TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_pelea_Textos-votos / 3 - Cuento: PROMESA DE LAS SOMBRAS

[C:307316]

Promesa de las sombras.

Fundidos los viejos cables que compusieron un organismo crepitan en la falsa penumbra de la vida y se deshacen en barrancos de lava... Está ahí. ¡Lo sé...! Me mira. Me vuelvo hacia el cielo y no encuentro sino constelaciones que se burlan de mí porque saben que su sombra me acecha en los páramos.
Cierro los ojos mientras acaricio las líneas de mi semblante y me pregunto. ¿Por qué? Por qué si no hice mal. ¿Por qué me ha tocado vivir en la inseguridad...?
Recojo los aperos de mi baluarte mientras me digo: ¿Quizás ha llegado el momento de echar a volar, tal vez sentencié con dureza, pronuncié palabras impronunciables, descendí a sótanos viciados y prohibidos...
Esta es la realidad. No siento. Mis manos amarillentas en vez de escribir acuchillan, y mi alma deshojada en dos decidió arrebatar los relatos que mi cerebro ocultaba.
Y ahora me contempla. Lo hace a través de la soledad de mi absurda ingenuidad. ¿Acaso ha llegado la hora de preguntarse el porqué, de involucrarse en su litúrgico oscuro y pagano para descuartizar la razón de su maldita existencia?
No lo permitiré. Yo no la creé tal cual es... En mi interior fui sincero. Nunca imaginé que, mediante su sutileza, alguien con su mente enferma se iba a adueñar de mi ser.
Si, cometí una cruel insensatez. Al permitirla empaparse de absurdas quimeras, las cuales la adentraron en senderos de lo adverso y la condujeron a abandonar el único tesoro que aún la mantenía equilibrada: La inocencia. Descubrió que el mal podía ser bien y se transfiguró en funesta promesa de las sombras.
Alguien me mira. ¡Es ella! Ha vuelto... Penetra los laberintos de mi mente y mientras, sin que pueda evitarlo se introduce en ella, bebe de mi sangre y una tras otra vacía mis arterias y pensamientos hasta contenerlos en el interior de unas cuencas profundas como simas rebosantes de vacua eternidad... Y la siento. ¿Es dulce su mirada de muerte? Quizá no tanto como la mía, la del leviatán... aunque sin duda muy similar...

Cuento concursando - Favor de no comentar. Gracias

Texto agregado el 17-08-2007, y leído por 100 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]