TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lavabajillo / MI MUÑECA HINCHABLE

[C:319789]

MI MUÑECA HINCHABLE

(CUENTO ERÓTICO)


Definitivamente soy un depravado aunque no me importa serlo.
No me podía dormir y, boca arriba, con las palmas de las manos en la nuca, miraba el techo de la habitación, reflexionando sobre mi actitud moral.
Ella estaba allí a mi lado, entre las sábanas, inerte, con los brazos y piernas abiertas como una ranita puesta al revés, y mirando también al techo como yo, pero sin un solo signo de vida. No la oía respirar, ni hacer ningún movimiento reflejo o semiinconsciente, como cuando te das la vuelta en la cama o tiras de la sabana para taparte.
Cuando le hice un hueco en mi vida no creía que me fuese a durar tanto, pero ya llevamos juntos algunos años y no me he visto en la necesidad de cambiar de pareja.
Es complaciente, no le duele la cabeza, acepta todas mis sugerencias sobre su ropa interior y sus vestidos. Le tengo dicho que por la noche se ponga un camisón corto y duerma sin bragas y así lo hace en su afán de verme feliz.
Estaba en estas cuando mi mano se deslizó hacia su muslo desnudo. Jamás había encontrado en mi ya larga vida amatoria una piel como la suya. ¡Que suavidad! ¡Qué tacto! Subí la mano hacia arriba describiendo círculos con las yemas de mis dedos hasta llegar a su ingle que apenas rocé. Me desvié hacia su montaña deteniéndome para jugar con sus rizos que sabía rubios como el oro, y me dirigí hacia a la depresión de su ombligo que circunvalé de mas a menos, desde el vientre hasta el cordón que nos recuerda que alguna vez vinimos al mundo.
Permanecía todavía hacia arriba y ya la sábana que me cubría empezaba a recordarme una tienda de campaña sostenida por mi verga que empezaba a destilar las primeras gotas del elixir del placer. Suspiré profundamente en un afán de aliviar la tensión que se iba acumulando en todo mi cuerpo y decidí seguir mi exploración hacia el promontorio de su pecho. Empecé la escalada siguiendo la ruta más larga hacia la cima, en oblicuo, ganando apenas unos centímetros en la ascensión para prolongar el contacto de mis dedos sobre aquella superficie tersa, prieta, surcada de ríos azules que se perdían en el interior y volvían a aparecer. Cuando apenas noté una circunferencia como de pequeños granitos, veía, sin ver en la oscuridad, el cambio de color del terreno que pisaba hacia tonos rosados, de nieve impactada por un sol tardío. Mi respiración se aceleraba, los suspiros se sucedían y ya, a punto de coronar las rugosidades del pezón turgente, no se que me llevó a dar media vuelta, a pegar todo mi cuerpo al suyo y descender veloz hacia su sima escondida.
Mis dedos masajeaban apenas sin presionar el pequeño botón escondido entre los pliegues que enmarcaban la entrada a la gruta mágica y misteriosa donde la vida se inicia. Cuando introduje un dedo en ella, un hilillo líquido me hacía imaginar torrentes de agua viscosa, excavando sus paredes.
Ya no podía aguantar más. Le di media vuelta y me apreté a sus nalgas de pera frotando mi miembro arriba y abajo. Buscaba mi polla, como si tuviera vida propia, la entrada a la cueva de Aladino que albergaba los mayores tesoros que un hombre pueda desear. Ella se dejaba hacer, sumisa, ofreciendo su cuerpo entero a mis deseos, y yo incrementaba el ritmo del vaivén que estaba a punto de llevarme a la estación final.
Un silbido con fumarola de vapor hirviente, un cortocircuito eléctrico en mi cerebro con chisporroteos amarillos, breves pero intensos, me avisó de que había llegado a mi destino.
Aún mi brazo rodeaba sus hombros y mi mano descansaba en su pecho…

¡Juana, como puedes dormir mientras te estoy follando!

Definitivamente soy un depravado.

Texto agregado el 04-11-2007, y leído por 774 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
18-10-2017 Muy original,y con toque picante Miryndola
25-12-2011 jajaja... solo deberia estar muy cansadaaaa.. jaja me vendiste todo en un momento pense que por accidente se desinflariaaaaa!!! jaja ADORMECIDA
16-12-2007 Que maravilla de narrativa íntimo-cotidiana! In crescendo...y después naa! Salicarius
04-12-2007 jajajajajajaj, ay hombre como me haces el rato placentero on-line
18-11-2007 Pero Hombre! tira a esa mujer-muñeca y consiguete una mujer-hembra mejor! irredenta
10-11-2007 Eso es muy comùn, lo que le pasò a tu protagonista, muy bien! Si lees Canela, cuèntame que te parece doctora
08-11-2007 jajjaj muy bien contado.. pobre mujer esa que cosa mas horrible!! sdos jime0625
05-11-2007 jajajajajajajaja genial! mejor el muñeco que un quejicas...5* nocheluz
05-11-2007 Sin máscaras jjajaa que acto !5* annthonia
04-11-2007 me gusto el título, saludos... cabezadepelota
04-11-2007 ¿Por qué depravado? En el sexo todo vale mientras se realice entre adultos y los que participen estén de acuerdo (seguro que la muñeca no se quejó). Buen relato. m_a_g_d_a2000
04-11-2007 jajajajaja, qué gracioso eres lavabá...los hinchables son estupendos, para todos, vamos, no tanto hinchables como "duraderos"...no opinar, ni contestar ni protestar ni nada, es estupendo, a veces... a mí, me gusta más vidilla...pero lo cuentas estupendamente, escribes bien, gracias, kisses sin desinflar, youtoo youtoo
04-11-2007 Tiene algunas desventajas, pero su fidelidad es provervial. sereira
04-11-2007 Jejejeje gran final!! xung0
04-11-2007 Que si,que si,todo es válido en el arte del sexo,la pena es que "despues de" alo mejor apetecen mimitos,pero claro hay que entender a la pobre Juana.Además,esta clarito todo explicado,no hay lugar a dudas.Estrellas para ese acto sexual. australia
04-11-2007 EL texto es muy bien llevado, incluso sentido, una imágen del acto amatorio sin tapujos, las necesidades que dan pie a lo que le sigue, me gustó la narración 5* HaditaVelHer
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]