TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / loseiros / Perlas ensangrentadas

[C:308666]

PERLAS ENSANGRENTADAS

Luis, es de esos policías raros que parece que nunca trabajan. Es, sin embargo, un agente eficaz y muy querido por los mandos de su unidad. Pertenece a la brigada de delincuencia organizada, traficantes de droga y terrorismo callejero.

Tiene pinta como de judio ortodoxo por su escasa afición a afeitarse, siempre vestido de negro y con ropas demasiado grandes, demasiado informales y poco cuidadas. El signo más sobresaliente, su nariz aguileña y la cabellera desaliñada, como todo su aspecto en general. Podría pasar por traficante de drogas, una célula durmiente de un comando e incluso por un espía, pero no tiene pinta de policía por su escasa arrogancia, su mirada tímida y meticulosa y sus ademanes ausentes de formalismos.

Es un hombre de palabra y que sabe distinguir con precisión, la paja del trigo. Sus contactos y el mundo en el que desarrolla su trabajo, son personas al borde de la legalidad, por su trabajo o el modo con que se ganan la vida, incluso pequeños delincuentes, que le tienen más por amigo que por un peligro para su actividad y que les puede antes sacar de algún apuro que buscarles algún problema. Goza de cierta simpatía, incluso de alguna estima cuando interviene en algún asunto y sus consejos e instrucciones se siguen sin demasiadas preguntas. No pretende cambiar el mundo y sí, que siga con un equilibrio que permita que todo continúe funcionando sin demasiados problemas.

Silvette, era uno de sus contactos. Sabía por ella, de los problemas de sueño y de estrés que padecía su amiga René y de que tenía cuentas pendientes, cuentas de trapicheos para su dependencia más trágica. También sabia del novio, un francés relacionado con el negocio de la joyería.

Luis no supo relacionar la muerte de René con la de su amiga, hasta que cayó en la cuenta del comentario que le había realizado al salir del camerino.

Malasaña, un barrio tranquilo que se está llenando de nuevos locales que algunos bautizan como movida, también trae nuevas gentes y nuevas costumbres, pero dos muertes a tiros en un mes, sin tratarse de ningún atraco, no tienen ningún sentido.

La clave está en el francés; como flores pisoteadas y perlas ensangrentadas, en un nuevo marco donde los intereses siguen siendo los mismos.

César Alvarez

Texto agregado el 26-08-2007, y leído por 83 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]