TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El ermitaño

[C:314802]






Quiso ser un ermitaño, aún viviendo en la ciudad. Eso significaba el adiós a las sonrisas complacientes, a los gestos de cortesía, a las palabras amables. Por lo mismo, la gente lo fue dejando solo, como él deseaba estarlo y pronto fue un fantasma de hombre y una sombra en medio de las luces fulgurantes. A tanto llegó su silencio y a tanta su desidia, que se olvidó incluso de si mismo. Destruyó los espejos y sus greñas le cubrieron el rostro, como si se compadecieran de él y lo ocultasen en su maraña de pelos. Su vivienda, la más penosa y destartalada vivienda que ser alguno pudo habitar, se fue derrumbando a pedazos. Los elementos también hicieron su parte en este paulatino borroneo.

Cuando el hombre era un esqueleto viviente, con unos ojos saltones que poco veían debido a las tinieblas en que estuvo sumido por años, alguien pensó que ya era tiempo de dar aviso a las autoridades de esta situación y, de esta circunstancial manera, acudieron personeros de la salud, con prensa incluida y descerrajaron la desvencijada puerta.

Adentro solo los salió a encontrar un hedor insoportable, mezcla de tantos olores que daban cuenta de la miseria, de la soledad -¿tiene olor la soledad?- y de la descomposición orgánica. Del hombre, del ermitaño, ni luces.

Algunos suponen que el tipo, queriendo ser consecuente con sus ideas rupturistas, emigró alguna noche a cualquier punto en donde pudiese estar en consonancia con ellas.
Y –extrañamente- aquellos que pasaron tantas veces frente a su casa sin siquiera conmoverse, ante su desaparición, echaron lágrimas y rogaron por su alma. Un alma que ya en vida había escapado del cuerpo de aquel hombre para transformarlo, de manera tajante, en la pancarta absoluta de la soledad…














































Texto agregado el 03-10-2007, y leído por 155 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
11-11-2007 Mi querido amigo, hy muchos ermitaños en las ciudades y la gente no solo los ignora, sino que los deprecia. Un beso y mis estrellas. Magda gmmagdalena
03-10-2007 No se suman los ojos ciegos ante tan cruel situación!!!! Hoy, podría ser "ese" que nos pasa por el lado, mañana bien podrías ser tú o yo....... Aytana
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]