TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pueris_voracita / Abuelo:

[C:333208]

Abuelo:

Hemos colgado el teléfono hace unos cinco minutos, sé que te resultará raro el leer esta carta tras este brevísimo tiempo, pero hablarte no puedo. Jamás puedo, quienes me conocéis lo sabéis. Defecto mío, que me ahogan las lágrimas cuando algo me duele. Y tú eres la nueva caja de Pandora. No me lo pones fácil.

Ya no soy la niña a la que pasear al parque ni a la que regalar peluches... y me siento afortunada por haber sido la única de vuestras tres nietas que ha disfrutado de esos momentos.

Afronto el echo de que la relación entre la abuela y tú con nosotros siempre ha querido abarcar más, pero siempre ha dejado mucho que desear... lo afronté hace mucho tiempo ya, quizá demasiado por eso hoy ya no puedo contener todo esto que tengo dentro. Y no, no pienso buscar culpables, todos los somos.
No me cabe duda. No te quepa duda.

Quizá sea yo la única que se pregunte el porqué de esta situación, puede ser, pues las pequeñas jamás han vivido otra, pero yo que si lo he hecho... la echo de menos, siempre lo he echado en falta.
Recuerdo cuando la abuela me recogía en el cole y se reía de mí de camino a casa porque yo le confesaba que me gustaba Felipe, un niño de clase. Luego merendábamos, ella se sentaba en el sofá (siempre acababa durmiéndose...) y yo me sentaba a sus pies porque me gustaba observarla mientras dormía y comía chocolate con pan. Recuerdo cuando tú estabas en tu sofá y yo siempre me sentaba encima a ver la tele contigo y a que me contaras cosas, olías a abrazo y me gustaba enredar mis manitas en tus cuatro pelos supervivientes a tu galopante alopecia. Recuerdo cuando abría el último cajón del armario del cuartito dónde guardaba mis tesoros, como la abuela los llamaba, desde dinosaurios de goma pasando por una cartera con una chapa de Elvis a barriguitas... siempre terminaba revolviéndolo todo... Recuerdo también cuando el tío y yo hacíamos sanwiches de jamón york y queso en la sandwichera y nos sentábamos en el sofá de la salita a comérnoslos, y nos reíamos jugando al “veo, veo”. Me encantaba que después del sanwich la abuela viniera con piruletas de fresa como postre...

La abuela, tú, el tío y yo...

Papá y Mamá trabajaban todo el día, venían por mí tarde, pero les esperaba ansiosa por abrazarles...

Tú, la abuela, el tío y yo...

El tío y vosotros...

El tío y yo...

El tío... el tío... el tío... el tío... el tío... el tío... el tío... el tío... el tío... el tío...

Tío, cuando decidiste expulsarnos de tu vida?
Porqué?
Que te pasó?
Cuándo dejaste de quererme?
Yo te quería tanto... y te sigo echando tanto de menos....
Porqué te escondes desde hace más de doce años?
Porqué Tío? Porqué?
Porqué no has querido conocer a mis pequeñas?
Porqué impídes a los abuelos que nos vean?
Porqué les haces esto?
Porqué nos has hecho esto?

(... ...)


Abuelo, querido Abuelo... ya no soy la niña que era... ya no me contento con un caramelo de menta de esos que siempre tenías en el bolsillo. Abuelo, ahora necesito respuestas, respuestas para cada pregunta que me he hecho durante todos estos años. Ayúdame tú, que él no quiere... él me huye... él ya no es nada mío... nos abandonó... me abandonó...
Y no me llames, como hoy has dicho, “rencorosa”... que sólo quiero entender qué pasó y porqué. Sólo palabras, que las tiritas ya me las fui poniendo yo. Quiero curarme esto que siempre sangra.


Te quiero Abuelo...
No soy rencor, no, soy hambre de respuestas, necesidad de explicaciones.

Texto agregado el 23-01-2008, y leído por 130 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
29-01-2008 Es un escrito que duele porque en todas las familias hay ausencias no justificadas e inexplicables. quizás encuentres la respuesta o quizás solmente te resignes. Un beso y mis estrellas. Magda gmmagdalena
29-01-2008 emocionante relato, eres esa niña, porque lo recuerdas y te caen las lagrimas al comprender las perdidas. me llego hasta los huesos. me dio mucha ternura, nunca dejaras de estar sobre los pies detu abuela, son instantes resguardados del tiempo para la eternidad. uno nunca dejara de preguntarse, lastima que las preguntas se ven cada vez mas angustiosas. mis***** y un caramelo de menta. onirix
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]