TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Los atajos de la normalidad

[C:331268]






El hombre se debate en un océano de pesadas realidades. La niña enferma, por su parte, transita de un lado para otro, como si quisiera agarrar por la cola a la esquiva existencia. Los sueños del hombre yacen arrumbados en un sótano gélido; sin sus sueños, no hay palabras, sin palabras, ya no sabe lo que él es. Entretanto, la niña enferma, la que grita sin motivos y balbucea unas cuantas palabras, independiente de que algunos la compadezcan y otros se rían en sus narices, se mueve inquieta, de aquí para allá y de allá para acá, el hombre la contempla a través de sus cristales y se imagina que la muchacha busca, sin encontrar, los pedazos ocultos de su normalidad. Y repite para sus adentros aquella palabra pretenciosa con que se pretenden definir los pasos medidos, las palabras correctas, el equilibrio emocional. -Normalidad, susurra y se escabulle de nuevo en los recovecos angustiosos de su alma, tratando de adormecerla para que la realidad no lo pisotee una vez más.

La niña tonta, si tonto es reír de buena gana cuando los demás hacen un gesto insulso, grazna en medio de la calle y recibe los insultos de un grupo de inteligentes obreros que son llevados como ganado arriba de un camión. Ella gesticula y trata de responder a sus bromas de mal gusto, lo que provoca el delirio de esos burdos personajes.

El hombre, cabizbajo, revisa sus papeles y coteja cifras. Sus sueños, hace un buen tiempo que se han transformado en pesadillas. En ellas, se siente perseguido por seres voraces, crueles y sanguinarios. Trata de escapar, lo consigue, pero a sus espaldas, una carcajada horrenda lo paraliza:
-¡Huyas donde huyas, siempre te encontraremos! ¿Y sabes por qué? ¡Porque tu sangre te delata! Ella, estés donde estés, nos dirá en donde te encuentras.

Despierta con la latencia de esas imágenes perdurando aún más allá del sueño. Le aguarda esta otra pesadilla, que es su propia realidad. Y la chica tonta que se ríe despreocupadamente, inmune a la voracidad de esta existencia, ajena a los compromisos pecuniarios, confiando en este y aquel, buscando los pedazos de su existencia rota, en la mirada sardónica de los seres normales.

Esa noche, el hombre sale sigiloso a la calle y aguarda que ella aparezca. Sin que la muchacha atine a defenderse, él la aprisiona entre sus brazos y la introduce a empujones arriba de su auto. La noche es más negra que todas las noches. Pero la mente del hombre está iluminada con un fulgor extraño, mórbido, subyugante.

Ya en un páramo, el hombre contempla a la muchacha y trata de traducir sus extraños gestos, la abraza, como si quisiera protegerla, la chica tiembla, sin saber por qué. La noche, es la más penumbrosa de todas las noches. El hombre besa a la muchacha y ella se deshace en mil pedazos. Se fuga, se niega, no lo desea, sufre. El hombre sueña, entretanto, mientras sus manos hurguetean bajo sus ropas. Su cabeza pareciera querer estallar. La chica grita, se desespera y huye. El, desquiciado, le da alcance y la reduce.

Aquella mañana, el hombre ya no está en sus cabales, las pesadillas se confunden con sus papeles, reptan sobre ellos y los transforman en centellas de colores. El ríe, sin motivos aparentes, nada pareciera preocuparle, ya que, por fin, ha logrado un buen acuerdo con esa realidad que lo estaba aniquilando. Sus carcajadas retumban en la triste habitación, mientras contempla a través de los cristales, la calle solitaria. La muchacha ya no está, no existe, ha desaparecido aquella noche y sólo él sabe en donde se encuentra. Pero ya no importa, nada importa. Ahora está todo normal, sin nada que perturbe esa calma de muerte...


















Texto agregado el 13-01-2008, y leído por 174 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
24-01-2008 Oscura historia dónde la locura juega un papel importante. Me dejó triste y con un sabor amargo en la boca. Perfectamente narrada, te deja in aire. Un beso y mis estrellas. Magda gmmagdalena
23-01-2008 Muy buen texto, que esta muy bien narrado, quizás no sea fácil contar este tipo de historias, pero tu lo haces muy bien. auripo
22-01-2008 Estupenda narrativa, ataviada de filosofía y psicología. La existencia se confunde con la fantasía, fue un sueño? o realidad, pensará el personaje. La niña quizás es un temor inconsiente, que al fín el protagonista aniquila, pero al final, desfallece en la locura de su inestabilidad. Muy interesante. Te felicito. 5***** Yetsenia123
19-01-2008 La historia, terrible. Pero la forma de relatarla te jala, te seduce, te doblega...Uff! Buen relato, amigo. galadrielle
16-01-2008 Si bien es un buen relato desde el punto de vista de su fluidez y coherencia, tengo que decir, mi querido Gui, que no me gustó... Me impactó negativamente, ¿será porque, más que un relato, se parece a esas terribles noticias que se suelen leer en los diarios, o guiones de series de TV? Pero lo que impacta es asumir, una vez más, que el hombre se ha salido de quicio, y ya no puede poner orden... Anua
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]