TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / arqui / Seudoplagio

[C:310391]

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Repugnante, escamoso, gigantesco. Pero también dócil, atento y cariñoso con Augusto, el inventor de miniaturas que se despereza a su lado.
Porque, ¿quien sino él, Augusto, con tan poco, logró rescatarlos del lado oscuro de la historia, darles un lugar respetable en el mundo de la literatura, convertirlos, por fin, en el ejemplo más exquisito del menos es más, de la sutil tensión entre lo enorme y lo diminuto? Sí, se convence el dinosaurio, dedicaré mi vida a servirlo, a cuidarlo.
Entonces, una bola de fuego cae del cielo.

Texto agregado el 05-09-2007, y leído por 257 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
09-05-2008 Me da la sensaciòn que la primera frase està de màs. Por màs bonita que sea. Ornitorrinco
01-10-2007 Es lo que yo digo! Chorizoensalchicha está en todas partes pero no atiende en Buenos Aires. Será en Madrid? abulorio
25-09-2007 Bonita primera frase. chorizoensalchicha
24-09-2007 jajaja lo que más me gustó es que el personaje es Monterroso, porque, pues porque suena lógico. 5* rafudo_
16-09-2007 muy chida tu adaptación!!! me gustó mucho!!! pachita_rex
07-09-2007 Me gustó, está muy bien escrito, y se ve que a nadie antes se le había ocurrido esa idea, así que muy original. marielavit
07-09-2007 Interesante adicional al Dinosaurio. Va bien. Jazzista
06-09-2007 maravilloso relato....un cálido homenaje a Monterroso. Felicitaciones 5* bordemar1
06-09-2007 No creo que Monterroso se enfadara. Me gustó. sereira
05-09-2007 Realmente ingenioso, tierno y sarcástico (por el final). un saludo y felicidades también por la complicada sencillez de la narración. marxtuein
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]