TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / irredenta / Impotencia

[C:320831]

Y luego de escuchar atentamente los reclamos y planteos diarios, de cada uno de sus hijos y familiares directos, y de repartir mentalmente, dinero para cada gasto, en un acto espontáneo, salió corriendo, con los brazos en alto, gritando y agitando las manos hacia el cielo.
Y Corrió. Y Gritó. Y Gritó y corrió hasta que el grito se transformó en un aullido lastimero y los pasos en un deambular a los tumbos. Y cuando ya no tenía mas fuerza para gritar ni para correr, trastabilló y cayó a un arroyo. Y recién ahí, al contacto con el agua helada, recuperó la cordura.
Se acomodó un poco las ropas, escurrió su falda y su melena y regresó a paso lento a su hogar, a las tareas domésticas, a la organización de las compras, de la comida, de la ropa. De la vida en general.
Y al verla entrar, el hijo mayor le acomodó el flequillo, como si solo eso necesitara arreglo en ella.
El próximo le estiró un poco el delantal y el siguiente, extendió la mano alcanzándole un mate caliente.
Sin cruzar una palabra, lavó sus manos llenas del barro y las raspaduras de la caída, tomó algunas papas de la bolsa y empezó a pelarlas. Volcó aceite en la sartén, encendió la hornalla y se dispuso a freír, empezando así el ritual de la cena.
Nadie, ni sus hijos, ni su pareja, que miraba fútbol por televisión, le preguntó que había hecho o donde había estado en las dos horas que se había ausentado partiendo a los gritos...

Texto agregado el 09-11-2007, y leído por 140 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
19-11-2007 Que buen relato ...pobre mujer ...pobre de cualquiera que sufra la indiferencia de sus seres amados... naiviv
18-11-2007 Un cuento muy reflescante... toca una fibra muy particular... es un tema que da para mucho. Es intersante lo que lograste captar, estas abierta a otras cosas, a cosas que pasan inedvertidas para otros... quizá no fue suficiente aquella descarga, quizá la autoeliminación fuese la purga perfecta a su impotencia, rutina diaria de platos, cocina, comida, maquinaria de aseo y ornato, famila imbecil, vida gris, etc... quizás ella necesitae algo más que un simple ataque de histeria, de gritos y maña. nitrofiver
17-11-2007 Parece ser que el paréntesis de las dos horas fueron necesarias para la mujer. Me ha gustado leerlo. Un saludo de SOL-O-LUNA
17-11-2007 Buenísimo. Felicitaciones. 5* astigitana
13-11-2007 Muy buen cuento, de los buenos, de los que tiene acidez. Felicitaciones. Muy bueno. marfunebrero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]