TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Criminal a la puerta (I)

[C:323787]




I

Las cárceles ya no daban abasto y los presidiarios se abarrotaban en las celdas, sin que hubiese diferenciación alguna por sus delitos. Convivían –si a eso puede llamarse así- asesinos a sueldo, criminales en serie, estafadores, violadores, pederastas y simples rateros. Como el asunto adquiría ribetes de catástrofe nacional, puesto que las organizaciones humanitarias alzaban su voz por los mismos que, libres eran unas verdaderas hienas, se crearon comisiones de urgencia para tratar de ponerle coto a esta encrucijada.

Se comenta –no existen pruebas- que los mismos carceleros proveían de armas blancas a ciertos reos para que estos asesinaran a su antojo, disminuyendo de ese modo, la sobrepoblación. Las estadísticas eran elocuentes: de un tiempo a esta parte, la mortalidad se había incrementado severamente y tanta polémica causaron estos rumores que se inició una exhaustiva investigación para llegar a las causas de fondo.

Por un motivo u otro, todo se acalló, acaso por cálculo político, ya que el impacto de esta situación desmejoraría las pretensiones gubernamentales. Pero he aquí que surgió una idea tirada al azar que, como yesca, encendió el ingenio de los senadores oficialistas. Se trataba de solucionar de una vez por todas, una situación que ya causaba muchos problemas.

La iniciativa, peligrosa desde todo punto de vista, dado que muchos sectores de la civilidad la combatirían a ultranza, era un albur que de ser aprobado, terminaría con todos los problemas penitenciarios. En rigor, hasta era probable que las cárceles se acabaran para siempre, lo cual sería una verdadera revolución para la sociedad.

La idea en cuestión surgió de labios de un ex presidente de la república y sugería lo siguiente:
“Considerando que este problema tiende a agravarse a cada minuto, siendo casi imposible evaluar la magnitud de lo que se avecina, propongo:
-Transformar conceptualmente la idea de una cárcel colectiva.
- El reo, será un ser valorable en el mercado, en la siguiente proporción:
a) Criminales, serán tasados con un valor altísimo, tanto, cuanto sea el delito cometido.
b) Estafadores, violadores y traficantes, tendrán un valor proporcional a su “alcurnia”.
c) rateros y delincuentes menores, serán enviados a zonas despobladas para que construyan ciudades.
De esta manera, simple y –espero- efectiva, terminaremos de una plumada con la sobrepoblación penal.”

La idea consistía en rematar a los delincuentes, según la categoría de su delito. Estos se subastarían por unidades, a todos los interesados. De este modo, los excéntricos que quisieran contar con un criminal en serie para sí, sólo deberían pagar el importe y recibirían a cambio a un excitante personaje que debería ser cautelado con los resguardos oficiales (celda hermética y a prueba de fugas).

La iniciativa cobró fuerza porque solucionaba de raíz todos los problemas carcelarios y, de paso, transformaba un zapato chino en un bien rentable que incrementaría los ingresos del erario nacional. Los economistas saltaron de sus asientos al enterarse que en las cárceles existía un patrimonio, nada de pasivo sino muy activo, de cincuenta mil millones de dólares.
-¡Tanto dinero!- exclamaron algunos.
-¡Tanta delincuencia- rebatieron los irónicos analistas.
Después de una multitud de sesiones, en que se sopesaron los beneficios y las dificultades, el proyecto se transformó finalmente en Ley de la República.

Fue la noche negra de los humanistas, que se lanzaron a las calles con furiosas pancartas y encendidas arengas. Muchos fueron apresados y desde ese mismo momento fueron candidatos a ser rematados como un artículo de ocasión o, en su defecto, a ser enviados a alguna desolada región para construir alguna villa Reformación, que así comenzó a llamárselas desde entonces.

Butirón, era un búfalo en cuerpo de hombre, un búfalo que se convertía en hiena, en buitre, en cualquier animal carroñero, menos en un hombre, con sentimientos afines. El tipo había asesinado a más de cincuenta mujeres, a todas ellas de la manera más atroz. En su rostro no había un solo rasgo que delatara cierto arrepentimiento. Sentado, en una esquina de su celda, aguardaba que alguien lo adquiriese para sí. En rigor, a él le daba lo mismo, ya que tenía el pleno convencimiento que, de un modo u otro, escaparía de esa cárcel, así se tomaran todas las precauciones del caso.

Una multitud de personas adineradas, en su mayoría, mujeres, hacía sus ofertas. Esa vez se remataban tres presidiarios, dos asesinos y un estafador. Las mujeres no podían ocultar su entusiasmo. Pese al terror que experimentaban ante esos dos tipos rudos de mirada fiera, no dejaba de excitarles la idea de tener para sí a un hombre, de adquirirlo con su dinero y ser dueñas de él para sus caprichos.

-¿Quién pagará cinco millones por este individuo? Es un tipo resistente, posee una salud de hierro y les aseguro que no los defraudará.

Un millonario alzó su mano: - ¡Cinco millones y medio!
-¡Seis millones doscientos!- ofertó una mujer que se encontraba en primera fila.
-¡Vamos señores! ¡Acá ofrecemos calidad! ¿Quién da más?
La mujer de la primera fila volvió a ofertar: -¡Siete millones y medio!
-¡Rematadoooooo! Señora, se lleva usted mercadería de primer orden. La felicito sinceramente.
Y así fue como Lasia se llevó para su casa a Butirón, el despiadado criminal...

(Esto continúa)































Texto agregado el 28-11-2007, y leído por 178 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
30-11-2007 a la espera... anemona_
29-11-2007 Tus textos están, realmente, en otro nivel. Excelente. Ahora nos cuestionamos qué hará la dama con su delincuente? 5* ZEPOL
28-11-2007 Existe cierto toque irónico en tu obra excelentemente escrita como siempre Gui, yo no sé por qué no te hacen comentarios si escribes tan recontra bien, te agradecería si pudieras me avisaras, suelo estar siempre de pajarona y me pierdo de lo mejor.5 on-line
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]