TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / alguien_en_algun_lugar / Las escaleras

[C:310778]

Un día un joven huérfano decidió usar su gran inteligencia, su astucia y su carisma para tener lo que nunca había tenido: dinero. Pues veía a la gente rica sonriendo felizmente. Comenzó a estudiar y a trabajar. No dejaba pasar ni una oportunidad para ascender; y así, cuando logro graduarse ya era jefe del departamento en donde trabajaba. Poco tiempo después lo promovieron a gerente, y un par de años mas tarde, era el director de la empresa. A sus 26 se hizo socio y a los 30 era el dueño. Pero su sed de dinero no tenia limites, así ke fundo empresa tras empresa y se hizo millonario. Lo raro es que después de haber logrado la hazaña de ser uno de los 10 hombres mas ricos del mundo se sintió vacío, pues decía que deseaba poseer algo mas. Vio como las grandes masas seguían a políticos y comenzó a desear poder. Empezó a entremeterse en asuntos del estado, untando las manos de burócratas, políticos, policías y gobernantes hasta que tuvo el suficiente poder como para ke el gobierno hiciera lo que el pidiera, manejarlo a su antojo y nadie se diera cuenta. El tiempo siguió y él siguió controlando todo, esto si le pareció interesante. Pero como todo en esta vida, termino por aburrirlo. No era lo ke el necesitaba. Comenzó a indagar en lo ke es la felicidad, pues tras mucho meditar resolvió ke era eso lo ke quería, lo ke había estado buscando. Leyó muchos libros (esta vez no de negocios, ni de como hacer dinero) y vio ke los amantes era felices. Así ke decidió buscar a una amante. Con su gran influencia consiguió las más bellas mujeres, las más inteligentes, las más bellas e inteligentes, las más adineradas y las más comunes. Su búsqueda duro varios años, hasta ke encontró a una mujer inteligente y hermosa, mas no una beldad. Vivió con ella y ella se enamoro profundamente de el, o al menos eso parecía. El seguía deseando hacerse feliz junto a ella. Es cierto, a su lado paso momentos de enorme felicidad, la cual acabo cuando la vio concertando una cita con un gran mandatario, vendiéndose por un puesto ke ninguna mujer habia ocupado en el gobierno. Esto le dolió al hombre pero no le pareció de lo mas bajo, el varias veces había hecho algo parecido en su vida, mas nunca le mintió a su dama. Se entristeció y vio que esto no era lo que buscaba, no era feliz. Llevado por un instinto casi animal deseo hacerle pasar las peores penurias a su dama. La astucia acumulada en años se volcó en una infame y sistemática venganza hecha con elegancia, en donde él nunca llegaría a verse como culpable, ni sikiera involucrado, mas ella sufriría, y asi fue. Un día, mientras su dama lloraba, se dio cuenta de ke esto tampoco le traía felicidad. ¿Cómo podría ser ke la infelicidad de otros le llevara a su propia felicidad? Dejo ir a su dama en desgracia, bueno, mas bien le pidió que se retirara, el le daría todo lo necesario para que llevara un vida de lujos, a cambio de ke el la visitara y desfogara la lujuria. Ella acepto gustosa.

El regreso a su búsqueda, a los libros, y dedujo que la felicidad era el conocimiento y deseo con gran fuerza conocimiento. Por lo cual comenzó una vida de estudioso, primero biología, luego química, después física y matemáticas; tenía una mente brillante y todo cuanto se decidía aprender lo dominaba en poco tiempo. conoció los misterios de la astrofísica, la genética y la robótica. Se hizo un reconocido investigador y gano varios premios. Una tarde, mientras estaba en su impresionante laboratorio analizando unas bacterias semiroboticas construidas por el mismo, vio las estatuillas de sus premios y se dio cuenta de ke solo eran metal en madera; volteo a ver por el microscopio y solo vio una cosa deforme mutada en algo mas grotesco de lo ke antes era y se sintió vacío. Paso el tiempo y su deseo de saber se esfumaba junto con su pelo oscuro, ke ahora se tornaba gris. Abandono las investigaciones, pero dedico parte de se fortuna a la manutención de su laboratorio para ke otra gente lo utilizara, mas de vez en cuando iba a cerciorarse de ke todo en su laboratorio estuviera en orden, ke no hubieran robado o dañado algún equipo.

Una mañana, cuando despertó se quedo mirando el techo durante un buen rato y tuvo la siguiente reflexión.

He tratado de buscar la felicidad por muchos caminos. Gracias a ello soy inmensamente rico, nada material me falta, pues mi deseo ha sido satisfecho. Seguí mi búsqueda y ahora tengo a mi disposición el país mismo; bien podría matar a 1,000 personas por mi propia mano y nada me pasaría, mi deseo de poder ha sido satisfecho. Seguí mi búsqueda y creí encontrar lo ke buscaba en una astuta mujer, en alguien fuera de mi, se convirtió después en deseo carnal y ahora mi deseo sexual esta satisfecho. Seguí mi búsqueda y el saber me trajo grandes satisfacciones, conozco muchas cosas ke los demás ni idea tienen de ke existen, así mi deseo de conocimiento esta satisfecho. Ahora no se en donde buscar la felicidad, cada vez ke encuentro algo ke creo ke me llevara a ella lo deseo con ansia, lo obtengo... será ke pongo a la felicidad como producto, como consecuencia de mis deseo? creo ke he visto a la felicidad como el fin de unas escaleras, en donde mis deseo son escalones. Creo ke la felicidad al principio estaba a ras de suelo y no lo sabia, creí que no debía ser así de fácil, así ke puse un deseo-escalón, lo subí mas no alcanzaba la felicidad, desee algo mas y puse otro deseo-escalón, así he subido tanto en mi vida. Lo ke nunca ví es ke la felicidad sigue a ras de suelo, allá abajo. Creo ke lo único ke tengo ke hacer es no seguir deseando, si no la felicidad estar mas lejos de mi.

Es así como el hombre dejo de desear, bajo las escaleras y alcanzo la felicidad.

Texto agregado el 07-09-2007, y leído por 95 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
15-10-2007 * * * * * miedosO
11-10-2007 Bonito relato, en mi opinión necesita un poco de pulido todavía, tal vez no sea necesario hacer el resumen en el párrafo final de todos los pasos que ha venido dando, ya que eso le quedó claro al lector. El mensaje y la metáfora de la escalera son muy buenos. Me recordó la letra de una canción que dice: "Vuele bajo, porque abajo está la verdad..." Saludos abrakadabra
02-10-2007 Si es una buena metafora, la forma de escribir no me influye... pero siento que le falta algo... sleepalone
10-09-2007 Es un buen relato, aunque un poco extenso. La de las escaleras es una buena metáfora. Lo unico que te aconsejo es no usar "K" distrae la buena lectura de tu cuento. Cariños adriana73
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]