TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / la_columna / Desde los Andes... Escribe MECI en la columna de los lunes

[C:319921]


Desde los Andes……


Hoy y desde hace algún tiempo, me he levantado con la sensación de inseguridad, de temor de dejar los muros que representan mi hogar y que de alguna manera me hacen sentir confortada.

Afuera las cosa no van bien, afuera tengo la impresión que mi país se va cayendo a pedacitos, transformándose en un caos, sin pies ni cabeza, en el que los rumores corren sin ton ni son, socavando los cimientos del respeto, de la tolerancia, del beneficio de la duda. Todos, unos más que otros, se han constituido en jueces y emiten sentencias descabelladas y supuestamente redentoras.

Afuera, sentados en el trono del poder, protestando por las calles, cuchicheando en los mercados, burlándose entre copas o simplemente mal pasando las horas, se repiten las mismas historias grises, dibujando culpables con nombres y apellidos, entronizando salvadores o irguiéndose en ellos. Mientras que la misma desconfianza que me invade, se apodera de muchas almas y otras en cambio, se sienten más fuertes, pues creen que al acusar sin piedad, al ignorar la tolerancia y el respeto, se hace JUSTICIA, valor inmaculado del que están muy lejos de entender su enorme significado.

El amor y reverencia a Dios, ese ser que nos bendice con salud, con alegría, con la dignidad del trabajo, parece cada vez más pequeño en nuestros corazones... y frente a él los dioses terrenales se levantan llenos de gloria, para falsear verdades, prometiendo el cielo y la tierra, cuando por el contrario, su semilla fraudulenta de bienestar, cosechará llanto en vez de soles de esperanza.

Aún con nuestra quejas y desaliento, estamos aquí, con los pies y el corazón en nuestra amada tierra, empecinados en marchar para atrás, dispersos y encontrados, en franco camino hacia el fracaso, ciegos de odio, sordos a la razón, embrujados por todos los males del planeta y cual corderos, camino al matadero, cual piedras de río, arrastradas por la fuerza de la corriente, abandonamos nuestra vida y la de los demás a la fortuita suerte de sus adorables majestades…la inquina y la revancha.

A pesar de mis miedos, me he acercado al día, he descubierto mi piel para sentir el frío que me cala, he respirado profundo, como queriendo nutrirme de esperanza y he abierto los ojos, para contemplar las calles, los muros altos, la gente fresca y joven que cargando su mochilla de ilusiones se dirige a la escuela y entonces me renace la alegría de estar viva y con lo ojos al cielo, recuerdo todo lo que Dios, le ha dado a mi patria, montañas enormes y morenas (emblema de fuerza). Ríos vigorosos, como la sangre que nos corre por las venas, hombres y mujeres forjados a hierro, pues nada nos ha sido fácil y una vez más, me nace el orgullo, la alegría de ser boliviana y con ese talante recién estrenado, camino hacia mi rutina.

La serena algarabía con la que intenté pintar mis horas, se desvanece en breve tiempo, pues las letras e imágenes muertas de un periódico hacen temblar mis buenos pensamientos, el odio destilado al más puro y fino manifiesto; las promesas redentoras cada vez más siniestras, hombres despojados de valor, la infame sonrisa de quienes se proclaman así mismos como el pueblo, responden sin saberlo a mi pregunta, esa, que perdida en mi mundo interior, buscaba la razón de mis miedos….y aunque he develado su causa, continúo buscando en mi fe, en mi espíritu ciudadano, las razones que me permitan continuar y quizás por ello y a modo de conjuro, les confieso a ustedes al confesarme a mí misma, que tengo miedo, no a esos espíritus y fantasmas que acompañaban mis pesadilla de niña, miedo, miedo a lo real y palpable…miedo a las palabras que invaden los oídos, sembrando sospechas y cosechando odios, miedo al poder oscuro y totalitario con el que se disfraza de blanco la democracia, para engañar a los incautos, para acallar a los que tienen algo que decir, para impedir que la palabra se escriba, que las voces se escuchen y que la verdad reluzca. Miedo a las artimañas con las que se tejen los enfrentamientos y las acciones simuladas con las que se destejen los entuertos. Miedo, amigos, miedo de ver mellar dignidades, borrar nuestra historia, para escribir una nueva del color y sabor de quienes impongan los acontecimientos. Muchos miedos, para vivir en un solo corazón o para guardarlos apilados unos detrás de otros. Por ello, prefiero ventilarlos y compartirlos con ustedes, que son parte de mi mundo y de la realidad que nos toca vivir.



Martha Eugenia Campuzano Ibernegaray : Meci

Sucre, primavera del 2007

Texto agregado el 05-11-2007, y leído por 198 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
15-09-2009 Comarto integramente con Sara el comentario, es una de las mejores columnas que he leído aquí. Felicitaciones el-parricida-huerfano
09-11-2007 Perdón, quise decir, "pero NO es sencillo de explicar" sara_eliana
07-11-2007 En mi provincia hay una importante comunidad de bolivianos, gente humilde, muy laboriosa y extremadamente eficiente en el arte de trabajar la tierra. Tanto en la producción como en el comercio se destacan como excelentes operarios, que por si esto fuera poco, exhiben una estructura familiar y cultural envidiable. Eso es lo que yo pienso de los bolivianos. De los que conozco, de los que veo en mi cotidiano andar por acá. Tu sentimiento ... es fácil de entender para quienes somos americanos, pero es sencillo de explicar. Los argentinos, a quienes nos consideran arrogantes y suficientes, llevamos sobre nuestras espaldas la sensación que sólo a nosotros, como país, como nación, nos ocurren las peores desgracias. Tan idealizado tenemos nuestro imaginario sobre el mundo desarrollado y sobre el resto de los países en vías de desarrollo. En el caso de los pueblos andinos, fueron desmembrados para conformar una serie de unidades políticas que desarticularon lo que era una gran cultura y organización social. Y en ese lugar sólo quedó la desarticulación, y un empeño que no termina de concretarse. Es tan amplio el tema, tan profundo. Tan intensamente americano, que me resulta difícil coordinal un comentario coherente, tanto es lo que quisiera decir. Un abrazo, 5*. sara_eliana
07-11-2007 Hermoso texto. margarita-zamudio
07-11-2007 Honda y dollida reflexión. He caminado marvillada por tu tierra, sorprendida de su grandeza y belleza. Aún conservo como un tesoro una tira tejida llena de colores que le compré a un niño aymara escrita en su lengua el cual me tradujo y dice " no seas vago, no seas mentiroso, no seas ladrón". Un pueblo con semejantes raíces no debe perder su lucha y su esperanza. EXCELENTE escrito. lilianazwe
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]