TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / abrakadabra / Sorpresa Azul

[C:315484]

- ¿ Usted cree en la magia, doctora ?

- Lo que yo crea no tiene importancia, ¿qué piensa usted ?

- Pienso que siempre evita darme su opinión personal, ¿por qué lo hace?

- Porque soy su terapeuta…

- ¿ Pero no podría olvidarse de eso al menos por una vez?

- No durante la consulta. A ver, cuénteme qué es eso de la magia que estaba diciendo…

- Es algo extraño que me ha estado sucediendo últimamente y que no puedo explicar…

- Y entonces supone que la magia es la causa del suceso…

- Sí, la magia, los milagros, o algo parecido.

- Bueno, voy a explicarle cómo funciona el pensamiento mágico en el desarrollo de la psiquis, tal vez eso le ayude a entender.

Lo que siguió fue una clase de psicología evolutiva, entonces comprendí que ella no podía ayudarme. Salí de la consulta sintiendo que tal vez nunca podría resolver el enigma que enfrentaba.

Todo había comenzado seis meses antes, cuando perdí mi trabajo. Las primeras semanas intenté mantenerme optimista, presentándome a todas las entrevistas que pude conseguir, pero ante cada negativa iba hundiéndome más y más en la depresión. Tenía ahorros para sostenerme algunos meses, pero ésto había dañado mi confianza y no lograba reponerme. Una tarde, después del enésimo rechazo, tuve una crisis nerviosa. Entonces mi familia decidió intervenir llevándome a la consulta terapéutica. Continué viniendo cada semana desde entonces. Tengo que reconocer que las cosas han mejorado bastante en este tiempo, pero no por obra de la terapia, sino gracias a los paquetes azules.

La primera vez que recibí uno pensé que era un error. No había hecho ninguna compra y no me imaginaba que alguien estuviera enviándome un regalo “anónimo”. Pero allí estaban mi nombre y mi dirección, escritos con letra clara y firme. El primero llegó un miércoles por la mañana, inesperadamente. Los demás, con intervalos de una o dos semanas y con el mismo misterio. Simplemente aparecían en la puerta de mi casa pero nunca logré ver quién los dejaba. Un paquete envuelto en papel azul-celeste sujetado con una hebra de lana blanca. Algunos más grandes, otros más pequeños, pero siempre el mismo color azul y la lana blanca. No contenían nada de valor económico sólo indicios, sugerencias, a veces un dibujo, un papel con una pregunta o sólo una palabra, respondiendo exactamente a lo que yo necesitaba en ese momento. Llegaron a convertirse en una obsesión. Mi vida comenzó a girar en torno a ellos: esperarlos, abrirlos ansiosamente, descifrar su mensaje y actuar en consecuencia. Así, poco a poco, fui recuperando la confianza en mí misma, reinsertándome en el mundo, sintiendo que algo o alguien caminaba a mi lado. Varias veces intenté averiguar de dónde procedían, sin éxito, hasta que por fin decidí aceptar el misterio sin cuestionarlo y dejar fluir el poder de la magia en mi vida.

Habían pasado varios meses cuando, una noche, al encender el televisor, encontré por casualidad un programa de entrevistas. Ese día el invitado era un pintor. Escuché los primeros minutos sin prestar demasiada atención y estaba a punto de cambiar de canal cuando la cámara comenzó a mostrar imágenes de sus cuadros: algunos bodegones, una serie de astrología, varias pinturas de trapos, y de pronto un cuadro que mostraba allí, frente a mis ojos, mis queridos paquetes azules con su hebra de lana blanca, exactamente como yo los había recibido durante meses. Busqué rápidamente un papel donde tomar nota y apunté la dirección del taller y su teléfono, sentía que estaba a punto de develar el misterio. Esa noche no pude dormir, leí en Internet todo lo que pude encontrar sobre él, buscando respuestas, y lo más importante, volví a ver el cuadro publicado en su página, sólo para convencerme que no lo había soñado. El papel, en el exacto tono de azul-celeste y la textura de la lana blanca estaban pintados con gran detalle, no había duda, los había tenido frente a él al pintarlos.

Al día siguiente lo llamé por teléfono muy temprano en la mañana. Al principio parecía desconcertado, como si no entendiera de qué le estaba hablando.

- Necesito conversar con usted, se trata de su cuadro, el de los paquetes azules.

- Ah ! Sorpresa Azul, ¿le interesa el cuadro?

- Sí, bueno, no exactamente, me interesa conversar con usted.

Después de un silencio, ofreció recibirme en su taller esa misma tarde. No podía contener mi impaciencia, ¡ estaba tan cerca de develar el misterio! y al mismo tiempo tenía mucho miedo, miedo de romper la magia y tristeza por perder a mis compañeros de tantos meses, seguramente él ya no volvería a enviarlos una vez descubierto.

Cuando llegué al taller, me recibió amablemente y me invitó a ver varios de los cuadros, hasta que por fin llegamos a Sorpresa Azul. El efecto de realidad era impactante, sentí la misma emoción, la misma ansiedad que me dominaba al recibir cada envío. No pude esperar más y lo interrogué directamente:

- ¿Es usted quien me envía los paquetes ?

- Ah ya, me imaginé que se trataba de eso.

- Bueno, se lo agradezco tanto, pero ¿ por qué lo hizo?

- No, espere, yo no le envié nada, no la conozco.

- Pero usted los tuvo aquí, cuando pintó el cuadro, los colores son idénticos, todos los detalles…

- Sí, pero yo los pinté como una forma de agradecimiento.

- No entiendo…

- Sucede que hace algunos años, durante una etapa muy difícil de mi vida, yo también recibí paquetes azules. Fueron muy importantes para mí. Nunca supe quien los enviaba pero quise dejar mi testimonio, por si le sucedía a alguien más. Seguramente ahora usted también va a querer hacerlo...

El tenía razón, tiempo después escribí este relato.



Dedicado a todos aquellos que en algún momento de su vida han enviado, a veces sin darse cuenta, “paquetes azules” con palabras de aliento, su compañía o simplemente una sonrisa.


Nota: el cuadro puede verse en el siguiente link http://www.alfredolefort.cl/lefort_sorpresa_azul.htm

Texto agregado el 08-10-2007, y leído por 323 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
22-05-2008 Impactante y atrapador de sde principio a fin.*5 yuro
19-03-2008 La magia de este relato está en tu talento para escribirlo. Felicitaciones. aicila
16-11-2007 Muy interesante lo que acabo de leer. Empezaré comentando la forma en que la escribiste: ésta es sugerente, planteando una circunstancia y una solucion a ella, un misterio y una cadena de posibilidades. Escrito limpiamente, tu relato es más que un testimonio de los protagonistas. Esos paquetes, que como bien dices en la dedicatoria, pueden ser hasta simple compañía, se convierten en elementos "salvadores" cargados de esperanza. Insertanos en una escena de terapia, resultó un recurso acertado, pues se cuestiona un poco el mundo irreal de la magia, o real de lo ilógico: me gusta ese manera de entrar a un cuento. Cuando la protagonista sale de la consulta, para luego dar paso a la explicación del por qué habia recuperado la confianza en sí misma, percibo como un tajo, un abismo en la narración, como que el estilo se aparta de del principio o no se logra complementar perfectamente. Insisto en que este relato gana por recursos que le aportas, con aparente facilidad, a la historia. Aquí nuevamente: la entrevista, la imagen del cuadro, la posterior cita con el pintor y la conclusión de la historia que, para nada, intenta ser una moraleja, de ser así el final sería de poca valía. En fin, me ha sorprendido gratamente detenerme en tus letras; y fíjate que alguna vez, creo que lo digo en mi lugar en esta página, que el color de ésta es azul-celeste (papeles azul-celestes), es una coincidencia. Saludos y gracias por la dedicatoria. cvargas
19-10-2007 Una buena narrativa que me atrapó por completo. La historia es formidable y gana por momentos en intensidad. Realmente ha sido un placer leerte, una joya de texto el tuyo. Enhorabuena. 5* Claraluz
18-10-2007 Lindo mensaje. Te dejo una montaña de paquetes azules. Saludines goruzedri
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]