TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / sespir / Un cuento chino

[C:311521]

Mi tío Bartolomé le regaló un día a uno de mis hermanos un libro con el tan explícito como sugerente título de "Cómo no se debe jugar al ajedrez". La indirecta era evidente, habida cuenta las multitud de partidas que disputaban y del pique que había surgido entre ellos a lo largo de las mismas. Cuando mi tío venía de visita, nada más entrar en casa ya tenía el tablero listo con las treinta y dos piezas colocadas. Alguna vez - creo recordar - mi hermano incluso había efectuado ya el primer movimiento antes de que mi tío viniera. Aunque no llegué a leerlo, imagino que el libro en cuestión era de sumo interés para cualquier aficionado al ajedrez (no era, ni es, mi caso), constituyendo poco menos que una especie de catálogo de los principales y más extendidos errores en el juego del ajedrez. Viene este pequeño apunte biográfico a colación de la reciente selección en la revista cultural de El País de doce microrrelatos representativos del género, entre los cuales hay uno que desde mi punto de vista es un claro ejemplo de cómo no se debe escribir un microrrelato. Lo escribió Chuan Tzu en el año IV antes de Cristo. Es el siguiente:

El sueño de la mariposa

Soñó que era una mariposa y al despertar no supo si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que estaba soñando ser un hombre.

Los principales errores cometidos son los siguientes:

- Error tipo 1). Un microcuento como éste pide a gritos, por su propia naturaleza onírica, una resolución abierta, ambigua, en la que el lector se vea obligado a participar de alguna manera. No hay ninguna necesidad de aclarar que el protagonista es un hombre que había soñado ser una mariposa y no una mariposa que estaba soñando ser un hombre. La versión alternativa del cuento que propongo es ésta:

El sueño de la mariposa

No sabía si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que estaba soñando ser un hombre.

- Error tipo 2). El gran humorista Miguel Gila acuñó el termino “destripar un chiste” para referirse al hecho de empezar a contar un chiste por el final. El resultado de tal “destripamiento” no puede ser otro que desactivar toda la carga humorística del chiste. Con los microcuentos pasa exactamente lo mismo: su intriga o trama sólo debe ser resuelta al final. De esta manera, volviendo al microcuento en cuestión, aunque se quisiera incurrir en el “error tipo 1”, sería de agradecer que, al menos, la duda planteada (si nos hallamos ante un hombre o ante una mariposa) no se resolviera al principio sino al final del mismo. La versión alternativa del cuento que propongo es ésta:

El sueño de la mariposa

“¿Seré un hombre que ha soñado ser una mariposa o una mariposa que está soñando ser un hombre?”, pensó al despertar .

- Error tipo 3). Aunque se quiera incurrir en los dos errores anteriores, no es de recibo el uso de palabras redundantes en un microcuento, y menos en uno tan corto como éste. Me refiero a que en el inicio del microcuento está de sobra decir que “soñó que era una mariposa”, ya que, si el protagonista despierta, la única hipótesis posible es que hubiera soñado ser una mariposa. La versión alternativa del cuento que propongo es ésta:

El sueño de la mariposa

Al despertar no supo si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que estaba soñando ser un hombre.

Por lo demás, una virtud sí que hay que reconocerle a este cuento chino: da qué pensar.

Texto agregado el 12-09-2007, y leído por 1613 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
11-02-2010 Leo con detenimiento tus palabras y muy probablemente debemos aclarar lo siguiente: 1o. El Cuento Chino al que te refieres, no es en realidad un cuento. 2o. La traducción y resumen que encontraste es terrible. Esta es la versión que se acerca al original. "Una vez, Yo, Chuang-Tzu, soñé que era una mariposa que revoloteaba divertida. No tenía noción alguna de que fuese Chuang-Tzu. De pronto, me desperté y volví a ser Chuang-Tzu. Pero era incapaz de verlo claro: ¿era yo, Chuang-Tzu, quien había soñado que era una mariposa o una mariposa que había soñado que yo era Chuang-Tzu?" A lo que Lao-Tse nos dice: Sin embargo, ¡tiene que haber alguna diferencia entre Chuang-Tzu y una mariposa! Llamamos a esto la transformación de las cosas. 3o. Es una enseñanza del Tao, por lo que no es posible hacer una crítica tan BANAL como la que realizas. 4o. El espíritu filosófico de Lao-Tse nos entrega enseñanzas llenas de imaginación humorismo, poesía y mística, y 5o. Lao-Tse, en los 81 capítulos del Tao Te Ching expuso la teoría y la práctica del Tao. Saludos Hasiwi
18-02-2008 Qué buen trabajo. Para todos aquellos que creen que los planos de ficción comenzaron a mezclarse con Borges, o con Cervantes ... aquí va una noticia. Para quienes están seguros de vivir en una realidad contante y sonante, (lo cual les da un encumbramiento muy particular por sobre todos los "personajes") por las dudas, piénsenlo mejor, quizás no sean ustedes más que larvas engreídas. Excelente trabajo por donde se lo mire, y al igual que todo microrrelato, lo no explicitado se extiende hasta el infinito, según cada lector. Felicitaciones, 5* sara_eliana
02-10-2007 Eres cruel, debes tener en cuenta de que no se habían inventado los correctores del Word. nomecreona
02-10-2007 Aplauso. Eso sí, cualquiera te deja a tí un microcuento para que lo destripes. m_a_g_d_a2000
13-09-2007 Querido SESPIR, he leìdo ya dos veces tu relato. Una cosa es segura y es que esta cabecita loca anda dandole vueltas a cada planteamiento tuyo. Sobra decir que resulta muy interesante y exige cierto esfuerzo para seguirle el hilo ( o serà que te leo con unas cuantitas copas de mas jaja) No, no , ya en serio como tu dices, da que pensar este cuento chino. BESOS!! tIGRRILLA tigrilla
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]