TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Noguera / El Angelito y el Zafra

[C:306654]

EL ANGELITO Y EL ZAFRA

A las maduras y abuelas les llamaba madres, a las mozas, chachas y a la hora del vino, en la taberna, procuraba congraciarse con los hombres. Significar que, cuando deambulaba por el pueblo de Albalate, buscando probar los caldos, era frecuente encontrarlo cerca de las tinajas en las cuevas del Carril, Tercia o Peñas.

Edad incierta, toscos andares, barba crecida, boba sonrisa; Ángel su nombre, si bien a él le gustaba que le llamaran Angelito. Era de clase, de los de antes, nómada indigente de verdadera casta, pobre acreditado que ejercía como tal. Vivía al día comiendo lo que le daban, lo proveían de ropa y no llevaba saco ni alforja. No conocía la codicia y no amontonaba, como otros, mendrugos de pan ni tarros con manteca. Una frasca de vino que cabía una azumbre, casi siempre seca, era su único ajuar. Afirmaba que el áspero camino había que cruzarlo ligero de peso y no como el desgraciado del Zafra que andaba arrastrándose cargado de rancia comida y de chatarra.

Ambos, en su oficio de pobres, a veces se miraban con recelo. No obstante, aunque marcharan por veredas distintas, a menudo desembocaban en la misma villa. Los lugareños sostenían que en el fondo se buscaban, que en su miseria, para aparentar ser algo, andaban juntos. Al encontrarse, el Ángel reconvenía al Zafra con su monocorde y sempiterna prédica.

-Zafra, eres más burro que pobre, eres animal de carga y sólo te falta la albarda. Tanto cazo y tanta alcuza, ¿para qué? ¿Para qué tanto perol y puchero? ¿Y la sartén oxidada? ¿Para qué tanta quincalla?

El Zafra, bajaba la cabeza y se callaba. Se sometía al veredicto o plática y, además, era inútil protestar pues faltaba lo del saco.

Aversión sentía el Ángel por el saco del rival, no pudiendo imaginar que él, a no tardar, sería dueño por siempre de objeto tan denostado.

-Zafra, ¿y ese saco para qué? Su peso te dobla el lomo y la bazofia de dentro apesta tanto, que los perros le hacen ascos. No me ofrezcas ese bodrio pues, en la casa de enfrente, me han preparado mis chachas un puñado de almendrucos, un racimo de uvas pasas y torta untada en aceite.

Feliz era el Ángel con el trato que le daban los humildes aldeanos. Si invierno, le procuraban acomodo en la cuadra al lado de la yunta. En un rincón, una vieja trilla lo aislaba de las bestias para evitar ser pisado o coceado, un montón de bálago hacía de cama y un serón doblado era su almohada. En otras ocasiones le permitían entrar a los pajares no sin antes averiguar que no llevaba cerillas ni chisquero. Que además del tinto le gustaba la picadura de tabaco y no fuera a ser que, como aquella vez, prendiera fuego.

Ocurrió en pueblo aledaño y fue una desventura y descalabro. Ardió el pajar y apriscos colindantes, se calcinaron aparejos y avíos de labranza, se achicharró un verraco en su pocilga y se carbonizaron seis ovejas y un borrico. Todo ello, sin contar las gallinas y conejos asfixiados.

Desde entonces se reprimía, pues también se chamuscó su pelo y para sus adentros mascullaba que nunca más fumaría en los pajares. De esta guisa reposaba y allí cenaba la ración de pan que mojaba en la pringue que le daban.

No era alborotador ni molestaba y, cuando se alejaba de la zona y tardaba en regresar, se le extrañaba. Siempre recibido de buen grado, su retorno resultaba familiar. Por lo demás, el pobre solemne, el indigente, era a la vez un poco tonto. Al menos, además de pordiosero, algunos le otorgaban el rango de falto de mollera. Otros aseguraban que de tonto nada, que lo que pasaba es que no quería dar golpe, que era un pícaro simulador, un comediante y consumado holgazán de siete suelas.

Sólo llamaba a las puertas de las casas cuando sentía retortijones en las tripas, cuando, vacío el estómago, la pertinaz hambre exigía el auxilio de pitanza. Entonces se acercaba a la primera vivienda que encontraba, golpeaba la puerta y gritaba confiado:

-Madre, que estoy aquí, que soy el Angelito. Dame un cacho de pan y algo de chicha que tengo gana. Un breve inciso y, meloso, modulando la palabra, añadía: –Y por favor, madre, un tarro de vino que mi frasca anda vacía.

-Espera Angelito, espera un momento –contestaba la matrona. Ahora te saco dos rebanadas de pan, un tazón con aceitunas y una cebolla pequeña.

-No, madre, aceitunas no, que tengo la manía de tragarme los huesos, los huesos estriñen mi intestino, se me atasca el cuerpo y luego no puedo cagar. Y ahórrate la cebolla para los guisos del puchero que da dentera y cruda se agarra a la garganta. Sácame el pan, un poco de tocino y mira a ver si sobró algún chorizo de las judías de la noche. ¡Ah, madre! Y no te olvides del tarrico con el vino.

Con los hombres era más distante porque a veces le mandaban trabajar. Alguno, a veces le decía:

-Angelito, ven conmigo a la era y ayúdame a aventar que terminada la faena habrá un zurrón con buen condumio.

Él, estirado, solía responder:

-¿Te has creído que el Angelito es tonto? Tengo la carrera de pobre terminada, mucho me costó sacarla, las palas y las horcas causan encarnaduras en mis manos y mi piel no aguanta el picor del tamo de la mies. Para ese menester, mejor llamas al Zafra.

Sólo acudía al tajo si le llenaban su frasca con vino o aguardiente. Porque, a estas alturas del relato, huelga decir que el Ángel también era borracho. Desde luego, borracho no agresivo, de dormirla sin meterse con nadie, un buen borracho que siempre terminaba evocando a sus chachas y cantando latinajos.

Y es que sus lozanas chachas estaban de rechupete y le gustaban. Que no en vano cuando jugaban a la comba y al saltar veía sus enaguas o un poco de pantorrilla, de inmediato sentía cómo su virilidad se agrandaba y removía. A veces, cuando ellas se bañaban en el río, bajaba hasta la poza y, escondido entre zarzas y malezas, no quitaba ojo de muslos sugerentes ni de pechos cubiertos por mojadas sedas transparentes que él adivinaba prietos y jugosos. En otras ocasiones, procurando no ser visto, se encaramaba a los bardales de cortes y corrales donde, secándose al sol, estaban tendidas las bragas de sus chachas. Las olía, las tocaba y se decía: así debe de oler el cielo y así de suave será el manto de Dios.

En cuanto a lo de los latinajos viene a cuento porque él, a su manera, era cristiano. Procuraba arrimarse a las sotanas de los curas y decía que junto al clero se encontraba confortado, que la hogaza de sus mesas era más tierna y que los pichones, las chuletas de borrego o el pernil de gorrino no faltaban. Y lo mejor: siempre buenos caldos en las botas o porrones.

Volteaba y hacía repicar las campanas de la iglesia, ayudaba al párroco a colocarse los manteos y cuando preparaba el vino para la eucaristía, se mojaba un dedo y lo chupaba. Después escuchaba misa atentamente y comulgaba a la vez que se daba tremendos y exagerados golpes de pecho. Apuntaba que la oblea consagrada le acercaba a Dios y, de paso, algo alimentaba. Allí aprendió a tararear cantos gregorianos y un latín muy particular que, con alborozo y burla de los críos, le servía para emular al cura e improvisar sus misas en las gradas de la iglesia o en rollo de la plaza.

Nunca se le vio crispado, y sólo una glacial noche invernal increpó con furor al otro desheredado, al zampón del Zafra. Él apuraba el vino de su frasca mientras el compañero roía sus corruscos. Lo apreciaba, pero mientras comía, reconvino su gula y le gritó:

-Zafra, ¿no te hartas ya? Vas a reventar. El ansia te hace llenar tu saco sin tino ni medida y no dejas de comer en todo el día. No atosigues a mis madres ni a mis chachas con tu avidez pedigüeña y búscate cobijo en otro pueblo.

Buscó el Zafra descanso en su covacha y él, desabrigado, quedó varado en la lúgubre noche de negros nubarrones.

Una azumbre de vino en la barriga, un hilillo de voz que entonaba letanías y un cuerpo vacilante que se hundía. Sorbió la última gota de la frasca y vagó a la deriva con paso zigzagueante y dando tumbos.

En la gélida noche, borracho, fuera del pajar, cubierto de nieve, el Ángel, para siempre se durmió.

Sus madres, sus chachas y también los hombres al lado de la tumba, la curia de la comarca a la cabeza y en el fondo un cuerpo inerte y un saco colmado de mendrugos.

El Zafra, abatido, gemía desolado, musitaba latinajos heredados, con sus manos echaba tierra al hoyo sepultando a su amigo Angelito y enterraba, de igual forma al que, hasta hace poco, había sido su saco.


Texto agregado el 13-08-2007, y leído por 513 visitantes. (19 votos)


Lectores Opinan
29-09-2007 Estupendo, relato, entretenido, picaresco, aleccionador. Una joya literaria ***** SorGalim_Plus
28-09-2007 Impecable,pulcro,creativo, medieval,5 letras_latinas
27-09-2007 Valgame Dios que narrativa, que pureza y encanto, vaivenes de realidades plasmadas magistralmente, tus ***** cochalluyo
26-09-2007 "Tengo la carrera de pobre terminada", esa expresión casi me produce envidia... Un relato excelente, lo recorrí con gran placer. 5* andrula
24-09-2007 Pasar por tu refugio y leerte es un verdadero disfrute. Una narrativa impecable, a cada historia que escribes le das un ensamble poético muy particular que hace que quien te leer se transporte a esos lugares y vivencie cada circunstancia que describes. Aunque existen muchos personajes muy parecidos a Angelito y Zafra, estos dos me han emocionado. 5*s Un abrazo shou
23-09-2007 Dos personajes que resumen un mundo, muchas veces, o casi siempre, incomprendido. doctora
22-09-2007 Una lectura agradable, con imágenes pintorescas, cuento que atrapa y presenta verdades absolutas, realidades que dan vuelta al mundo.... Aytana
22-09-2007 ¡qué dos personajes! como siempre José me has enseñado lo que es un buen cuento y te digo que me quedó gusto a poco, me hubiera gustado seguir leyendo. Un abrazo y todas mis estrellas por este excelente cuento. Magda gmmagdalena
22-09-2007 Hermosísimo cuento, digno de figurar en la literatura picaresca, con un final tiernísimo. margarita-zamudio
21-09-2007 Estoy emocionada, al leer que al final el del saco, el que fue tan criticado estaba presente en el funeral de angelito. Me has paseado por la crueldad de la pobreza, en momentos he reído, en otros me han dado escalofríos. Pero tus letras llevan con su compás tan tuyo, como escuchando cada cosa.Reí con lo de las aceitunas, me extrañé que se recordara de no prender fuego, me sorprendí con lo de los sostenes, en fin,me causó tanta ternura lo de la iglesia y de la hostia, me pasee de tu mano mi amigo. Y para cerrar esto, me admiré , me sentí felíz de ver como escribes.********* Besitos Victoria 6236013
20-09-2007 Te felicito una narración muy bien encaminada propia de pueblo y de amigos. mis***** para ti amigo (tanto tiempo verdad) besitosss ///NIL/// NiLdA
19-09-2007 Pasar por tus textos es una verdadera cura de humildad. ¡Quién tuviera una panoplia tan amplia de vocabulario como la tuya! La historia, como siempre bien hilvanada, nos muestra las dos caras de lo opuesto, la necesidad del otro y el orgullo, sólo vencido por la muerte. Muchas gracias por compartir con nosotros esta obra de arte. Nunca vi tanta riqueza hablando de pobres. Felicidades y cinco estrellas. jau
09-09-2007 Mi estimado amigo, luego de un largo peregrinar por la pampa salitrera vuelvo con los entrañables amigos, mas alegria me da el haber insistido en los primeros días y es que tu prosa rebasa humanidad, solidaridad y de una manera tan limpia y suave. Amigo s una historia narada con tu estilo, muy buena Gracias por el regalo que nos otorgas***** curiche
05-09-2007 Clasicos personajes que dejan huella en los pueblos ***** saturnina
30-08-2007 Plagiar o copiar es un pecado capìtal. Le ruego me perdone pero voy a transcribir palabras textuales de don Crazymouse porque yo no podría decirlo mejor: "Leerte es un verdadero placer, porque la calidad de tu prosa es indiscutible. Eres ameno y narras las historias de una forma tan especial que las hace hermosas". 5* THEOTOCOPULOS
30-08-2007 Leerte es un verdadero placer, porque la calidad de tu prosa es indiscutible. Eres ameno y narras las historias que de una forma especial que las hace hermosas. Tienes la virtud, ya te lo dije en más de una ocasión, de rescatar viejas leyendas, episodios y como en este caso, personajes entrañables que algunos recordamos de nuestra niñez, porque aunque yo no conocí a Angelito, ni al Zafra, si conoci personajes identicos, porque estos personajes conforman la historia de España de unos años en que la tecnología más avanzada era la supervivencia, con o sin saco. Mis respetos a ti a lo que cuentas y a como lo cuentas.+++++ crazymouse
21-08-2007 Una narración bellísima, como todas las tuyas. Clara y precisa. Angelitos como el del relato, también los hay por estas tierras e inspiran una gran ternura y tristeza a la vez. *****. Un beso. Pilef
17-08-2007 Un texto lleno de humanidad y lleno de terminos casi olvidados. Angelito y el Zafra, unos antagonistas en la pobreza que se siguen repiditendo de generación en generación. +++++saludos antoniana
14-08-2007 Una estampa llena de costumbrismo, sabor popular y sexto sentido que ya no sé si es por tí inventadas o recogida de un tiempo en el que hasta las divergencias cuadraban como anillo al dedo. Nada oculto era de la conviencia, nada indiferente a la misericordia ajena. incluso lo marginal era parte del meollo de la convivencia urbana. Sea como fuere, lo que sí es cierto que aquí es traido este relato con ese ingenio, gracejo y estilo por un fiel cronista de situaciones humanas y que son merecedoras de ser recogidas con tanto mimo y evocadas y tratadas con su "original" visión y humano toque. Ser pobre y tonto no por fuerza han de ir de la mano, que dignos y solidarios a pesar incluso de la competencia son también los pobres como el que más. Y nos llegan tus historias tanto porque son de aquí, de allá y de siempre y con ellas nos identificamos y revivimos una parcela muy significativa de nuestra vida. azulada
14-08-2007 Angelito, uno de esos peculiares personajes que tanto abundaban en el paisaje de nuestra España del hambre. En el pueblo donde yo veraneaba había un tal Tomás, borrachín, solitario pero muy parecido al Angelito. Felicitaciones y un saludo!***** josef
13-08-2007 Es hermoso,conmovedor.Tu texto conduce amigo Noguera. Ni que decir tiene el uso impecable de tu pluma. Leer tus aventuras rurales es pasear por las historias de tus personajes hasta el punto de adentrarlos y tomarles aprecio; llenar las sacas propias de un vocabulario rico y puntual. La historia es en sí misma maravillosa. El final que le has dado, anudará las gargantas de las personas sensibles y de todos aquellos que han tenido o tienen un Angelito en su lugar. Preciosísimo texto el que nos has regalado en el día de tu cumpleaños. Desde aquí, de nuevo ¡felicidades Pepe! Un beso.***** Gadeira
13-08-2007 Amigo muy bello relato y con magistral narración. Yo conoci al tal angelito en Villalba pero como era muy pequeña, solo me acordaba de los latinajos y que los chicos se burlaban de él y a mi me daba mucha pena. Mis 5* acuariana
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]