunda, perfecta, sin baches de ningún tipo. Eso lo había determinado el inconfundible cosquilleo de su piel –piel de gallina, dicen algunos- y un estado de inquietud alegre y expectante. Pero doña Paradoja, allá arriba, más alto del tejado, ¡que digo!, allá a lo lejos, allí donde dicen que comienza el cielo, continuaba imperturbable, sin permitir que esa aguja se enhebrara, para sancionar por fin la rúbrica de aquella obra maestra.

Un golpe suave, sacó a Fun de ese estado casi beatífico, sólo empañado por la inexistencia de cuatro o cinco palabras, perfectamente enlazadas, que irían al frente de su obra. Abrió la puerta y se encontró a boca de jarro con “Almas empedernidas” un titulacho pretencioso que había sido desechado por un anónimo escritor.
-Vengo porque sé que me necesitas- dijo el engendro. Fun, sonrió. El contraste era mayúsculo. Ese hubiese sido el último título que habría elegido para su sublime obra.
-Gracias, buen amigo. Pero llegas tarde, ya encontré el que acomoda perfecto a mi trabajo- mintió sin ningún recato.
“Almas empedernidas” se dio media vuelta y se fue. Habían transcurrido varios años sin que ningún autor lo considerara como el título adecuado. Tanto así que, incluso, había pensado en cambiar su nombre por otro, acaso menos efectista. Pero, esa era una tarea imposible, ya que, así como los seres humanos estamos determinados por los genes, los títulos son la electricidad de las palabras y esa electricidad emana de la mente del escritor.

Fun, entretanto, continuaba cavilando y ante la inutilidad de dar con el título adecuado (algún cortocircuito se había producido, al parecer, en la mente inquieta) ese maravilloso estado post-creación, comenzaba a diluirse para dar paso a la Frustración, amarga señora de severas vestimentas oscuras que se detiene en el dintel que separa la inspiración de la fiebre creativa. Cuando la dama en cuestión aparece, todo se entenebrece y es preciso, en ese instante, no tratar de sobornarla con falsos halagos. La Frustración tiene la virtud de no frustrarse a si misma y la única manera de desembarazarse de ella es ignorándola. Eso fue lo que hizo Fun, pero el desánimo lo traicionaba y la frustración era ahora una anciana desdentada que reía a carcajadas.

Como, al parecer, nada ni nadie lograrían que ese título soñado fuese la preciosa rúbrica, la gema precisa y el brillante soñado, Fun pensó en la desdicha de “Almas empedernidas”, título errabundo, solitario y desdichado, ofreciéndose como meretriz a cuanto escritorcillo encontrara a su paso. Por lo tanto, compadecido, en parte, por el título y sin que doña Frustra se retirara y le franquease el paso, llamó a grandes voces a “Almas empedernidas” para darle la buena nueva que por fin, su existencia tendría el sentido para el cual había sido diseñado.

Los críticos sostuvieron, en forma unánime, que la obra en sí, carecía de sustancia y que todos habían sido engañados por la fuerza de aquel título, que, lamentablemente, prometía algo mejor…
















Texto agregado el 29-07-2007, y leído por 230 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
02-08-2007 No creo que "los buenos títulos ya se hayan utilizado". Es probable que muchos escritores, movidos por el éxito instantáneo, nos hayan hecho creer que ellos habían definido lo que era "un buen título"; sin embargo, el título de una obra es el que surge de la obra misma, y cada una de ellas, si es inédita, tendrá que llevar el mejor título que a ella le corresponde, no otro; aquel título que invita a los lectores a sumergirse en aguas calmas o arremolinadas. Aprendí de mi maestro, que un "botón es bonito en el vestido que lo necesita", fuera de él carece de belleza. Así que no dudéis de elegir el título que sus obras necesitan, porque ese, será el mejor. Felicitaciones al autor de este texto por permitirnos reflexionar sobre algo tan importante que tiene que ver con el mundo que se mueve en esta página. Anua
01-08-2007 Tenés razón amigo mío, un buen título suele engañar y lo peor de todo es que los buenos títulos ya se han utilizado todos. Excelente escrito y me hiciste sonreír salvo por doña frustración que siempre me acosa. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
30-07-2007 Me ha hecho pensar mucho este texto. 1ª-creo que tú estás ya como para escribir un libro, tu forma de escribir es muy fluída, y a la vez limpia. 2ª-pensé en la importancia que puede tener un titulo, y yo, no le doy ninguna. Claro eso está muy malo. 3ª-tienes una imaginación, Dios mío, espectacular, como buen canceriano. Como nuestro Neruda. 4ª-este trozo es el que me motivó. "así como los seres humanos estamos determinados por los genes, los títulos son la electricidad de las palabras y esa electricidad emana de la mente del escritor." Bue, como dice Luz y alegría, eso es todo mi quierido gui. Hay más pero mas vale que me calle,jejeje Besitos Vic******************* 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]