TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Poesía folklórica.- Escribe Sara_eliana para La Columna de los días lunes

[C:308765]

POESÍA FOLKLÓRICA

El erotismo en las zambas de todos los tiempos


No es sencillo encontrar erotismo dentro de nuestras composiciones folklóricas argentinas, principalmente si buscamos entre las piezas que ya tienen algunos años. Inclinadas más bien hacia el romanticismo, los temas relacionados con el amor toman el momento de enamoramiento, el amor no correspondido, el amor que fue y ya no es y no es posible olvidarlo, etc. Asimismo, tanto el hombre como la mujer se muestran en las poesías como los arquetipos que es posible ver en los cuerpos de danzas nativas: él, de poncho, botas y bombachas, a caballo; ella, de trenzas, largas polleras, graciosa al bailar las danzas nativas. La vestimenta del hombre tiene aún vigencia en las zonas rurales, en donde desarrolla las tareas propias del lugar en relación con la agricultura y la ganadería. En cambio, la vestimenta asignada a la mujer, creo que desde hace ya muchos años, ha sido sustituida por modelos más modernos.
El tema de la vestimenta sale a colación como reflexión acerca de una cierta idealización romántica que acompaña a nuestra poesía folklórica. Y en ella, el amor ha sido tratado más con rasgos de platonismo que con ingredientes eróticos.

Afortunadamente, hay excepciones.
La primera de ellas es esta antigua “Zamba del amor en guerra”, que supo cantar nuestro legendario Antonio Tormo. Dada la antigüedad de la composición, (no menos de setenta años, como mínimo), la metáfora militarista se puede entender dentro del marco de una connotación menos trágica que la que tendría hoy, si bien, en mi opinión, igualmente marca una tendencia. Como recurso literario que intenta expresar el estado de exaltación de un hombre frente a la presencia de una mujer que lo ha enamorado, me parece muy eficaz; verdaderamente un hallazgo poético por su originalidad y por los elementos comparativos que se ponen en juego. Todos conocemos el antiguo adagio: “Todo es válido en la guerra y en el amor”, así que alguien más ha advertido lo que pudieran tener en común. Finalmente, el tempestuoso amor de esta zamba no pudo ser, con lo cual volvemos a uno de los rasgos románticos más comunes.

Hasta por su estructura, la composición no se encuadra dentro de los cánones más difundidos. Un acercamiento a la copla de pie quebrado (versos de 7 y 5 sílabas) sustituye al más frecuente octosílabo de las zambas. En la versión que pude encontrar, los versos se agrupan en sólo dos estrofas cuando generalmente se hacen en dos cuartetos y estribillo, dos veces. No obstante, es posible que este detalle haya que tomarlo con cuidado; si observamos bien, sería posible agrupar estos versos en cuartetos.

ZAMBA DEL AMOR EN GUERRA
Letra: Mario Bravo
Música: Manuel A. Abrodos

Mi comandante apronte
las baterías.
Que ya me ha puesto sitio
la ñata mía.
La ñata mía, sí,
no me abandone:
haga fuego aunque mate
dos corazones.
Dos corazones, sí,
paloma mía,
mi comandante apronte
las baterías.
¡Ahura!
¡Que ya ha puesto sitio
la ñata mía!

¡Regimiento a las armas!
¡Rompan fuego!
Me han provocado a guerra
dos ojos negros.
Dos ojos negros, sí
quién pensaría
que un amor tan ardiente
se acabaría.
Se acabaría, sí,
cual mi sosiego
¡Regimiento a las armas!
¡Rompan fuego!
¡Ahura!
¡Me han provocado a guerra
dos ojos negros!




Otra composición que tuvo buena difusión en su momento fue “Siembra de amor” de Oscar Valles, uno de los integrantes del conjunto “Los cantores de Quilla Huasi”. En este tema el amor se relaciona con el trabajo y con la expectativa de procreación. Aún así, el erotismo que transmite no deja de ser profundamente emotivo y movilizador.

SIEMBRA DE AMOR
Zamba. Letra y Música: Oscar Valles

Allí donde la tarde muere
luego del cansancio de la trilla,
nos sorprendieron las sombras a los dos
descansando sobre la gramilla.

Allí donde el silencio duerme
acunando el sueño del rocío,
sobre tus labios mi boca derramó
la savia febril del amor mío.

Estribillo

Tu piel, pálida luna derretida,
llanto de jazmines parecía,
donde la siembra fecunda del amor
te dejó mi sangre hecha semilla.

Allí donde la noche deja
todo su misterio hecho poesía,
fuimos en busca del sueño que a los dos
la novena luna prometía.

Allí donde nació la vida
de nuestra esperanza madurada,
se hizo milagro en tu pecho y en tu voz
la canción de cuna que cantabas.

Estribillo

Tu piel, pálida luna derretida,
llanto de jazmines parecía,
donde la siembra fecunda del amor
te dejó mi sangre hecha semilla.




Mucho más actual es este tema, “Perfume de carnaval”. Un lenguaje más sencillo, despojado de las metáforas tradicionales para incursionar en otras relaciones. “Siluetas como fantasmas” me parece una comparación poética increíble: a los ojos del amante sólo existía ella; el resto, eran presencias, formas de vida que no terminaban de corporizarse. También la estructura tiene su particularidad: la repetición de los dos últimos versos de cada cuarteto se realiza con una letra diferente, cuando generalmente en el momento del canto se concreta únicamente con la repetición.

PERFUME DE CARNAVAL - Zamba
Letra y Música: Peteco Carabajal

Me voy solo con mi suerte
la llevaré en mi recuerdo,
bajo un añoso algarrobo
cortaba el aire un pañuelo,
bailando una vieja zamba
yo le entregaba mis sueños.

El sol quemaba en la tarde
siluetas que parecían,
fantasmas amarillentos
llenos de tierra y de vida,
y yo rendido a tus ojos
sintiendo que me querías.

Estribillo

Ay, perfume de carnaval
ya nunca me he de olvidar,
su piel llevaba el aroma
de flor y tierra mojada,
bellos recuerdos que siempre
los guardo dentro del alma.

Hay tiempos donde han quedado
donde he perdido mis sueños,
quién sabe si ella se acuerda
de un viejo mes de febrero,
y de aquel baile en el campo
y de mi amor verdadero.

No quise decirle nada
la amé en silencio esa tarde,
y sobre sus trenzas negras
dejé mi copla sentida,
me fui llevando sus ojos
un miércoles de cenizas.

Estribillo

Ay, perfume de carnaval
ya nunca me he de olvidar,
su piel llevaba el aroma
de flor y tierra mojada,
bellos recuerdos que siempre
los guardo dentro del alma.



Espero que haya sido de vuestro agrado. Siempre es un placer recorrer nuestro cancionero popular con un tópico determinado en mente para reunir las composiciones adecuadas.


Sara Eliana Riquelme : Sara_eliana

Texto agregado el 27-08-2007, y leído por 8649 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
08-09-2007 Excelente, tu escrito me gusta, me informa, aprendo y disfruto la lectura amiga mia***** gfdsa_elisa
04-09-2007 Muchas gracias por todos los comentarios, tan generosos y halagüeños, como así también por los aportes que han dejado sobre este tema. sara_eliana
04-09-2007 Hermoso recuerdo de unas zambas semi olvidadas. Tengo presente los días del comienzo de la década del 60, en que los jóvenes andábamos con la guitarra bajo el brazo y no había quién no supiera hacer los acordes por la menor o por sol mayor para acompañar una zamba. Y todas las chicas sabían las letras...y nos gustaba... zumm
28-08-2007 Buen trabajo... muy bueno el tema. Los textos de las zambas fueron los primeros poemas que me cautivaron para aprender a crear con el correr de los años. "Yo te pido que nunca me tengas piedad / envenename de amor" Y hay mucho más. (5*) pedropensador
27-08-2007 Muy muy interesante. margarita-zamudio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]