TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Dammar / Para mi

[C:327550]

Naufragio

Hoy recuerdo como llegaste a mi vida, inesperada, relativa, intangible. Te recuerdo codo a codo caminando por la vereda junto a aquel, sin más preocupaciones que las que deja el ocaso; sin más aciertos que la sangre que circula como todo indicio de vida.
Las palabras fueron escasas como siempre que hay mucho por decir.
Recorrí tus líneas con avidez para encontrar los matices de mi intriga y las sentí bajo mi piel. Me arrodillé en tu alma y suspiré entre tus piernas sin saber más de ti que tus ojos, me desvestí en tu nombre y me embriagué con tu sudor espía. Mi piel crispada se reveló bajo tu cimiente y comencé a necesitarte demasiado aún sin saber de ti.
Te respiré y decidí que el fragante sabor de tus letras dibujaba el contenido de tu ser tal como te había soñado. Te decidí mía más allá de cualquier razón y te busqué hasta hallarte confabulando con mi deseo en una mesa de bar; desnuda mi alma, ardiente mi cuerpo. Me dibujé con líneas gruesas y te seduje fríamente, mientras convulsionabas curiosa bajo el tablero, entre tus piernas, en tu pecho.
Tomé tu mano para no dejarte ir y absorbí tus palabras boca a boca, entregándote las mías como toda presentación. Te embestí con una mirada fugaz, llevé hasta tu boca mi cimiente y me tomaste como toda sentencia mientras tus latidos aturdían de pasión y temor.
Quise tu cuerpo porque querías el mío. Te penetré tímidamente hasta dar con tu punto álgido, allí, donde convergen las olas y los maderos de naufragio. Te poseí sobre las huellas milenarias del mundo y decidimos un comienzo.
Tarde y en soledad te pensé. Te pensé más allá de la razón reconstruyendo tus embates detalladamente y penetré tu alma para que no pudieras olvidarme, para ya no olvidarte.
Tórrido, violento, fatal nuestro camino.
Más tarde te descubrí indiferente. Las letras que te describían se habían desvanecido como se desvanecen las burbujas de jabón; tu fuego se había extinguido bajo los pies descalzos de una realidad demasiado lejana a nosotros porque lo nuestro no es de este mundo. Tu cuerpo ya no era mío, tampoco tu corazón, tampoco tu mente.
Hoy te descubro buscándome rauda y silenciosa deseándome bajo tu piel porque por fin has descubierto amor mío, que lo nuestro no es del corazón, no es de la mente ni siquiera del cuerpo. Lo nuestro amor mío es del alma. Invisible pero tan real y profundo como un naufragio.

Texto agregado el 19-12-2007, y leído por 125 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
25-01-2008 Hola, he leido 3 de tus escritos. Me agrada bastante como escribes. Tienes una muy buena capacidad de penetración y descripción spicológica de la situación y de los hechos que narras. Te reitero, me gusta cómo escribes. Debes, eso sí, mejorar la puntuación. La ortografía y la puntuación deben ser excelentes en alguien que escribe. Poseer el Dón de escribir bien, conlleva una gran responsabilidad. Tú tienes ese Dón. Cultívalo. cachorrodelonquimay
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]