TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / la_columna / El libro del jueves: Una cuestión personal (por SC)

[C:314917]

Hay un parteaguas muy claro en la cultura japonesa: la Segunda Guerra Mundial. No ahondaré mucho en cuestiones históricas, basta sólo con decir que la incorporación a la vida occidental de Japón generó un increíble flujo cultural de ida y vuelta.
Considerada como una cultura hermética y enigmática, la propia literatura dio cuenta de ese mundo sutil de los nipones hasta la segunda mitad del siglo XX.
Es ahí donde entra el escritor del libro del que hoy quiero hablarles: Kenzaburo Oe quien nace en 1935 y su literatura es producto de la posguerra al mostrar claramente esta división entre el Japón tradicional y el moderno.
A Kenzaburo -como ya saben-, le fue concedido el Premio Nobel de Literatura en 1994 por su brillante producción literaria. Sin embargo, me voy a centrar en uno de sus libros que además de mostrar el impecable estilo de Oe, trae a colación un tema del que muchas veces se ha hablado en esta página: ¿Qué tan válido es hablar de uno mismo al hacer literatura? O, mejor dicho ¿Cómo debemos abordar un tema personal para que deje de ser una simple anécdota y se convierta en literatura?
Esto viene a cuento, porque "Una cuestión personal" (traducido también como "Un asunto personal"), surge precisamente de una vivencia del autor: el nacimiento de su hijo con hidrocefalia y su posterior padecimiento como autista.
Aunque la narración da cuenta de la deseperación de Bird -el padre de la criatura-, ante una situación inesperada en ningún momento la trama toma giros efectistas o busca refugio en una aleccionadora reacción moral.
Este libro, más bien corto en comparación con otras de sus obras, explica con una sinceridad brutal el rechazo de Bird hacia su hijo y nos muestra personajes completos, retratados con una cámara de 360 grados que nos enseña todas sus facetas sin maniqueísmos y sin falsas simpatías con el lector.
Posteriormente, Kenzaburo retomará el tema autobiográfico con respecto a su hijo en otros libros como "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura".
Volviendo a las preguntas que hacía anteriormente, los tintes autobiográficos son válidos en la medida en que seamos capaces de diferenciar el "personaje" de la "persona", lo "vivido" de lo "contado" y seamos capaces de despojar de sentimientos protectores y autocomplacientes a nuestro propio "yo personaje".
Aunque siempre hay algo de nosotros en lo que escribimos, es terriblemente difícil vaciarse en un texto y no perder de vista en ningún momento el rigor literario, la creación de un personaje valedero y la capacidad para ficcionalizar situaciones que generan muchas veces un profundo dolor.
Por eso recomiendo este libro, no sólo porque está sumamente bien escrito (por más que con el japonés haya que resignarse a confiar a pie juntillas en el traductor), sino porque es una buena herramienta para descubrir como un texto autobiográfico no tiene porqué resultar burdo o chocante.
Este libro sí se lleva mis 5 estrellitas.

Texto agregado el 04-10-2007, y leído por 157 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
15-10-2007 Lo obtendré, tu editorial fue atrayente,5 on-line
09-10-2007 Interesante artículo; en lo particular me interesa mucho. Gracias por la recomendación. Saludines ( : goruzedri
05-10-2007 Yo no he leído el libro, y veo que tendré que hacerlo, porque me ha interesado mucho todo este análisis que se ha planteado aquí. Respecto de Japón "occidentalizado" ... qué tema. No me atrevo a opinar, porque no conozco lo suficiente. Sólo sé que no es tan sencillo mudar de una cultura a otra, así, de una forma tan automática. Cuando el cristianismo ingresó en América, los religiosos católicos creían haber derrotado el politeísmo de los nativos, hasta que se dieron cuenta de la síntesis a la que que éstos habían sometido a la religión de Jesús. Es verdad que todo parece haber cambiado en Japón, pero me parece aún muy poco el tiempo para hacer un juicio histórico. El tema de la traducción de la novela de Kenzaburo no es un tema menor. Los hispanohablantes hemos leído a los autores rusos a través de la mirada de los ingleses ... y eso no sé por qué me produce mucha inquietud. Y finalmente, la literatura autobiográfica ... Sin entrar a analizar el concepto de realidad y ficción y el alcance de los mismos, lo que daría para otra columna, comparto con el/la columnista que algún aspecto del autor siempre se cuela por alguno de los tantos intersticios que presenta cualquier obra literaria. Pero, según creo, éste no es el tema. Yo creo que la obra resultará de acuerdo con el talento del autor, y no con el género o subgénero en el que inscriba su creación literaria. Me vino a la menta un libro de Marshall Berman, TODO LO SÓLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE. Es un estudio sobre la modernidad, que el hace luego de que un auto atropella a su hijo de cinco años en la calle. Más que literatura propiamente dicha, el libro es de crítica literaria, pero es, a mi juicio, verdaderamente un largo poema. También es verdad que el incidente sólo genera el libro, pero no versa totalmente sobre éste. Que guste al lector la novela autobiográfica depende del talento del autor. Felicitaciones por esta columna, 5* sara_eliana
04-10-2007 No he leído nada de este autor, pero seguiré tu recomendación y estará entre mis próximas lecturas. m_a_g_d_a2000
04-10-2007 Los tiempos de Kenzaburo Oé fueron extremadamente muy difíciles. A veces me pregunto si él ha querido en verdad contar su historia, o si su historia personal lo superó, y encontró en la literatura un modo, como dice Moebiux, de catarsis. Creo que, hace a la envergadura de un escritor lograr que una cuestión personal se convierta en literatura. Muy válida recomendación. Gracias. shou
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]