TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Cuando la comunicación se fue al tacho de la basura

[C:319284]






¿Cuapantopovapalepe?

De pronto, sin yo entender nada de lo que se decía, todo el mundo comenzó a hablar en una jerigonza irreconocible. Yo no tenía por qué saber que era la nueva moda, establecida no sé por quien. Incluso mi madre, tan poco permeable a estas olas repentinas, se contagió con esto, al parecer, esto de hablar en forma cifrada le gustó demasiado y por ello, establecía ininteligibles diálogos con nosotros:
-¿Copomopo tepe fuepe enpe lepe copolepegiopo?

Y yo la miraba con los ojos bien abiertos, un tanto decepcionado, porque, en buenas cuentas, a mi corta edad, tenía muy claro que sólo por medio de las palabras uno podía establecer relaciones con el resto.

-Tengo hambre, mamá- le imploraba y ella, como si nada, me respondía:
-Tenpegopo huepevospo repevuputospos.
Como no comprendía nada de nada, me quedaba con la duda, hasta que ella aparecía con unos exquisitos huevos revueltos y yo me los engullía, antes que les cambiara el sabor, el color o la textura. Temía que todo comenzara a hacérseme desconocido y esta sensación se trasladó también a mis sueños. Me veía en medio de una penumbra espantosa y aterrado, comenzaba a gritar, hasta que aparecía Dios, un señor de barbas luengas, similar al Dios que aparecía en los santitos de primera comunión. El Supremo Hacedor me preguntaba algo en su extraño idioma. Yo me aterraba aún más, al suponer que este importante señor tenía el deber de comprender el idioma de todas sus criaturas o por lo menos, utilizaría fonos traductores, como los que se usan en la ONU.

A tanto llegó esta despreciable moda que me comencé a acostumbrar al fraseo irreconocible de mis padres, que se habían transformado en unos verdaderos expertos en el dominio de la jerga. Por lo mismo, cuando discutían, utilizaban ese formato de locos y yo los contemplaba y escuchaba, tal si mis progenitores fuesen una pareja de extranjeros.

Y cuando mi hermana menor comenzó a dar señales de querer comunicarse, me sentí reivindicado. Al fin podría establecer una conversación normal con alguien de mi familia. Feliz de ver sus ojitos luminosos, mirándome con curiosidad, le dije:
-Cuando quieras podemos conversar, hermanita.
Y ella, fijando sus pupilas brillantes en mí, sólo atinó a decir:
-Grssptnemmmm…
Y me sentí el más desdichado de los niños…










Texto agregado el 31-10-2007, y leído por 205 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
05-11-2007 Cualquier semejanza con la vida diaria, es sólo coincidencia... buen texto, hace volver sobre lo que queremos decir y no decimos pero si lo decimos pareció mejor no haberlo dicho... jajajaja. Felicitaciones. Anua
05-11-2007 Jajajajajajaja epestapaguepenopo no me digas que nunca hablaste asi? me encanta. Tu mamá es una persona que se me parece pues todas esas cosas me gustan, jajajaja Ypinopodipigapas quepenopotepegupustaba. Yo posopoygapansapa. jejejejeje Que bueno,me encantó: Que bajen todas las estrellas pero para tu mamá Besos Victoria******* Giopovipinepe jua jua jua 6236013
01-11-2007 jajajajajajajajajajaja, que buena, pobre, así me siento yo con mis hijos que me hablan con jergas de moda, de repente me pongo a pensar en mi madre y me digo, quizá cuánta sarta de estupideces no decía yo también,muy bueno me hiciste reír de buena gana y te lo agradezco.5 on-line
01-11-2007 Es una historia muy interesante y con sentido del humor. Me gustó la espontaneidad y la amenidad del relato. Escribes muy bien. 5***** Yetsenia123
31-10-2007 Me gustó mucho. Me hizo acordar a mi niñez. Contado con inteligencia y un humor fino y sutil. Esdrelon
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]