TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cerrense / UNA MÁS...

[C:329829]

-Hola,Carmen. No me digas que vas a viajar.
-Si. Viajo a España a trabajar.Una empresa me contrata para traducir inglés y francés al español.
-¿Vas sola?
-No,voy con el representante de la empresa. Después de la primera entrevista de trabajo,en el momento de mi llegada, me darían tres días para visitar a mis parientes y arreglar mi estadía, al menos momentáneamente hasta que me ubique definitivamente.La empresa me dará una mano para ello.
-Qué suerte que tenés, nena!. Te dejo. Que tengas un feliz viaje. No te olvides de los amigos. Chau!
A la mañana siguiente Carmen y el empresario viajan en un vuelo directo a España.
Cuando llegan,como no era la hora correcta para la entrevista, quedan para ir al otro día.
Carmen,al quedarse sola,se dio cuenta que no tenía ningún documento. El señor Juan se había quedado con todo en su portafolios. Mañana se los pido, pensó. Igual voy a dormir porque estoy muy cansada. Al día siguiente se despertó muy temprano, se duchó, pidió el desayuno y se dispuso a esperar al señor Juan.
Se aburrió bastante y decidió salir a recorrer los alrededores del hotel. Contó cuantos euros tenía para controlarse y no gastar mucho, pues con eso debería comer hasta reunirse con sus parientes. Para dormir, por dos o tres días tenía el hotel.
No pudo encontrar la dirección y el teléfono de sus familiares y recordó que estaban en un sobre con sus documentos. Comió algo a la ligera y volvió al hotel a esperar al señor Juan. Ya la tenía preocupada su tardanza. Al llegar pidió su llave y le dijeron que tenía un mensaje, el cual le decía que tomara un coche de alquiler y se dirigiera con su equipaje a una determinada dirección.
Al llegar,pagó el coche y se dio cuenta que no le quedaba dinero. La dirección en cuestión era una casa muy linda, le abrieron la puerta y al atenderla le dijeron que la estaban esperando. Tomó asiento y casi en seguida apareció el señor Juan, pero ya no era el mismo señor serio y amable. Estaba vestido desalineadamente y su hablar ya no era delicado.
Le dijo con grosería:- esta noche empezás a trabajar. Te voy a llevar a tu lugar de trabajo a las diez de la noche y te paso a buscar a las cuatro de la mañana en el mismo lugar.
-Tengo todo lo tuyo, por lo tanto yo voy a manejar todo lo que ganés. -Te voy a dar para que vivas como una reina, no me defraudes y haceme ganar mucha plata con ese cuerpo de diosa que tenés. Hasta la noche, chau.
En ese momento pasaron por la mente de Carmen decenas de historias de tratas de blancas a las que nunca les había prestado atención.

Texto agregado el 04-01-2008, y leído por 237 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
27-02-2008 Excelente relato de una cruda y cruel realidad. besos y*****Matilde. mancuspia
21-02-2008 Pues mira, ese es el pan nuestro de cada día. Niñas y personas ilusionadas engañadas por desgraciados como ése, porque eso son un desgraciados. Lo peor del asunto es que por más que se aconsejen a esas personas para que no se dejen engañar, pareciera que un hechizo se interpusiera entre la razón y la ilusión y caen en las redes de ese tipo de bichos. Buena tu narración amigo, y muy aleccionadora. Un beso. Sofiama
28-01-2008 Aunque el desenlace se devela casi desde el principio, lo importante, al menos para mi, es el tratamiento que le das a temas por demás de actualidad, ello tiene gran mérito. *****Saludos. sagitarion
26-01-2008 que horrible engaño, de verdad es horrible que sucedan estas cosas!! Desouls
15-01-2008 Es un desatre que jugada más asquerosa del destino la que le toco pasar a la pobre de Carmen por confiada cuanto lo siento esa es la cruda realidad... por lo demás 5* arcangel_solar88
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]