TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / Olor a carburo (mini narraciones)

[C:32956]

Vampiro teen

Como un cuervo psicotrópico el vampiro zigzageó desesperado entre las cornisas del edificio en busca de carne latiente. Por una cosa de gustos la bestia prefería a las más maduras por el devoto afán que todas ponían en el asunto del dolor mezclado con el placer. Era su costumbre hacerlo en las noches o en los días de lluvia copiosa cuando llevaba puesto su abrigo impermeable de gabardina. Mientras menos pelos dificultaran la húmeda faena, mejor era a su juicio por eso los piercings que atravesaban su lengua de dos puntas. En aquellos años de jaguares el cuello era cosa del pasado, un rito originario pero desgastado. Con ese status postergado aquella zona erógena apenas era útil para las lamidas y para incentivar la dilatación de sus hipnotizadas víctimas.

Con los lustros la sangre espesa de la yugular había dado paso al fino sabor de los fluidos vaginales mezclados con el mezcal de su garganta. La oscuridad de los mausoleos había sido reemplazada por el grisú y la electricidad que le brindaban las entrepiernas de sus presas; finalmente el almizcle había cedido su paso a la punzante cocaína.

Al caer de cuclillas sobre la baranda del balcón las pupilas del salvaje se erizaron en dos líneas. Entre las sombras de la penumbra el zumbido de su lengua avivó los ladridos de los mastines. Quieto como una gárgola el transmutado estiró su cuello y olfateo la noche en busca del perverso cobijo.

La sombra guadañera

Recuerdo clarito cuando me subieron a la camilla, estaba muy asustado por el llanto de mi mujer. No se porque razón aquella vez el aire estaba como cargado a la maldad. Son esas cosas que uno presiente a veces y no tienen explicación, pero estoy seguro que pude ver esa sombra aproximarse desde el fondo del patio hasta la ambulancia. Mi corazón apenas latía cuando los paramédicos me pusieron las paletas en el pecho; de ahí en adelante la cosa comenzó a transcurrir entre intervalos de lucidez, ruido de sirenas y esa luz intensa que llenaba la pantalla de mis ojos, y así fue hasta que me dejaron en el pasillo de la posta; de ahí en más se sucedieron las cosas. Mientras esperaba tendido mi turno pude ver nuevamente a la sombra que se paseaba impunemente por el pasillo, y cuando se paseó por mi lado un zumbido me llenó los oídos como aguijones ensañados. Luego vendría el desfile de mis familiares muertos, ninguno habló y todos me miraron con ojos compasivos, seguidamente me vino el ataque de pánico. Ahora que estoy a salvo tengo miedo de volver a casa porque cuando cada vez que he vuelto a ir o intento aproximarme no doy con ella, siempre quedo atrapado en el túnel del tren subterráneo, tengo instalada la angustia en mi pecho, lo estrecho de este cajón me impide correr y esas sombras de mierda que ahora mismo se afanan en abrir la tapa me están volviendo loco.

Texto agregado el 03-04-2004, y leído por 464 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
12-04-2004 escribes genial compañero!! janine
07-04-2004 Muy buenos textos. Te sugiero resaltar sus títulos. Un abrazo albertoccarles
05-04-2004 De muerte y nunca mejor dicho los dos, el segundo es para leerlo dos veces y el primero muy conseguido, como buffy, pero al revés, Muy bueno ese vampirismo underground. Saludos. nomecreona
05-04-2004 Son diferentes, tienen el sello de tu pluma. Creo que aún pueden dar mucho más. la elección de títulos para tus cuentos es muy afortunada. Es difícil incluirlos en el texto, sin que anticipen demasiado o quiten fuerza a la historia. lo logras con vuelo. Gracias por compartirlos hache
04-04-2004 joder, gracias por invitarme, he disfrutado leyendolos, muy buenos. barrasus
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]