TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / arien3notas / \"EL DOLOR SE PARECE AL SILENCIO\"

[C:313604]

El Dolor Se Parece Al Silencio..............

Yo pensaba que el dolor era algo parecido a eso que sentías cuando de pequeño te caías y te pelabas todas las rodillas o cuando el primer amor te dejaba por que según el coqueteabas con el compañero de banco en el colegio y pasabas oculto por mucho tiempo en el baño de tu casa llorando tus penas mas primarias. Después pensé que el dolor podía llegar a ser ese ardor punzante que sientes cuando a quien amabas en profundidad y sin condiciones, abandona este barco terrenal y nos deja sin pasaje de regreso, para ir en busca de las estrellas u otras cosas que ciertamente deben ser mas placenteras que este frió invernal que se vive acá la mayor parte del tiempo, ya sea por los cambios climáticos o por los cambios en el humor de los demás. Hasta ayer pensé que el dolor, era eso parecido a la bendición del alumbramiento, que por un momento te hace desear estar de nuevo en el vientre materno, porque al sentir tal desgarro lo único que deseas es el seno de tu madre para que te cobije mientras pasa el minuto en que tu existencia se parte en dos para dar vida. Hasta hace unas horas pensaba que el dolor era eso que te pasa en el cuerpo y hace que te enfrentes al miedo y te ahoga, te quita las ganas de comer y respirar cuando el peligro asecha a tu brote mas tierno. Hasta hace unos minutos atrás entendí que el dolor es parte del aprendizaje y que sin las rodillas peladas no podrías comenzar el camino, que el primer amor es la regla general en donde el error y ensayo son la mejor manera de abrir el corazón a lo que vendrá, que esa sensación de despedida eterna que nos embarga cuando alguien que queremos abandona este aire que respiramos y compartimos millones a diario, para ir tras las estrellas es una forma de aprender que el amor no es ataduras, que la muerte con su cara de ironía a la fuerza nos enseña que amar es un acto de generosidad que no depende de la presencia física, comprendí que no hay dolor mas dulce que abrir las piernas, fruncir el ceño apretadamente y liberar nuestras semillas y que es doloroso ver a nuestro rebaño en peligro pero también es un desafió, para que cada día decir te quiero desde el alma sea elemental y necesario, no para que los demás lo sepan sino que para que nosotros no olvidemos que somos capaces de querer porque ningún instante esta comprado en esta vida. Hace dos segundos atrás sabia todo esto, en este segundo presente me acabo de enterar que es el dolor y fue de tu mano que recibí el sobre premiado que me explicaba con total maestría los detalles por los que debía cruzar como en penumbras, como paisaje lluvioso y triste se asomo tal revelación. Cruzo la edad media, soy mujer, bonita dentro de un universo de mujeres bellas que no le deben nada a nadie y tampoco temen nada que enfrentar, te reconocí entre muchas historias pasadas y presentes a tu llegada, vacía me encontraste, vacía de voluntad para intentar, llegaste te instalaste en aquel lugar donde todos encontraban cerrado después del sudor. Me negué, después lo pensé, volví a negar la posibilidad, me puse en espera de tus intentos haciendo tiempo para ver los resultados, dije bueno ya, desconfié y al final hasta una llave te entregue. La llave estaba en un hermoso llavero hasta tenia un corazón en metal que decía IíLove You existía una llave que abría mi lealtad a prueba de bombas atómicas probadas en el Atolón y todo, te gusto esa llave, abriste el llavero y la sacaste, sorpresa la mía la querías para ti. La otra llave abría mi libertad que estaba con las alas abiertas sin pedir hora ni explicación, con ella podías ir y venir a tu gusto o disgusto, pues yo necesitaba ser libre para llenar mis demonios de energía que te hicieran ver que tus mundos y los míos en la locura aun así podían reconocerse. Pasaban los días, los tiempos, las lunas y los fantasmas por nuestro lado y yo era tuya y tú decías ser mió. El dolor vino a mi puerta una noche como un ladrón y me trajo una invitación de tu parte. Me dejaste en silencio, todo era silencio grande, puro, intenso, inexplicable, no dijiste una palabra que explicara por que ya no estabas, tomaste tu vida y la alejaste de mi sin decir por que, sin decir nada, sin decir que hice mal, que dije en un tiempo mal calculado, que fue lo que ya no querías sentir, que era lo que me faltaba o sobraba, te fuiste un día y desde lejos veías que clamaba un por que, dijiste tranquila cuando este bien hablaremos, me pedías tranquilidad y yo quería un motivo, no dijiste nada mas, soy hembra de esas que requieren un porque aunque sea el final, de esas que necesitan cortar el cordón para sufrir en paz, soy mujer hecha de razones con o sin peso y nada dijiste, me dejaste en el silencio mas cruel, nos dejaste en silencio pidiendo que esperara sin saber que debía esperar, que tu confusión era mayor que tu amor y me pedías tranquilidad.
El silencio es el dolor mas intenso que en dos segundos pasados y uno presente me regalaste después que no encontraste una explicación entre miles porque dejaste de amarme.


http://arien3notas.blogspot.com/

Texto agregado el 26-09-2007, y leído por 205 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
05-11-2007 me hiciste llorar, con eso te digo todo losergirl
27-09-2007 mujer esto es magistral! intensidad y claridad en la prosa...lírico al tope...********* 5 estrellas son pocas al reconocimiento! luzyalegria
26-09-2007 Fuerte, tu texto abre el corazón del escritor para entregárselo al lector. Este acto de sinceridad se respeta y agradece. Un saludo cordial SORIN
26-09-2007 Creo que sino todo el mundo, si la mayoría necesita saber el porque de según que actitudes para dar por cerrados ciertos temas. El dolor le hace a uno más fuerte. Texto intimista, me ha gustado leerlo. Un saludo de SOL-O-LUNA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]