TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atreides54 / Cosmogonía del Agua

[C:306298]

El SEÑOR comenzó creando una bola de roca. Todo era solo roca. Piedra yerma. Tierra estéril.

Las grandes presiones interiores comenzaron a resquebrajar su corteza... se produjeron grietas, fisuras, fístulas, por las cuales el magma y los gases salieron a la luz. El magma sólo sirvió para acrecentar su coraza, los gases... los gases nos dieron nacimiento...

Hidrógeno y Oxígeno se combinaron... comenzó como un tenue vapor de agua... que se acumulaba en enormes nubes... recorridas por inmensos y aparatosos relámpagos, fruto de la diferencia de potencial energético entre el cielo y la tierra... en ese momento el SEÑOR nos insufló su aliento... ahí nació nuestra conciencia... nuestra mente... ahí fue el Comienzo...

Éramos recién nacidos privados de sentidos... sólo sabíamos que existíamos... sólo teníamos conciencia de los que nos rodeaban, nuestros iguales... ciegos, sordos y mudos como cada uno de nosotros...

La gran cantidad de individuos motivó que ya el aire no nos pudiera sostener... entonces comenzó la larga caída hacia la superficie...

Las primeras gotas en llegar murieron inmediatamente abrasadas y volatilizadas por el magma hirviente que pululaba en toda la superficie... fueron nuestras avanzadas... miles de millones desaparecieron en el aire, vueltas a nuestros gases primigenios, las siguientes comenzaron a crear... poco a poco... un pequeño lugar recóndito para acogernos...
El proceso se mantenía constante... a pesar de las grandes pérdidas... otras gotas suplantaban a las caídas y los gases de las vencidas subían a las nubes a dar nacimiento a otros de nosotros...

La zona menos abrasadora era la más alejada de la superficie... la cumbre de los montes, la peor de todas... el fondo de los valles...

A través de eones de tiempo nos fuimos imponiendo a la superficie cruel y ardiente, primero conquistamos las cumbres, luego mandamos columnas de soldados en forma de arroyo, ríos y torrentes, adentrándonos en las tierras hostiles... muchos hemos caído en los combates... pero conquistamos al enemigo...

Todavía recuerdo la gran emoción que nos embargó cuando la primera gota se deslizó en el último valle... el más profundo de todos... fue la avanzadilla... detrás suyo llegaban las hordas salvajes e indómitas arrasando con todo...

Se fueron sofocando las hirvientes corrientes ígneas que brotaban del interior, al cabo de mucho tiempo ya no quedaba una sola de ellas en actividad... nos enseñorábamos en toda la superficie... aún más... creamos una nueva casta de guerreros, más sólida, más permanente, la llamamos Nieve... y a su desarrollo posterior, aún más poderoso... Hielo...

Todo a lo largo y a lo ancho era nuestro territorio, ya nada quedaba de la roca primitiva... todo era nuestro reino... y ahí cometimos nuestro error... por soberbios... por presuntuosos... por desafiantes... nos atrevimos a dejar de lado la adoración de el SEÑOR... y éste nos castigó... de la peor manera... de la más cruel... a nosotros que nos paseábamos en toda la superficie regodeándonos de nuestra suficiencia... nos condenó a la peor tragedia...

El SEÑOR nos puso un SOL en el cielo, inalcanzable para nosotros, que logra vencernos una y otra vez... ese es nuestro castigo...

Repetimos por siempre nuestro camino... sin llegar nunca a ver el fin... vuelta a comenzar cada vez... sólo se nos permiten pírricas victorias... aunque sabemos que lo que ganamos hoy lo perderemos mañana...






Texto agregado el 10-08-2007, y leído por 88 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]